Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 3 6 2006 Internacional 35 La Policía israelí reprimió ayer una protesta en Cisjordania contra el muro. Diez palestinos y un israelí resultaron heridos AFP El tabú del diálogo con los dirigentes de Hamás comienza a quebrarse en Israel El 62 por ciento de la población se declara ahora partidaria de la negociación b Para el ex ministro de Exterio- Ben Ami. En lugar de aislar a Hamás habría que presionarle para que aceptara la iniciativa saudí. De no hacerlo, serían los propios árabes los que aislarían a la organización radical. Mientras tanto les estamos empujando a invertir en su red social y en el terrorismo matiza no sin sentenciar: No se puede pensar que Hamás va a reconocer a Israel sin recibir algo a cambio De su misma opinión es el antiguo jefe del Mossad y ex embajador ante la Unión Europea, Efraín Halevy: Israel debe negociar con Hamás sin esperar a ser reconocido antes. No lo necesitamos. Lo que tiene que hacer Hamás es aceptar los acuerdos del pasado y renunciar a la violencia. No podemos, como está haciendo el Gobierno de Ehud Olmert, volver la espalda a la realidad; obviar, por ejemplo, un documento tan importante como el de los presos palestinos Si hoy se celebrara en Israel un referéndum sobre la posibilidad de negociar con Hamás, seguro que saldría el sí añade el ex responsable de los servicios secretos en el exterior. Un sondeo del Instituto Truman, realizado en marzo de 2006, le da la razón: el 62 por ciento de los israelíes se manifestaba entonces a favor de entablar dicho diálogo. Negociación y paz Guideón Samet, diplomático israelí, también se suma a esta nueva tendencia: No hablar con Hamás daña los intereses de Israel. En los días de Isaac Rabin, la OLP estaba todavía más demonizada que Hamás; Arafat era peor que Satán y mucho peor que Ismail Haniyeh, y se habló con ellos. Sin Hamás, que ha sido elegido de manera democrática, no tiene sentido negociar nada con los palestinos y sin negociar nada nunca habrá paz en la región Nicolas Pelham, analista en Jerusalén del Grupo Internacional de Crisis, lo tiene claro: Cortar la ayuda a los palestinos no detendrá la violencia, la incrementará. Tenemos que fijarnos más en los hechos y menos en las palabras. Cuando gobernaba Al Fatah, que decía estar a favor de un acuerdo de paz negociado, había más violencia que ahora con Hamás, que ha respetado de manera escrupulosa su tregua unilateral desde hace más de 15 meses Hablar o no hablar con Hamás, he ahí el dilema. res, Shlomo ben Ami, se debe hablar con Hamás siempre y cuando acepte negociar la solución de dos Estados y mantenga su tregua JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Horas después de que el 26 de enero se confirmara el triunfo de Hamás en las elecciones legislativas palestinas, todos los actores internacionales se pusieron un aparatoso esparadrapo en la boca y se negaron a dirigir palabra alguna al nuevo Gobierno palestino si no cumplía tres condiciones innegociables: reconocer a Israel; poner fin a la violencia terrorista y aceptar todos los acuerdos sellados en el pasado entre palestinos y hebreos. Ese esparadrapo era algo más que aparatoso en Israel, donde se impuso el consenso entre todos los sectores políticos y diplomáticos a la hora de negarle la palabra a Hamás, incluso a Mahmud Abbas. Reconocimiento exterior Hoy, cuatro largos meses después, dicha postura no es ya tan impermeable en la comunidad internacional (los representantes de Hamás han viajado a Rusia, China, Suecia, además de a otros países árabes y musulmanes, claro está) y dicho consenso ya no es absoluto tampoco en Israel. Destacadas personalidades políticas, diplomáticas, militares y universitarias han dado un paso al frente para reclamar un diálogo directo con el Gobierno de Ismail Haniyeh. Estos son sus principales portavoces, estos son sus más destacados argumentos: El ex ministro de Asuntos Exteriores y ex embajador en España, Shlomo ben Ami, ha sido y es uno de los más activos defensores de ese diálogo, como aseguró en Jerusalén durante la presentación de su último libro, Cicatrices de guerra, heridas de paz Israel y la comunidad internacional deben hablar con Hamás, siempre y cuando acepte negociar la solución de dos Estados y mantenga su tregua, y deben financiar a la ANP. No se puede apelar a la democracia en el mundo árabe y luego castigar al pueblo y a quienes han sido elegidos explica