Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 SÁBADO 3 6 2006 ABC Madrid El jurado declara culpable al acusado de Costa Polvoranca, que fue absuelto en 2004 José David Fuertes mató de una cuchillada al menor angoleño Ndombele en esa zona de copas de Alcorcón jurado popular no han considerado probado que Fuertes matara a Ndombele por ser de raza negra, algo que podía actuar como agravante CRISTINA ALONSO MADRID. El acusado del crimen de Costa Polvoranca ni siquiera se inmutó cuando el portavoz del jurado popular, por mayoría de ocho a uno, le declaró ayer culpable de asesinato por la muerte del angoleño Ndombele Augusto Domingos, de 16 años, ocurrida hace casi cuatro años en un polígono de Alcorcón, cerca del pub Inn Esta vez, la justicia no ha sonreído a José David Fuertes, que hace dos años fue absuelto por el mismo crimen en un juicio anulado porque el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y el Tribunal Supremo consideraron que la resolución jurídica tenía un fallo arbitrario y poco argumentado, Por ello, ordenaron la repetición del juicio con un nuevo jurado y ante un magistrado diferente al inicial. A todo esto se sumó la existencia de testigos falsos. Sólo hubo un punto del objeto del veredicto que el jurado popular consideró no probado: que Fuertes matara a Ndombele por ser éste último de raza negra, esfumándose así el agravante de racismo, pero permaneciendo el de abuso de autoridad. En este país aún es muy difícil que se reconozca el móvil racista reconocía Esteban Ibarra, presidente del Movimiento contra la Intolerancia. El jurado basó su argumentación en que de las declaraciones de dos testigos extranjeros, compañeros del acusado en el trabajo y en prisión, no se desprende que Fuertes fuera racista. El fiscal y la acusación particular piden 18 años de prisión para el encausado, mientras que la acusación popular solicita 20 años. La defensa reclama la pena en grado mínimo. Tanto la fiscal como la acusación particular solicitan una indemnización de 120.000 euros para la familia. b Los miembros del Fechas clave del proceso 20 07 02. Ndombele es asesinado. 21 07 02. Pablo G. S. el asesino según el acusado, es encontrado muerto. 19 08 02. José David Fuertes, acusado, es detenido en Torrevieja (Alicante) 28 10 04. Fuertes es absuelto. 3 02 05. Se recurre el fallo y piden un nuevo juicio. 17 02 05. El TSJM revoca la sentencia y ordena repetir el juicio. Manda detener al imputado, que desaparece. 8 4 05. El acusado del crimen se entrega, al sentirse acorralado 2 2 06. El Supremo ordena repetir el proceso. El jurado ha considerado que la muerte de Ndombele fue intencionada, sorpresiva e inesperada Fuertes atribuyó el asesinato a un amigo, supuesto skin que apareció muerto en extrañas circunstancias cia Provincial de Madrid. Pocos minutos después, escuchaba esto: Los miembros del jurado consideramos a José David Fuertes culpable de haber causado, intencionadamente, la muer- José David Fuertes (de espaldas) el día que testificó ante el jurado te de Ndombele Augusto Domingos, de forma sorpresiva e inesperada, ante lo que la víctima no tuvo la oportunidad de defenderse Cuando los asistentes a la sala escucharon que Fuertes era declarado el asesino de Ndombele, muchos ojos corrieron a buscar a Filomeno Wzama y Paulina Kikawanakio, padres del joven angoleño asesinado, pero no estaban. El tráfico de Madrid les impidió escuchar en directo el momento exacto en el que el jurado inculpaba a Fuertes de la muerte de su hijo. Cuando llegaron y recibieron la noticia, reaccionaron con tranquilidad. El único momento de tensión se reservó para el final: Paulina gritó hijo de puta a Fuertes cuando éste ya estaba abandonando la sala. Una vez calmada, la madre de Ndombele sonreía y se abrazaba a los suyos: Ahora ya podremos descansar un poquito, gracias a Dios Cuatro mañanas de declaraciones con casi una treintena de testigos- -el juicio comenzó el pasado 22 de mayo- -han conseguido que el jurado se incline hacia la culpabilidad de Fuertes, un supuesto skin que trabajaba como portero de discotecas. Para defender su inocencia, José David atribuyó la muerte del joven angoleño a un amigo suyo: el también supuesto skin Pablo G. S. que apareció muerto en extrañas circunstancias- -un tiro en la cabeza- -al día siguiente de los hechos. La noche de la muerte En este segundo proceso, el jurado sí ha otorgado credibilidad a las declaraciones, tanto en comisaría como en el juicio oral, de Jesús María V. -mejor amigo de Ndombele- -y María del Mar C. -la que fuera novia de Pablo G. S. principales testigos visuales de los hechos. Basándose en sus dos testimonios, el jurado ha considerado probado que sobre las 5 horas 15 minutos de la madrugada del domingo 20 de julio del 2002, se inició una discusión en las inmediaciones del pub Inn del polígono Costa Polvoranca entre Pablo G. S. María del Mar C. Jesús María V. y Ndombele. Al parecer- -según el testimonio de Jesús- el angoleño intentó defender a su amigo, lo que provocó que Pablo- -en permiso penitenciario- -dijera: ¿Qué quieres, problemas, negro? Pues los vas a tener No voy a ver la cara de ese asesino más, por fin mi hijo descansará en paz Los padres de Ndombele llevaban cuatro años esperando el veredicto de culpabilidad. Paulina Kikawanakio, la madre, incluso intentó autolesionarse cuando hace dos años absolvieron al que ayer declararon el asesino de su hijo: No voy a ver la cara de ese asesino más y por fin mi hijo descansará en paz Una cara, añadía Paulina, que no podrá olvidar jamás David El Tocho lo va a pagar, ha sido el que mató a mi hijo aseguraba la madre de Ndombele después de saber el veredicto. Sólo queremos que cumpla la condena, que la cumpla decía para sí Filomeno Wzama. Sí, por Dios añadía su mujer. Paulina y Filomeno estuvieron acompañados por su hija: Tenía claro que si no existía esta justicia, existía la otra, la justicia divina, y por esa tenemos que pasar todos A la salida de la Audiencia Provincial, abogados y familia se abrazaron. Lo hemos pasado muy mal aseguraba Esteban Ibarra. Puñaladas sorpresivas José David Fuertes- -también conocido como El Tocho por su corpulencia y sus más de dos metros de altura- -saludaba ayer con un ¡Hola, chicos! a los periodistas y policías que se congregaban en los pasillos de la Audien-