Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional LA LUCHA CONTRA LA INMIGRACIÓN ILEGAL SÁBADO 3 6 2006 ABC EL TRIUNFO MÁS BREVE irándote a los ojos juraría que tienes algo nuevo que contarme... Ya que no puede negociar, ni dialogar sobre política, Patxi López puede cantarle a Otegi la canción de Perales en su próxima entrevista. No parece sin embargo que Otegi o Josu Ternera compartan el mismo tono de baladista cursi con que Zapatero o Pepe Blanco nos castigan cada mañana. Los etarras, diferencia del presidente del gobierno, no necesitan de guitarrón alguno para edulcorar su mensaje y tampoco muestran signos de tener cosas nuevas que contar; su guión es el de siempre: Navarra y Autodeterminación. CARMEN El gobierno nos obseMARTÍNEZ quia diariamente con CASTRO nuevos capítulos de la versión político- criminal de Primer amor, primer dolor la novela de Martín Vigil para adolescentes bobalicones a la que ETA responde con la misma pulcritud despiadada de Truman Capote en A sangre fría Esa es la naturaleza del diálogo que cada vez se percibe con más claridad y alarma entre la ciudadanía. De ahí la marea de indignación que esta semana dejó al presidente del gobierno a las puertas de las nuevas instalaciones del Congreso con aspecto de naufrago y discurso más propio de un boxeador sonado que de un líder político. Zapatero ganó el Debate sobre el Estado de la Nación, pero la realidad se revolvió contra el presidente en cuestión de horas: Senegal desmintió por la vía de los hechos el anunciado acuerdo de repatriación de inmigrantes, sus amigos mediáticos pegaron un pelotazo descarado a costa de los bolsillos de miles de telespectadores y la sociedad puso el grito en el cielo por la nueva cesión ante ETA. Algunos estrategas políticos mantienen que lo realmente importante es lo de la emigración y lo del fútbol: el pan y el circo. Estos teóricos, que también frecuentan la calle Génova, miran a la sociedad y sólo ven en ella votantes; consumidores, minorías o grupos de interés: mujeres, homosexuales, jóvenes sin casa, empleados eventuales o estafados de Afinsa, pero jamás encuentran ciudadanos. No creen que existan personas capaces de movilizarse por una pulsión moral, por su dignidad o su autoestima. Según ellos la gente sólo sale a la calle a despedir a la Jurado, pero olvidan que esa misma gente también ha salido en masa a defender la democracia frente al terror. Si ha habido algún plebiscito cotidiano que en estos 30 años haya unido a la nación española, ha sido la voluntad de no ceder a la violencia terrorista. Ese es el nervio profundo que recorre el espinazo de nuestra sociedad y que esta semana ha pegado un tremendo calambrazo. Ya sabemos en qué lugar se enamoraron Eguiguren y Otegi, pero no admitimos que ese romance acabe en un adulterio donde el marido burlado sea el Estado de Derecho porque los cuernos los llevamos todos. M Inmigrantes de uno de los cayucos que ayer lograron llegar a las costas de Canarias EFE Una oleada de veinte cayucos partió ayer de África rumbo a Canarias Un avión de la UE dio la alarma de la llegada de más de 1.500 inmigrantes b Algunas de las embarcacio- nes fueron interceptadas y escoltadas de nuevo a las costas africanas; otras consiguieron burlar los controles ERENA CALVO LAS PALMAS. Un número elevado de cayucos fue avistado ayer próximo a las costas africanas cuando se dirigía hacia Canarias. Fuentes diplomáticas de Guinea Bissau confirmaron a este periódico que el grupo podría sobrepasar las veinte embarcaciones. De alcanzar todas ellas las islas, en un plazo de cuatro o cinco días una oleada de más de 1.600 inmigrantes alcanzaría costas canarias. Sin embargo, las mismas fuentes señalaron que algunas de las embarcaciones han sido interceptadas antes de que se alejasen mucho del continente, y han sido devueltas a África Estas informaciones coinciden con las que manejaban agentes de la Policía en las islas, que también mostraron su preocupación por un posible recrudecimiento de la salida de cayucos durante estos días Sin embargo, fuentes de la Delegación del Gobierno en Canarias nega- ron disponer de datos a este respecto; de la misma manera que la cónsul de Guinea Conakry en Canarias, Alicia Navarro, que dijo no haber sido informada en este sentido por sus enlaces en África. No obstante, diplomáticos de Guinea Bissau insistieron en la salida masiva, que fue avistada por un avión de reconocimiento de la Unión Europea en la mañana de hoy (por ayer) Acto seguido, explicaron las mismas fuentes, se activó un dispositivo de búsqueda que dio como resultado la interceptación de algunas de las barquillas. Dos o tres días como mucho Dos días o tres como mucho Es el plazo, según fuentes de la policía en las islas, para que Canarias supere el peor año de su historia en materia de inmigración. Fue 2002. Entonces llegaron 9.926 inmigrantes a las costas del archipiélago; Lanzarote y Fuerteventura principalmente. Han pasado cuatro años, y las rutas de la inmigración ilegal han cambiado. Las mafias que organizan el negocio son conscientes del aumento de la vigilancia en esta zona. Ahora son Tenerife y Gran Canaria las más afectadas; la mayoría de los 9.700 indocumentados que han arribado a Canarias este año lo han hecho en sus costas- -de ellos, doscientos lo consiguieron ayer mismo- Con otros doscientos más se alcanzará la cifra de 2002. Esta vez han bastado cinco meses. La situación es caótica, denuncian desde distintos sectores. Ninguna isla está salvo. Todas están empezando a acostumbrarse a la imagen de los ocupantes de los cayucos entrando por sus playas y muelles. La Policía investiga si la quema de cinco cayucos en Tenerife es un ataque xenófobo BERNARDO SAGASTUME SANTA CRUZ. El incendio, hace pocos días, de cinco cayucos en un depósito del municipio de Arona despertó la alarma. Es que eso va a molestar en cualquier sitio que esté arriesgaba ayer el concejal de Playas, Daniel Martín, al recordar el episodio. La policía está investigando cómo se inició el fuego, que no sólo tiene todos los signos de haber sido intencional, sino que aparece como la expresión de cierta xenofobia que ya se adivinaba cuando las embarcaciones se habían acumulado por decenas en el muelle de Los Cristianos, punto a donde se llevan una vez rescatadas. Hoy, las barquillas ya no están en el depósito ni flotan en el puerto, porque se las destruye a poco de llegar, en un extremo del muelle, donde la montaña de maderas que resulta de ello ya alcanza varios metros de altura. Mientras un museo de Santa Cruz de Tenerife se plantea la posibilidad de exponer un cayuco en una de sus salas, la Universidad de Verano de La Laguna tendrá a tres de ellos en sus aulas, como eje de un curso en el que se debatirá la problemática de la inmigración.