Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional DOMINGO 4 6 2006 ABC El PSOE quiere limitar al máximo la utilización de jueces sustitutos para cubrir ausencias por permisos Una enmienda a la LOPJ prevé que jueces titulares se ocupen de las suplencias b La denegación de créditos para pagar a los jueces sustitutos ha enfrentado en varias ocasiones al Gobierno socialista con el CGPJ y los tribunales superiores NIEVES COLLI MADRID. Acudir a los jueces sustitutos o magistrados suplentes para cubrir ausencias por permisos y licencias debe convertirse en una práctica excepcional Esa es la finalidad de varias enmiendas presentadas por el Grupo parlamentario Socialista a la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) cuya reforma se tramita en el Congreso de los Diputados, y ha sido una máxima defendida por el Ministerio de Justicia desde el inicio del mandato del Gobierno Zapatero. La propuesta del PSOE persigue que las sustituciones se hagan entre jueces titulares de órganos jurisdiccionales siempre y cuando sea posible establecer con anterioridad un sistema de señalamientos compatible entre los distintos juzgados. La novedad respecto a la situación actual radica en la obligatoriedad de la sustitución natural entre jueces y magistrados cuando la ausencia o permiso de un compañero se produzca por una serie de circunstancias previsibles -que vendrán tasadas en la ley- -y en las que hasta ahora se echaba mano de sustitutos o suplentes. Excedencia por ser víctima de violencia de género La excedencia por ser víctima de la violencia de género sobre la mujer podría ser una nueva situación administrativa de las jueces y magistradas si prospera la enmienda del PSOE a la Ley Orgánica del Poder Judicial que así lo propone. Esta nueva situación se sumaría a las cuatro ya previstas en el artículo 348 de dicha norma: servicio activo, servicios especiales, excedencia voluntaria y suspensión de funciones. Las enmiendas socialistas prevén que si el periodo de duración de la excedencia no supera los seis meses, la juez o magistrada afectada podrá volver a desempeñar sus funciones en el órgano judicial del que es titular. Si, por el contrario, supera ese periodo de tiempo, estará obligada a participar en todos los concursos que se anuncien de plazas de su categoría hasta que obtenga un nuevo destino. Excepcional incompatibilidad Los supuestos obligatorios que señala la enmienda comprenden desde permisos de tres días, licencias por estudios o extraordinarias (de duración inferior a quince días) y licencias para el cumplimiento de un deber inexcusable de carácter público, hasta vacaciones anuales durante el mes de agosto (se disfruten o no de manera continuada) y permisos por matrimonio. Sólo si la sustitución por el juez natural es imposible por una excepcional incompatibilidad de los señalamientos previamente justificada, por la existencia de más de una vacante de manera simultánea o circunstancias Licencias de estudio, para cumplir deberes públicos o por boda no se podrán cubrir con suplentes ni sustitutos análogas, podrá recabarse el servicio de un juez sustituto. La utilización de jueces sustitutos ha sido causa de enfrentamiento entre el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y varios tribunales superiores con el Ministerio de Justicia. El departamento que dirige Juan Fernando López Aguilar denegó alegando falta de medios la concesión de créditos extraordinarios para pagar los sueldos a los jueces sustitutos así como de fondos para sufragar planes de refuerzo. Justicia ha criticado el actual sistema de gestión por entender que se hace un uso generalizado de los jueces sustitutos, cuando debería ser excepcional. Fuentes judiciales advierten que, de aprobarse, estas enmiendas exigirán a los miembros de la carrera judicial un esfuerzo adicional, cuando los jueces y magistrados españoles ya se encuentran entre los que más sentencias dictan de toda Europa. Otra de las enmiendas propuestas por el PSOE introduce la obligación del CGPJ de pedir habilitación presupuestaria a Justicia para acordar medidas de apoyo judicial cuando lo exija la sobrecarga de trabajo o un órgano judicial sufra un excepcional retraso.