Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 DOMINGO 4 6 2006 ABC Nacional ETA advirtió a Batasuna de que suspendería la tregua si no arrancaba la mesa de partidos El emplazamiento de abril estuvo precedido de otros tres avisos de la banda a su brazo político b Los cabecillas terroristas acusa- ron a los dirigentes de la coalición abertzale de acomodarse a la situación y de no hacer bien los deberes JAVIER PAGOLA MADRID. El secretario general del PSE, Patxi López, anunció el 30 de mayo su intención de reunirse con Batasuna después de que la coalición abertzale transmitiera a los socialistas vascos que ETA le presionaba para que se constituyera cuanto antes la mesa de partidos que, según la propuesta de Anoeta, debe abordar la autodeterminación del País Vasco. Según fuentes conocedoras del proceso consultadas por ABC, desde el pasado mes de noviembre, y a través de comunicaciones internas- -para las que ha utilizado a liberados de Ekin- la banda terrorista ha abroncado en al menos cuatro ocasiones a Batasuna al considerar que sus dirigentes se están acomodando a la actual situación de ausencia de violencia y no presionan lo suficiente al Gobierno. En una de estas comunicaciones, los cabecillas de ETA recriminaban a su brazo político por no hacer bien los deberes encomendados desde el verano, que consistían fundamentalmente en forzar la pronta constitución de la mesa de partidos para abordar la unidad territorial del País Vasco, Navarra y País Vasco francés, así como su autodeterminación. que en el otro foro, y a través de Batasuna, impone la independencia vasca. A finales de noviembre, Josu Ternera que había ganado tiempo en el debate con el jefe del aparato militar Garikoitz Aspiazu, Txeroky para proseguir en la estrategia de los atentados sin víctimas mortales como paso previo al alto el fuego permanente, dirigió la primera bronca a los dirigentes de Batasuna por la ausencia de resultados. Así, la banda les reprochó entonces que estaban siguiendo un discurso excesivamente triunfalista- -Otegi acababa de decir que la fase de exploración ha entrado en una etapa de concreción y les transmitió su sospecha de que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y los socialistas vascos estaban intentando ganar tiempo, exhibiendo buenas intenciones, pero vacías de contenido ya que no iban acompañadas de gestos. El 13 de noviembre, el secretario general del PSE, Patxi López, hacía unas declaraciones a Gara en las que se mostraba partidario de humanizar la política penitenciaria, que, sin embargo, mantiene la dispersión. El 8 de diciembre, cuando aún estaba reciente la bronca de ETA, Otegi dio un giro en su discurso y del triunfalismo pasó a la advertencia, al señalar que el proceso corría riesgos Otegi y Antxon encabezaron ayer un acto político en Durango (Vizcaya) La organización criminal reprochó a Otegi que fuera triunfalista mientras Zapatero ganaba tiempo dos. A ETA no le sentó bien, una vez más, el excesivo triunfalismo de Arnaldo Otegi, que en el acto de Baracaldo celebrado el 22 de ese mes aseguraba exultante que habrá proceso, habrá dos mesas y Batasuna estará en una de Malestar por el triunfalismo de Otegi A finales de enero se produjo la segunda comunicación en la que la banda reprochó a Batasuna los nulos resulta- Primeros reproches Como en su día ya adelantó este periódico, en agosto ETA transmitió a Batasuna, a través del secretario general de LAB, Rafael Díez Usabiaga, que debía centrar toda su estrategia en la formación del foro multipartito. La banda terrorista consideraba ya entonces que tenía asegurada la otra mesa, la que le debe reunir con el Gobierno para hablar del abandono de las armas y de los presos, y, por tanto, le urgía la rápida creación de la segunda, en torno a la cual, según la propuesta de Anoeta, se tendrían que sentar los partidos. La organización criminal exige que ambas trabajen de manera paralela, ya que nunca diría al Gobierno que se disuelve a cambio de una salida para sus presos si antes no comprueba El partido ilegal pasó del triunfalismo a las amenazas tras el ultimátum de la banda Tras el ultimátum de ETA a Batasuna, los dirigentes de la coalición parecen más aplicados en hacer los deberes que les puso ETA, y del triunfalismo pasaron a las amenazas. Así, el 9 de mayo Otegi planteaba a los socialistas vascos y navarros si se van a sentar con nosotros para llegar a un gran acuerdo que permita una mesa de partidos, o no va a haber proceso El 20 de ese mes, el mismo Otegi diagnosticaba de extrema gravedad la situación del proceso. Diez días después, Patxi López, respaldado por Zapatero, se comprometía públicamente a dialogar con Batasuna, pese a sus reiteradas afirmaciones de que no se reunirían con la coalición mientras fuera ilegal y no condenara el terrorismo. Como adelantó ABC en sus ediciones del 31 de mayo y del 1 de junio, el anuncio de López fue pactado con Batasuna y Zapatero dio ese paso ante la amenaza de que los dirigentes batasunos no comparecerían ante el juez GrandeMarlaska y forzarían su detención por las Fuerzas de Seguridad. ellas Días después, el mismo Otegi consideraba en la buena dirección las declaraciones de Zapatero a un periódico ruso, en el sentido de que pudiera estar cerca el momento en que se den las condiciones para iniciar un diálogo con ETA. Pero el presidente del Gobierno, según la banda, seguía en su línea de expresar buenas intenciones que en ningún caso iban acompañadas de gestos. De hecho, el 18 de febrero hizo público un comunicado en el que advertía de que es hora de dar pasos A finales de febrero se reprodujeron los reproches de la organización criminal a su brazo político en similares términos. Pese a todo, el 22 de marzo ETA anunció el alto el fuego permanente que sus dirigentes habían decidido en una reunión de su comité ejecutivo celebrado en enero. La falta de resultados de Batasuna no podía frustrar una estrategia, la de la negociación, diseñada por Josu Ternera desde dos años antes. El ultimátum Pero esa ausencia de resultados sí provocó que los reproches de la banda a su brazo político subieran de tono, hasta el grado de seria advertencia. Así, en la segunda quincena de abril se produjo la cuarta bronca, en tono de ultimátum. En la comunicación interna, la banda terrorista insinuó que el alto el fuego permanente, si no romperse, sí