Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 6 06 SIETE DE SIETE (Viene de la página anterior) paloma brava, respondía: Quien diga eso miente. La copla siempre ha tenido y tiene un público muy numeroso y a esa gente se le debe un respeto. Cuando estos programas se emiten por televisión las audiencias se disparan UN CÍRCULO QUE SE CIERRA uentan que, quien la descubrió y la empujó a dar el salto fue Juana Reina, a la que la Jurado admirada mucho, desde niña, tanto que iba a verla a través de la cancela de Chipiona donde veraneaba Juana Reina y su familia. Doña Juana, que veía a aquella niña muchas veces, una vez le pidió que entrase y cuando la niña Rocío le contó que la admiraba y cantaba sus canciones, la Reina le pidió que le cantase algo, y ella cuando la oyó le dijo que era grande, y que tenía que irse a Madrid. Fue apodada la niña de los premios porque ganaba todos los concursos de radio en los que participaba, hasta que llegó a Madrid con su madre en 1959 y Pastora Imperio le dio la oportunidad en el tablao madrileño El Duende de Gitanillo de Triana. Rafael de León llegó a afirmar que Rocío Jurado era la última cantaora de la Edad Dorada de la copla, y que para ella había escrito El Clavel, como antes había escrito, a propósito, canciones para la Piquer, Juana Reina, Lola Flores o Marifé de Triana, y con ella, él cerraba el ciclo de la copla y de las grandes cantantes de copla. En esa copla, Rocío hace que la mujer pase de sujeto pasivo a protagonista femenino, cuando dice: Me importa tres pitos que diga la gente que voy y que vengo por el arenal que tengo gastadas las losas del puente de tanto cruzarlas por la madrugá Tiempo habrá de poner más cosas en su justo lugar. Todos los grandes de este país, sin bandos ni estereotipos, han sentido su pérdida. Ahora es el momento de recogernos y reconocer a esta chipionera universal, de despedirla frente a su Virgen de Regla, con honores de Dolorosa, ya que se va pero se queda, como cantaba en uno de sus fandangos favoritos; mujer avanzada, feminista de acción con su arte y su vida, más que de discurso y de palabrería, de voz arrolladora como el viento de levante en primavera, como en sus playas natales de la luz del sur. Intérprete única, que protagonizó la adaptación de los Machado de La Lola se va a los puertos uno siente que Rocío se va a los cielos, la copla se queda sola, y nuestro corazón herido, llora que llora, que llora... C Brutalmente honesto Pasarela ROSA BELMONTE ay príncipes listos y príncipes a falta de un hervor azul. Alberto de Mónaco, cuando no está en el Polo Norte, hace lo posible por pertenecer al segundo grupo. Cualquier día se tiene que retratar para el carnet de familia numerosa. De momento lleva dos chiquillos de colores distintos, la segunda ya criada. Me gustaría saber qué piensa de él Felipe de Edimburgo, el doctor House del Gotha. No, el doctor House, tan admirado por su sarcasmo, es el Duque de Edimburgo de la tele. A Hugh Laurie le escriben sus famosas frasecitas Enhorabuena, ha sido tumor pero al marido de la reina de Inglaterra, las suyas le salen de dentro (que los chinos tienen ojos como ranuras o que los nigerianos se visten con pijamas) Lo que en el médico cojo se considera cáustico sentido del humor, en el príncipe resulta que es mala educación, vaya por Dios. Aquí una fan. Me gusta especialmente cuando en la celebración de la independencia de Kenia, antes de arriar la Union Felipe de Edimburdo, siempre en segundo plano pero al lado de su esposa, la reina Isabel II Jack, soltó al nuevo dirigente del país: ¿Está usted seguro de esto? Y, por supuesto, comparto su opinión sobre lo insoportables que resultan las ceremonias de clausura e inauguración de los Juegos Olímpicos (y eso que yo las veo por la tele) Deberían ser prohibidas Eso. Duke of Hazard: the wit and wisdom of prince Philip (Duque del peligro, el ingenio y la sabiduría del príncipe Felipe) es el libro que recoge su agudeza verbal, que a veces poco tiene que envidiar a las de Oscar Wilde o Noel Coward. El título del libro de Phil Dampier y Ashley Walton juega con la similitud fonética que tiene con The Dukes of Hazzard (una zeta más) popular serie de televisión de los años ochenta con unos palurdos muy palurdos de protagonistas. Y eso sí que no. Podrá discutirse su falta de tacto Mi hija cumple hoy seis años le contó H Me gusta especialmente cuando en la independencia de Kenia, antes de arriar la Union Jack, soltó al nuevo dirigente del país: ¿Está usted seguro de esto?