Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 6 06 EN PORTADA EE. UU. Rock y política (Viene de la página anterior) banda británica Queen, cada vez resulta más creíble que el presidente oiga a éste o parecidos grupos. Las pocas veces que su asesor Mark McKinnon ha ofrecido pistas sobre los contenidos del ipod presidencial, éstas han servido para atestiguar que para Bush la música se acabó en los 80, junto con su adicción al alcohol. Su consultor mediático lo sabe de buena tinta, porque él mismo se encarga de descargar la música del presidente. Dice que la elige, sobre todo, de su colección personal, pero que cuando baja algo de la red lo hace legalmente a través de i- Tunes, porque en esto de la música y de ser guay Apple ha ganado la batalla en Washington. En el de la primera dama abunda la música clásica y los libros en audio, mientras que la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, se pirra por Aretha Franklin, y el opaco vicepresidente Dick Cheney... bueno, Cheney lo mantiene en la oscuridad. Y no porque no se lo hayan preguntado. En un vuelo de trabajo a Oriente Próximo, Cheney acaparó el único enchufe disponible para cargar su ipod, mientras que los desesperados periodistas tuvieron que aguardar para escribir su crónica. Claro que, como el avión era suyo, nadie pudo refutárselo. La afición por el reproductor de MP 3 más pintón del mercado debe de ser una de las pocas cosas en las que conservadores y demócratas están de acuerdo. De hecho, el ex vicepresidente Al Gore no sólo tiene el último modelo, sino que está en el Consejo de Dirección de Apple, y encima ha montado un canal de cable orientado a la juventud. Bush y los viejos rockeros No basta con estar al día, hay que estar a la moda y ser políticamente correcto. Después de que se le criticasen ausencias como la de los Beatles y la exclusividad de autores varones y blancos, en la última actualización del ipod de la Casa Blanca se incluyó a la legendaria banda británica. El ipod que le regalase su hija Jenna es su favorito para esos maratones en bicicleta con los que se mantiene en forma. En cuanto salió a la venta, Bush lo cambió por el ipod shuffle, que elige los temas aleatoriamente y le evita tomar decisiones. El fuerte del presidente está en la música country- -las Dixie Chicks están excluidas desde que dijeran en Londres que se avergonzaban del presidente- pero en su lista oficial también se encuentran viejos rockeros como Johnny Winter, Van Morrison, Bryan Adams y Eric Clapton. El rock, en EE. UU. es el estilo ¿Sombrero vaquero o sudadera? Alan Jackson (izquierda) es uno de los favoritos de Bush. Más a su aire, el rapero Eminem es uno de los más virulentos críticos del presidente favorito de las masas, y los conservadores no aceptan perder esa batalla. Por eso la revista National Review -un bastión neocon- -apareció con una lista de las 50 grandes canciones de rock que la derecha estadounidense puede cantar a pleno pulmón, sintiendo sus letras como si fueran himnos a sus propios valores. El escepticismo de muchos fue mayúsculo, al encontrarse con grupos como The Who, The Rolling Stones, Sex Pistols, Metallica, Led Zeppelin, The Clash, Iron Maiden, Aerosmith o Scorpions, por mencionar algunos, pero todo depende de cómo se interpreten sus letras. El autor de la lista, John Miller, admite que su selección está llena de sorpresas pero que ha hecho un esfuerzo por incluir variedad. ¿Quién dijo que la diversidad no es un principio conservador? se defiende. Muchos de esos artistas, como los Rolling Stones, que en su más reciente disco dedican una canción muy crítica al gobierno de Bush llamada Sweet Neocon han sido especialmente ácidos con los conservadores norteamericanos. La lista de rockeros que militan contra Bush y, sobre todo, contra la guerra de Irak, puede ser también interminable- -desde Neil Young a Eminem pasando por Bruce Springsteen- pero por eso mismo los neocon contraatacan con voluntad de aparecer ellos también en vanguardia. Pete Townshend, de los Who, busca las más peregrinas justificaciones después de que la canción Que no te engañen de nuevo fuese elegida por los conservadores