Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 6 06 CLAVES DE ACTUALIDAD La primera víctima del dopaje en unos JJ. OO. fue el atleta Thomas Hicks, en 1904. En 1960 falleció el ciclista Knud E. Jensen. Y en el Tour de 1967, Tom Simpson (en la imagen) La marca de Ben Johnson en la final de los 100 metros de Seúl 88 parecía de otro mundo: 9,79. Pero tenía trampa: un análisis demostró el dopaje con esteroides El caso Festina conmocionó el Tour de 1998. La Policía detuvo al masajista de Virenque con cientos de dosis de sustancias prohibidas, y el equipo fue descalificado Dopaje genético Nace el atleta de laboratorio Anabolizantes, hormona del crecimiento, EPO, autotransfusiones... y la inyección de genes. Un dopaje prácticamente indetectable y de alto riesgo que supone una vuelta de tuerca más en el fraude deportivo POR M. A. BARROSO Y J. F. ALONSO E n 1998, H. Lee Sweeney, jefe del departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pennsylvania (Filadelfia, Estados Unidos) publicó un estudio sobre cómo la terapia génica podía aumentar la masa muscular en ratones. Un hallazgo que no pasó desapercibido a la comunidad científica... ni a los buscadores de marcas imposibles. El propio Sweeney reconocía en el artículo Gene Doping aparecido en la revista Scientific American en 2004, que este tratamiento podría reparar la fuerza muscular perdida por la edad o la enfermedad. Pero hay atletas de élite que lo perciben como un medio para mejorar su rendimiento. Nada entra en el torrente sanguíneo, por lo que los controles antidopaje no podrían detectar sustancias prohibidas en exámenes de orina o de sangre Mientras se cierran algunas puertas al fraude, se abren otras. Y muy tentadoras. El crecimiento y la reparación muscular se realizan a través de señales químicas controladas por genes (secuencias de ADN que constituyen las unidades funcionales para la transmisión de los caracteres hereditarios) Una vez conocido el mapa genético del ser humano, es posible aislar los genes relacionados con el rendimiento deportivo y clonarlos con el fin de obtener miles de copias. Para trasladarlos al organismo se empaquetan en una molécula portadora conocida como vector (que puede ser un virus, un retrovirus o un plásmido o cromosoma EPO: Viaje de un polizón 1. Gen de EPO Molécula de ADN (plásmido) conteniendo el gen de la EPO Inyección del plásmido en el músculo ADN artificial) que viaja hacia el órgano diana el lugar donde debe actuar (célula muscular, por ejemplo) Allí ejecuta sus órdenes: liberar determinadas sustancias, como hormona del crecimiento para aumentar la masa muscular o eritropoyetina (EPO) para disparar la capacidad aeróbica- -ver gráfico- Por ejemplo: un ciclista que quisiera aumentar su masa muscular para mejorar en el sprint podría sustituir el entrenamiento con pesas y las series de velocidad por una vacuna genética la química actuaría sobre un músculo determinado sin añadir peso a otras partes del cuerpo. Plásmido Un menú casi indescifrable La terapia génica y la EPO amenazan con viajar en el mismo tren, de una manera más sofisticada e indetectable. Está en desarrollo afirma el profesor Gérard Dine, de l Ecole Centrale de París y del Instituto de Medicina del Deporte de Troyes (Francia) Existen ya dispositivos de liberación de EPO experimentales, aunque la transferencia muscular directa sólo ha sido realizada en animales Los tratamientos celulares y génicos ya empiezan a formar parte de este cada vez más indescifrable menú médico- deportivo. El dominio de las células madre adultas es un hecho gracias a la biotecnología. Numerosos tejidos son accesibles mediante terapia celular. En el campo deportivo, el cartílago ha sido el primer tejido afectado. La terapia génica muscular es una realidad experimental en animales, con varias aplicaciones, desde mejorar la potencia muscular al aumento de la producción de fibras. El control antidopaje con la orina, en estas condiciones, es obsoleto. El control biológico sanguíneo puede presentar numerosas lagunas. Y todo ello nos llevaría a necesitar biopsias musculares para seguir en la carrera del control ¿Juegos Olímpicos de Pekín? 2. Inyección con electrodos 3. Gen Los pulsos eléctricos facilitan la entrada del plásmido en la célula muscular 4. La célula produce EPO gracias al nuevo ADN Paso de EPO a la sangre y a la médula ósea Moléculas de EPO 5. Doping: La EPO produce un aumento del número de glóbulos rojos Infografía ABC Hematíes (glóbulos rojos) Resultado: Aumenta la capacidad de transporte de oxígeno