Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2- 3 D 7 LOS DOMINGOS DE Hit Parade neocon The Who. Won t get fooled again The Beatles. Taxman The Rolling Stones. Sympathy for the devil Lynyrd Skynyrd. Sweet home Alabama The Beach Boys. Wouldn t it be nice U 2. Gloria The Beatles. Revolution The Sex Pistols. Bodies Metallica. Don t tread on me The Kinks. 20 th Century Man Rush. The trees Bob Dylan. Neighborhood Bully The Pretenders. My city was gone Jesus Jones. Right here, right now The Crickets. I fought the law The Eagles. Get over it Blink 182. Stay together for the kids Living Colour. Cult of personality Paul Revere and the Raiders. Kicks The Clash. Rock the Casbah David Bowie. Heroes Rush. Red Barchetta Ben Folds Five. Brick After the Fire. Der Kommissar Led Zeppelin. The battle of Evermore Oingo Bongo. Capitalism Joe Jackson. Obvious song Aerosmith. Janie s got a gun Iron Maiden. Rime of the ancient mariner Graham Parker. You can t be too strong John Mellencamp. Small town The Georgia Satellites. Keep your hands to yourself The Rolling Stones. You can t always get what you want Blue Oyster Cult. Godzilla The Rainmakers. Goverment cheese El autor de la lista de rock neocon afirma que si la izquierda reclama algunas de esas mismas canciones, es porque todos llevamos un pequeño conservador dentro AP REUTERS amenazó con disolver la banda apunta. ¡Entonces sí me lo tomé en serio! Para Marsh, los conservadores estadounidenses están desesperados por encontrar música respetable que puedan reivindicar como propia, y Ted Nugent no es su tipo dice en referencia al guitarrista que forma parte del Consejo de Dirección de la Asociación Nacional del Rifle. Lo absurdo de esta lista es que las canciones que deberían haberse adjudicado no se han puesto tan de moda, así que han buscado sutilezas y las han retorcido. Y ahora que lo pienso, eso es exactamente lo que hacen durante la campaña electoral reflexiona sobre la marcha. Pese a su criticismo, Marsh concede cierta legitimidad a la controvertida lista que ha dado la vuelta al mundo en una semana. The Taxman (El Recaudador de Impuestos) recoge fidedignamente la antipatía de los republicanos por la Hacienda del gobierno federal, y su autor, el ex Beatle George Harrison, no ocultó su conservadurismo. Igual que Mike Love, cantante de The Beach Boys, cuya canción Wouldn t it be nice es alabada en la lista de National Review como un canto a la abstinencia sexual y al sagrado vínculo del matrimonio. Tampoco pone reparos al número uno de la lista, Won t Get Fooled Again (Que no te engañen de nuevo) tema en el que los Who se muestran desilusionados por los resultados de las revoluciones de los 60. No hay nada en las calles Que me parezca nuevo Sólo han sustituido las consignas Conoce al nuevo jefe El mismo viejo jefe de siempre dice la canción. El guitarrista Pete Townshend asegura no haber tenido en mente ningún mensaje político al escribir esta canción, ahora bandera del rock conservador, pero parece sentirse tan atormentado por la interpretación, que ha puesto una larga explicación en su website titulada Won t get judged again No se me juzgará de nuevo en juego de palabras con el nombre de la canción (www. petetownshend. co. uk) Sus tribulaciones son tan complejas, que Miller considera que incluso amplía el mensaje conservador que él ya había observado, y hasta Marsh le da la razón, a su manera. Si decir que las revoluciones son complicadas es un valor conservador, entonces estamos de acuerdo admite. Lo que más desespera a Marsh es que no haya elegido a los pocos rockeros que se declaran conservadores, o a quienes, como Bon Jovi, un año hacen campaña por Bush y otro por Clinton El analista político de National Review admite que el rock no es conservador por naturaleza, pero cree que, entre los millones de canciones que se han escrito, también las hay que, como las que cita, responden a sus valores. Y si la izquierda reclama algunas de esas mismas canciones, será porque todos llevamos un pequeño conservador dentro Por su parte, el rockero convertido a crítico musical está convencido de que los rockeros no son serios en política. Y cuando a veces lo son, dan miedo advierte. Para Miller, el diablo de Sympathy for the Devil aconseja el relativismo moral y trata de hacerte pensar que todos los policías son asesinos Y todos los pecadores, santos Pero la prueba concluyente de que los conservadores pueden ver en el maligno al líder de los izquierdistas es que, en esa canción, el diablo, además de reconocerse tras todas las maldades ocurridas en la historia desde la crucifixión de Jesucristo, admite haber inspirado también la revolución comunista rusa. El ipod de Bush Mucho country: Alan Jackson, George Jones, Kenny Chesney... Canción de autor: Joni Mitchell Baby I don t care Van Morrison Brown- eyed girl Power- pop: The Knack (My Sharona) Pop: The Beach Boys, The Archies, Don McLean American pie Rock protesta: John Fogerty (hizo campaña contra él, pero para el ipod fue elegido Centerfield un himno del béisbol) Rock: Johnny Winter Rock n Roll Hootchie Coo Eric Clapton Layla Rock glamour: Bryan Adams Firecracker Soul: Aretha Franklin (por influencia de Condoleezza Rice, a quien le chifla) Mick Jagger no va en serio El crítico de rock Dave Marsh se debate entre la risa y la desesperación cuando se le pide que aclare las ambigüedades de la legendaria banda de rock. Estamos corriendo el grave peligro de tomarnos a Mick Jagger en serio, y eso es algo que no he hecho desde que Bruce Springsteen y otros colegas hicieron campaña contra Bush con escaso éxito AP