Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid SÁBADO 3 6 2006 ABC El Hipódromo de La Zarzuela aspira a recuperar su posición en las noches madrileñas con una nueva oferta de ocio. Las Lunas del Hipódromo refrescará el ambiente con cenas a la carta, tapas, copas, helados, tiendas, tatuajes y hasta videncia. ¿Se animan? A la luz de las lunas TEXTO: MABEL AMADO MADRID. Habrá lunas para todos: Luna del Desierto, Luna de Tarifa, Luna de Bali, Luna de Ibiza, Luna Bora- Bora, Luna de Manhattan y hasta Luna Cuarto Creciente. Y para admirarlas no será necesario viajar muy lejos ni cargar con pesado equipaje. Sólo hará falta acercarse hasta el kilómetro 8 de la carretera de La Coruña (A- 6) cerrar los ojos y dejarse mecer por la brisa y la música. Llegamos a Las Lunas del Hipódromo, una sugerente propuesta de ocio al aire libre que, sin duda, dará mucho que hablar en las noches de verano madrileñas. No en vano, se trata de reunir en un mismo espacio restauración, comercio y ocio. Desde cenar a la carta entre cuidados detalles a picotear en una barra más informal, pasando por la oferta más amplia de copas, zumos, infusiones, cócteles o helados mientras se escucha música chill- out, house, funky... Y por si esto fuera poco, también se podrá ir de mercadillo recorriendo quince tiendas, tatuarse un mo- tivo oriental con henna o animarse a conocer qué depara el futuro a través de las cartas del tarot o las runas. Esta amplia propuesta en el Hipódromo de La Zarzuela viene de la mano del grupo de restauración Paradis y la empresa Mil Lunas, de Manuel Quintanero (promotor de Liberata) que han decidido adaptar a los horarios estivales Si a lo largo de la noche decae la conversación, nada mejor que recorrer las tiendas del mercadillo Siete barras- terrazas bautizadas por la Luna ofrecen diferentes estéticas según la edad de los consumidores un amplio abanico de sugerencias para el ocio más rabioso. De lunes a sábado, de 21.30 a 03.30, siete barras- terraza bautizadas por la Luna ofrecerán diferentes estéticas- -según la edad de los consumidores, desde los veintitantos en adelante, sin límite de edad- -y músicas chill out, bossa nova, jazz, house... En ellas podremos tomar un té moruno bajo una jaima, un mojito ante una mesa, un vodka sentado en un cojín- -sólo apto para cuerpos flexibles- -o un cubata tumbado en una hamaca. Y es que para gustos hay colores... Mercadillo Si a lo largo de la noche decae la conversación o la brisa nocturna amenaza con helar nuestra cita, nada mejor que recorrer las tiendas del mercadillo. En este espacio, cualquier fashion victim podrá animarse con la ropa, la bisutería, los objetos decorativos o los complementos expuestos a la venta. Con precios para todos los gustos, se pueden adquirir colgantes de hueso o camisetas en Bailly juguetes realizados con latas recicladas o antiguos neumáticos Michelin reconvertidos en espejos en Vol de nuit pendientes de cristal y pulseras en Awka bolsos de rafia en Cascabel También llaman la atención las camisetas, pulseras de cuero y las zapatillas de tela de Valecuatro sin olvidar las flores de Loto y las faldas de La ruta de la Seda o los jerséis de María Malo