Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Nacional SÁBADO 3 6 2006 ABC El empresario que acusó a Fabra, condenado a 10 años por agresión sexual a su ex mujer b Vilar violó repetidamente a Barreda e Iglesias hacen piña contra los trasvases para aislar al PP en sus regiones Apuestan por las desaladoras y tildan de incoherente la postura popular b Los jefes de los dos Ejecutivos autónomos y líderes del PSOE en sus respectivas comunidades se alían en torno al agua a menos de un año de las elecciones ROBERTO PÉREZ ZARAGOZA. Los presidentes de Aragón y de Castilla- La Mancha, Marcelino Iglesias y José María Barreda, han hecho frente común para arremeter contra el trasvase del Ebro. Los dos dirigentes socialistas en sus respectivas comunidades autónomas y los dos hablando de trasvase, ayer, en Zaragoza, después de que el Gobierno de Zapatero diera por zanjado el asunto y eliminara del Plan Hidrológico Nacional el proyecto que había dejado listo el anterior Ejecutivo de José María Aznar. Pero en la política autonómica, ni los socialistas aragoneses ni sus compañeros de filas castellano- manchegos parecen dispuestos a dar por caducada una herramienta que, por lo menos en Aragón, las citas con las urnas han demostrado que les dan buenos resultados. Ayer, de nuevo el trasvase, de nuevo el PP como diana y de nuevo el agua en las críticas hacia los competidores, a menos de un año ya de las próximas elecciones municipales y autonómicas. El discurso le vale tanto a Barreda como a Iglesias. El primero dice que el trasvase Tajo- Segura, obra por otra parte mantenida por los sucesivos gobiernos centrales, incluidos los del PSOE, es el mejor ejemplo para dar carpetazo a cualquier otro trasvase en España. El segundo, Iglesias, insiste en que el trasvase del Ebro está entre los planes del PP, aunque los populares aragoneses se hayan situado frontalmente en contra de tal posibilidad. Montserrat Vives bajo amenaza de muerte, le sustrajo 3.000 euros y la llevó contra su voluntad a una casa donde habían convivido ESPERANZA MOLINA CASTELLÓN. La Audiencia Provincial de Castellón condenó ayer a Vicente Vilar, industrial que inició los procesos criminales contra el presidente de la Diputación, Carlos Fabra, a 10 años de cárcel y al pago de 13.000 euros de indemnización por tres delitos y dos faltas cometidos contra su ex mujer, Motserrat Vives, en abril de 2003. El Tribunal considera probado que Vilar agredió sexualmente a Montserrat Vives, la intimidó para sustraerle dinero y bienes, la retuvo contra su voluntad, le produjo lesiones y la amenazó de forma repetida. Los hechos se produjeron el 12 de abril de 2003, cuando Vives (segunda ex esposa de Vilar) ya separada, vivía en Castellón. Según la sentencia, Vilar forzó a su mujer a recibirle en su casa, con la excusa de que sus hijos querían felicitarla, tras pactar con su chófer que se retirara con los niños para dejarlos solos. Iglesias y Barreda, durante el encuentro que mantuvieron ayer en Zaragoza Y. SORIA Amenazas de muerte El relato señala que en casa de la víctima, Vilar agredió y violó repetidas veces a su ex mujer, amenazándola con matarla porque, según dijo, llevaba una pistola. Posteriormente, registró sus pertenencias y se apoderó de una libreta bancaria, 3.000 euros y dos móviles, y la obligó de madrugada a conducir hasta el domicilio que habían compartido en Artana, donde la retuvo varias horas y la dejó marchar finalmente sin devolverle sus bienes. Vives denunció el hecho ante la Guardia Civil el mismo día 13 de abril, después de requerir el auxilio de sus amigos Carlos Fabra, presidente de la Diputación de Castellón, y su mujer María Amparo Fernández, que la acogieron en su casa. Ese mismo día, ambas accionistas únicas de la sociedad Artemis 2.000, decidían deponer a Vilar como gerente de la empresa. El Tribunal señala que Vilar ha cambiado