Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional SÁBADO 3 6 2006 ABC Irán insiste en que Occidente no le puede privar de sus derechos nucleares b La Casa Blanca reitera que lo único que no es en absoluto negociable es que Teherán debe suspender todas sus actividades vinculadas al enriquecimiento ABC TEHERÁN WASHINGTON. El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, aseguró ayer que Occidente no conseguirá privar a Irán de tecnología nuclear, aunque no mencionó directamente la oferta de incentivos pactados anteayer por los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania, con el fin de convencer a la República Islámica para que suspenda el enriquecimiento de uranio y vuelva a la mesa de negociaciones. Ahmadineyad aseguró que los esfuerzos de algunos países occidentales para privarnos (de tecnología nuclear) no darán ningún fruto según la agencia estatal IRNA. El mandatario iraní argumentó que aunque la causa oficial de las preocupaciones europeas es la posibilidad de que Irán fabrique armas nucleares, el problema es que el acceso de Irán a esta tecnología significa abrir el camino a todos los países independientes, especialmente islámicos, a esta tecnología avanzada dijo después de reunirse con el jefe de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI) El presidente insistió en que Irán ha cooperado con la Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) y dijo, en alusión a Israel, que algunos de quienes tienen enormes arsenales de armas nucleares no son miembros del TNP el Tratado de No Proliferación. Soldados rusos ensayan un desfile militar en la Plaza Roja de Moscú durante el pasado mes de noviembre REUTERS La que fuera sede del Estado Mayor del Ejército albergará los apartamentos más caros de la capital de Rusia, con vistas al Kremlin. El proyecto forma parte del plan de remodelación del centro histórico de Moscú Se vende piso en la Plaza Roja TEXTO RAFAEL M. MAÑUECO C 0 RRESPONSAL Pronto para las sanciones La Casa Blanca, mientras tanto, insistió ayer en que su exigencia de que Irán suspenda el enriquecimiento de uranio no es negociable en el marco de sus conversaciones con las potencias a causa de la crisis generada por las actividades nucleares iraníes. Los países europeos en un par de días deben ofrecer la presentación detallada de un paquete que combina incentivos y amenazas acordado por las potencias, y los iraníes tendrán algunas semanas para aceptarlo, señaló el portavoz Tony Snow. Sin embargo subrayó que lo único que no es en absoluto negociable es que Irán debe suspender todas sus actividades vinculadas al enriquecimiento y reprocesamiento El portavoz aseguró también que Rusia y China han dado muestras de que aceptarán eventuales medidas contra Irán si se niega a llegar a un acuerdo. Sin embargo, el presidente ruso, Vladimir Putin, consideró ayer que es pronto para hablar de la posibilidad de sanciones. MOSCÚ. En sus más de 500 años de historia, la Plaza Roja de Moscú nunca antes había albergado viviendas, salvo el propio Kremlin, residencia habitual de Zares y ocasional de dirigentes soviéticos y presidentes rusos. Pero los tiempos cambian y la búsqueda incesante de rentabilidad ha llevado a Vladímir Kozhin, administrador de la Presidencia rusa, a embarcarse en un proyecto que confía reporte pingües beneficios. El número 5 de la Plaza Roja, un edificio gemelo de los almacenes GUM (Gran Centro Comercial del Estado) será convertido pronto en el primer complejo de apartamentos con vistas al Kremlin y a la colorida catedral de San Basilio. Serán los pisos más caros de Moscú, ya que su alquiler superará los 10.000 euros mensuales. Toda la manzana es propiedad de la administración presidencial e incluirá además un hotel y una casa de subastas. Un pasillo subterráneo conectará el inmueble con los aparcamientos y con la zona comercial y de ocio que se construirá tras la demolición del Hotel Rossia. La única condición es que el edificio conserve su actual fachada, considerada patrimonio de la humanidad por la Unesco y terminada de construir en 1893, igual que el GUM. En ese rincón de la Plaza Roja tuvo su sede una asociación de comerciantes, un departamento del Ministerio de Defensa soviético y, fi- nalmente, el Estado Mayor del Ejército. Por ahora, no se ha dicho nada sobre si el plan de remodelación del centro histórico de la capital rusa afectará o no al resto de la Plaza Roja. En 1993, el actual alcalde de Moscú, Yuri Luzhkov, propuso al Kremlin un proyecto que preveía la eliminación de todos los símbolos relacionados con el antiguo régimen. La primera medida que sugirió Luzhkov fue enterrar el cadáver momificado de Vladímir Lenin, cabecilla de la revolución bolchevique de 1917 y primer dirigente del Estado soviético. Su cuerpo continúa todavía expuesto a los visitantes en el mausoleo de granito y mármol granate que se encuentra en el centro de la Plaza Roja. Traslado de Stalin El alcalde propuso el desmantelamiento del mausoleo y el traslado de los restos mortales de todas las personalidades enterradas en la muralla del Kremlin, entre ellos Stalin, Breznev, Andrópov y Chernenko, al cementerio moscovita de Novodiévichi. El plan de Luzhkov incluía además la reconstrucción de la capilla sobre la puerta norte de entrada a la Plaza Roja, pegada al museo de historia, y la iglesia de la Virgen de Kazán. Ambos monumentos fueron destruidos por orden de Stalin para que los tanques y las enormes lanza- deras de misiles intercontinentales pudieran acceder a la Plaza Roja durante los grandes desfiles. El alcalde capitalino también estimó conveniente el traslado del monumento a Minin y Pozharski, héroes de la guerra contra Polonia de 1612, desde su actual emplazamiento, junto a la catedral de San Basilio, a su posición inicial en el centro de la plaza. Las estrellas rojas que coronan las cinco principales torres del Kremlin, deberían ser retiradas y sustituidas por águilas bicéfalas. De todo eso, lo único que se ha hecho ha sido levantar de nuevo, en 1995, la puerta norte con su capilla a la Virgen María y la iglesia de Nuestra Señora de Kazán. En el resto de la Plaza Roja no ha habido más cambios porque, en 1997, la Duma (Cámara Baja del Parlamento) aprobó una ley promovida por los comunistas que prohíbe alterar su fisonomía. Por su tamaño y belleza, la Plaza Roja es una de las más conocidas del mundo, junto a la de San Pedro en Roma, Tiananmen en Pekín o la del Mercado en Cracovia (Polonia) Su creación data de finales de siglo XV, cuando el Zar Iván III ordenó destruir todas las casas de madera que había junto a la muralla oriental del Kremlin. El nombre de Krásnaya palabra que antiguamente significaba bella y actualmente roja, lo adquirió en el siglo XVII.