Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 4 6 2006 41 Madrid La Comunidad exige responsabilidades políticas al PSOE tras el informe del Severo Ochoa La crisis del Albéniz pone en el punto de mira la situación de los teatros de la capital En los últimos años se ha multiplicado el número de salas nuevas o recuperadas para la escena teatros privados no están en manos de sus dueños, y eso hace que los empresarios no se gasten todo lo que necesitarían los locales JULIO BRAVO MADRID. El anuncio del cierre del teatro Albéniz ha levantado un extraordinario revuelo en el mundo de la escena española, y particularmente en la madrileña. La plataforma Ayuda al Albéniz creó hace unas semanas una página web que ha sido el detonante de toda la polvareda, en la que se han visto envueltos tanto el Ayuntamiento de la capital como la Comunidad de Madrid, que es quien desde hace más de veinte años gestiona este coliseo, cuyo edificio es propiedad privada. Mañana, a las siete de la tarde, la citada plataforma (que ha recogido ya cerca de dos mil muestras de apoyo en su página web) ha convocado una concentración de protesta ante las puertas del teatro, situado en la calle Paz, a escasos metros de la Puerta del Sol y a espaldas de la sede del Gobierno regional. Los hechos, como recordarán los lectores, se sintetizan así. Los dueños del inmueble donde se encuentra el teatro Albéniz, construido en 1945, recurrieron ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid la catalogación del Albéniz como edificio singular y su consiguiente protección, incluida en el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid en 1997. El citado Tribunal les dio la razón en una sentencia del 3 de julio de 2003 y los propietarios iniciaron los trámites para su venta, llevada a cabo hace unos meses. El anuncio del cierre del Albéniz- -que no se llevará a cabo, según la Comunidad de Madrid, hasta que se inaugure y se ponga en marcha el nuevo Teatro del Canal que está construyendo el Gobierno regional- -fue el detonante para la movilización b La mayoría de los Fachada del teatro Albéniz, cuyo anuncio de cierre ha originado una viva polémica popular, movida desde la mencionada plataforma. Tanto el Ayuntamiento como la Comunidad de Madrid acusaron el golpe El Gobierno municipal anunció- -noticia que adelantó ABC- -la elaboración de un Plan de Protección y Desarrollo del Uso Cultural de la Ciudad de Madrid, que vinculará el uso cultural al espacio y a la ciudad, en razón de los ejes turísticos y culturales de la capital Por su parte, la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, se comprometió esta misma semana desde la Asamblea de Madrid a mantener la actividad teatral en el teatro Albéniz mientras ella permaneciera al frente del Gobierno regional. Y dos empresarios teatrales, Enrique Cornejo y Alejandro Colubi, entraban en liza al mostrar su disposición a comprar el teatro. La crisis del Albéniz no es nueva. Aunque la tendencia en los últimos años ha dado la vuelta, y la ciudad cuenta con nuevos locales teatrales, Madrid ha visto con frecuencia cómo desaparecían (o se transformaban) tea- VÍCTOR INCHAUSTI tros con una larga historia detrás. Como recoge Antonio Castro en su libro Teatros nuevos (y recuperados) de Madrid) en las últimas décadas han caído escenarios como los teatros Arniches, Barceló, Benavente, Teatro Club, Recoletos, Cómico, Eslava, Espronceda 34, Fuencarral, Goya, Infanta Beatriz, Lavapiés, Martín o Valle- Inclán. Madrid ha sido siempre una ciudad con una firme afición teatral, y en los (Pasa a la página siguiente)