Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 3 6 2006 93 Gente Josephine Baker, la vie en noire EE. UU. y Francia conmemoran el centenario de la diva afroamericana espía, símbolo sexual, estrella de cabaret, activista, actriz y exótica musa TEXTO: PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL FOTOS: ABC Rachel Weisz, madre de un niño. La actriz británica, ganadora este año de un Oscar a la mejor actriz de reparto por El jardinero fiel ha dado a luz en Nueva York a su primer hijo, fruto de su relación con el director Darren Aronofsky. Weisz, de 35 años, está bien, según su portavoz, que no ha dado más detalles. Ha y artistas que, a pesar de todos los impedimentos y trabas imaginables, de alguna forma u otra, logran sacar a relucir su genuina genialidad. En esa lista, además del Koala, figura Josephine Baker, a la que Pablo Picasso supuestamente describió con las pinceladas de alta, piel de café, ojos de ébano y piernas de paraíso Una diva afroamericana que para triunfar tuvo que saltar el Atlántico, pero que, al cumplirse el centenario de su nacimiento- -un 3 de junio de 1906- -es recordada con remarcable fascinación tanto en Estados Unidos como en Francia, su escenario preferido. Saint Louis (Missouri) su ciudad natal, encabeza estos días una larga lista de homenajes a la memoria de Josephine Baker con una exposición en el museo Sheldon que presenta el carácter icónico de esta mujer que, pese a la pobreza y el racismo, logró transformarse en una de las estrellas más sorprendentes y símbolo sexual de los despendolados años veinte en París. Con una apabullante biografía en la que caben cuatro matrimonios y cuatro divorcios, mucho cabaret, activismo contra la discriminación racial en Estados Unidos, la adopción de doce niños y una dosis de espionaje y resistencia durante la Segunda Guerra Mundial, haciéndose acreedora a la Legión de Honor. Además del todavía recordado desafío erótico de bailar sin más vestuario que una ristra de 16 bananas, frutos con- Cartel de uno de sus shows tados que al ritmo de sus caderas debieron resultar más resbaladizos que nunca y que la depararon toda clase de extravagantes regalos y proposiciones. Sin olvidar su costumbre de pasearse por los Campos Elíseos acompañada por el guepardo Chiquita para dar que hablar un poquito más a la sociedad parisina y su legión de influyentes e incontables admiradores en los tiempos en los que la capital francesa era en verdad una fiesta. La diva afroamericana, en uno de sus pasos de baile más conocidos; con una ristra de 16 bananas las mujeres de la farándula mejor pagada de la época y la más fotografiada. Pero como algunos de sus familiares mencionan estos días propicios para el recuerdo, su gran problema fue siempre el no conseguir la misma aceptación y respeto en Estados Unidos que disfrutó en Europa. De su faceta como activista, ahora casi desconocida como su nombre original de Freda McDonald, la estelar Josephine Baker llegó a colaborar con Martin Luther King y tener el empeño incumplido de organizar un centro universitario dedicado al estudio de las relaciones raciales durante tiempos tan espinosos como la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos durante los años sesenta. Su idea era demostrar al resto del mundo que el odio racial no es natural, sino una emoción inventada Tras sufrir graves problemas económicos, con ayuda en parte de la Princesa Gracia de Mónaco, Josephine Baker protagonizó un espectacular comeback en el Carnegie Hall de Nueva York, repetido después en París. Justo después de sus actuaciones en Francia, tras una trepidante carrera artística de medio siglo, Josephine murió de un infarto cerebral el 12 de abril de 1975, cumpliendo con su deseo de entretener con ese arte que ella describía como una especie de amor elástico No sin antes haber ilustrado con su vie en noire quizá por primera vez para la cultura de masas, la belleza de lo negro. Exotismo con buen gusto Con una sonrisa para terminar con todas las sonrisas, según la descripción atribuida a Ernest Hemingway, sus actuaciones llevadas con más o menos fortuna al cine eran una mezcla de exotismo, desinhibición y parodia con el suficiente buen gusto como para generar el aplauso de audiencias de todo tipo y facilitar el triunfo de otras estrellas afroamericanas. Llegando a ser una de