Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional SÁBADO 3 6 2006 ABC LA CURA PARA EL CÁNCER O EL SIDA MICHAEL ZÁRATE C uán equivocados están quienes creen que en las elecciones de mañana en el Perú sólo compiten Alan García y Ollanta Humala. Como pocas veces ha ocurrido en la historia de este país, sus comicios presidenciales han cruzado fronteras. En primer lugar: Venezuela, donde Hugo Chávez no ha tenido reparos en apoyar al candidato nacionalista y en dirigir su labia contra el líder del Apra. Más allá de su deseo por establecer un eje en Latinoamérica, la conducta de Chávez podría tener rasgos psicohistóricos para un admirador de Simón Bolívar, el Perú siempre será una tentación. En segundo lugar: Chile, donde el ex presidente Alberto Fujimori pasa los días esperando un pedido de extradición que tardará en resolverse. Fujimori también juega sus cartas en estas elecciones y ha mostrado simpatía por la candidatura de García. Además, ha sido su ex asesor Vladimiro Montesinos quien, a través de un libro, ha denunciado la alianza Castro- Chávez- Humala: algo tan novedoso como la oposición del PP al estatuto catalán y tan auspicioso como el Bloody Mary de Las Ketchup. Mientras tanto, en el Perú, Alan García y Ollanta Humala se han encargado de descender a niveles vergonzosos la forma de hacer política. García ha calificado de senderista y asesino de policías a su adversario, y éste le ha llamado ladrón corrupto y sinvergüenza Gracias a esta campaña electoral, la clase política peruana se va definiendo como una sociedad de sospechosos. No obstante, el riesgo mayor vendrá mañana, cuando se sepa quién ocupará Palacio de Gobierno por cinco años. Las encuestas indican que García lleva las de ganar, aunque su victoria no sería tan abrumadora como se esperaba. Y hay el temor de que un resultado desfavorable a Humala origine un clima de violencia, que ojalá no ocurra por el bien de la todavía frágil democracia peruana. Los analistas en el país andino sostienen que elegir entre García y Humala es como optar entre el cáncer o el sida, pero la pregunta crucial es ¿se hallará una cura en los próximos cinco años? Que los comicios de mañana sirvan para que el Perú deje de ser visto como el país del casi ese adverbio terrible que disimula el fracaso y disfraza el error de los peruanos: casi llegué, casi gané, casi nos clasificamos para el mundial, casi vivimos en democracia. Alan García hizo comparecer a Trinidad Jiménez en el mitin de cierre de campaña que celebró el jueves en Lima Los sondeos en Perú no vaticinan sorpresas y anticipan una clara victoria de Alan García Promesas y fuego cruzado de reproches en los últimos mítines en Lima y Cuzco b Tampoco los indecisos, entre tres y seis por ciento, tendrían fuerza suficiente para arrebatarle la victoria final al ex presidente García en los comicios de mañana CARMEN DE CARLOS CORRESPONSAL LIMA. Un mínimo de seis y un máximo de once puntos largos. Ésta es la ventaja que anticipan los sondeos para el ex presidente socialdemócrata, Alan García, frente al militar retirado y ultranacionalista, Ollanta Humala, en las elecciones de mañana. Ambos candidatos cerraron sus campañas con fuego cruzado de reproches, promesas y la esperanza de meterse en el bolsillo a los indecisos. Las consultoras de Perú, sin excepción, apuestan por la victoria de Alan García. Las técnicas utilizadas por las encuestas, entre el martes y el jueves, fueron las tradicionales, simulacros de votación o sondeos donde se muestran las papeletas de los dos finalistas. Aunque variados los métodos, la totalidad coincidió en el nombre del previsible futuro presidente de Perú. Aún cayendo en el margen de error posible, el resultado reflejado no debería alterarse. Tampoco los indecisos, entre tres y seis por ciento, tendrían fuerza suficiente para arrebatarle la victoria final a García. Las tendencias son estables. Alan debe ganar el domingo Alfredo Torres, titular de la firma Apoyo, pronostica que el candidato del Apra (Alianza Popular Revolucionaria Americana) o candidato de la estrella roja, símbolo con el que se identifica a los militantes de un partido casi centenario, tendrá el 53 por ciento de los votos, mientras que Humala, al frente de UPP (Unión por el Perú) se quedará clavado en el 47 por ciento. El trabajo terminó de realizarse la noche del miércoles y se implementó mediante el simulacro de votación. Es decir, se reproduce la situación del momento de sufragar, con urnas y papeletas. Esto otorga un grado de fiabilidad para el votante ligeramente superior asegura. Luis Benavente, responsable del estudio elaborado por el Grupo de Opinión Pública de la Universidad de Lima facilita el pronóstico que concede mayor ventaja a García: 55,9 por ciento frente al 44,1 Las cifras podrían cambiar algo de aquí al domingo, pero el gran favorito es Alan García ratifica. Los dos candidatos que disputarán la Presidencia de Perú para los próximos cinco años son, paradójicamente, los que concentraban los índices de imagen negativa más alta en la primera vuelta. Entonces, la candidata conservadora, Lourdes Flores, fue la que terminó quedándose en la cuneta, por un punto pelado que le arrebató García, justamente el hombre que ha logrado atraerse la mayor parte de sus votos ya que, frente a Humala, ahora garantiza la continuidad de la economía de mercado razona Benavente. Se recupera en Lima Con un pronóstico intermedio- -ni los once puntos arriba de la Universidad ni los seis justos de Apoyo- la Compañía Peruana de Estudios de Mercados y Opinión Pública (CPI) se inclina por el 53,8 contra el 46,2 por ciento. Respecto a la última medición Ollanta Humala ha logrado recuperar terreno, fundamentalmente en Lima, plaza que le era hostil hasta ahora Manuel Saavedra, presidente de la firma que influyó en Lourdes Flores para que pensara que podía pasar a la segunda