su versión varias veces, que resulta absurda, incongruente, poco creíble, contradictoria y que no se sostiene. La sentencia señala también que Vilar deberá estar alejado de su ex esposa durante 5 años una vez cumplida la condena. El enfrentamiento de Vilar con su esposa se intensificó tras los hechos, y provocó un distanciamiento entre el empresario y Fabra, al que amenazó para que hiciera entrar en razón a su mujer antes de interponer las querellas contra él. Los populares piden que el Congreso declare el agua bien común de todos los españoles El grupo parlamentario del PP en el Congreso de los Diputados ha presentado una resolución en el marco del Debate sobre el Estado de la Nación en la que declara que el agua es un bien común de todos los españoles y emplaza a que no se establezcan limitaciones al Estado en los Estatutos de Autonomía. Esta iniciativa viene precedida por la controversia que ha generado la inclusión en la reforma estatutaria andaluza de que la comunidad ostente las competencia exclusivas sobre la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) pese a que su cuenca también discurre en pequeña medida por Murcia, Castilla- La Mancha y Extremadura. Así, el PP defiende en una resolución sobre el cambio de modelo de Estado que el agua es un bien común de todos los españoles que debe ser distribuido con criterios de solidaridad por la planificación hidrológica nacional sin que puedan establecerse limitaciones al repecto en los Estatutos de Autonomía. El Tajo- Segura, inadmisible Iglesias y Barreda se reunieron ayer en Zaragoza. Además de abordar proyectos comunes como la mejora de las carreteras que conectan ambas comunidades autónomas, centraron buena parte de sus mensajes en el agua. El presidente de Castilla- La Mancha afirmó que su región soporta una situación inadmisible con el trasvase Tajo- Segura, que lleva agua a Murcia desde el embalse de Entrepeñas, a través de un canal de 300 kilómetros. Afirmó que esa transferencia de caudales no deja ni una sola gota en Castilla- La Mancha y calificó de aberrante que por este canal de trasvase vayan veinte metros cúbicos de agua por segundo, mientras el cauce natural del Tajo a su paso por Aranjuez apenas registra seis. José María Barreda declaró que todo esto supone la prueba más evidente y el argumento más eficaz para oponerse al trasvase del Ebro. Afirmó que, en Castilla- La Mancha, sufren un uso abusivo de la transferencia de caudales desde el Tajo y afirmó que, en este momento, lo mejor es apostar por un uso más eficiente del agua y por las desaladoras como solución a la demanda del Levante. Fue un argumento secundado igualmente por Marcelino Iglesias. Declaró que el trasvase Tajo- Segura es el referente de lo que no funciona y afirmó que las nuevas tecnologías harán que el Levante español siempre tendrá agua al tiempo que apuntó que las únicas comunidades autónomas sin problemas hidráulicos en la España seca son Canarias y Baleares. Algo que apuntó como ejemplo de lo que se puede hacer para dar respuesta a las demandas de agua en la Península, sin necesidad de recurrir a los trasvases entre cuencas. En el discurso que utilizaron tanto Iglesias como Barreda, el PP apareció como diana de críticas a vueltas con el agua. En Aragón esto no es nuevo. Lo ha sido durante años, le ha ido bien al PSOE en las urnas y la derogación del trasvase del Ebro no parece que sea suficiente para que el asunto quede aparcado. El presidente de Castilla- La Mancha acusó a los populares de no decir lo mismo en cada territorio por lo que no considera que exista coherencia cuando el PP aragonés dice oponerse al trasvase del Ebro, mientras la dirección nacional de este partido defiende la transferencia hídrica al Levante y los populares de Castilla- La Mancha siguen justificando el trasvase TajoSegura y entienden que debería hacerse el del Ebro