Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 3 6 2006 Nacional EL DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA GUERRA INTERNA EN EL PSE 17 Rosa Díez, a Maite Pagaza Tendremos que organizar otra vez la resistencia La eurodiputada presentó ayer su último libro, Porque tengo hijos b Rosa Díez cree que en la situación del País Vasco hay culpables y hay responsables. Los culpables son los terroristas, pero los responsables son los nacionalistas BLANCA TORQUEMADA MADRID. Porque tengo hijos es el título del último libro (que no versa sobre pediatría, sino sobre higiene moral y política) editado por Adhara, de Rosa Díez, que lo presentó ayer en Madrid y con el que sedujo al auditorio con calidez, con fibra ética y con verdad. No con su verdad, sino con la verdad. Miró a Maite Pagaza y le dijo: Tenemos que ir organizando otra vez la resistencia, ¿no? Maite sonrió tímidamente. Ella ya se había desfogado el día anterior, cuando acusó a Zapatero de vulnerar el armazón legal del Estado de Derecho, empezando por el artículo 1 de la Constitución, por lo que su presencia en el acto tenía un significado especial después de ese duro alegato. Siempre ha sido amiga de Rosa, pero ayer lo era aún más. Ella y todos los socialistas que quisieron acompañar a la eurodiputada en el pabellón Carmen Martín Gaite de la Feria del Libro, como el ex ministro Juan Manuel Eguiagaray o su compañero Alejandro Cercas. También la Yo considero a María San Gil uno de los míos, y creo que también ella a mí No queremos la paz de Azcoitia, donde el asesino es homenajeado por el Ayuntamiento y la víctima tiene que vivir agazapada cobardes los partidarios de olvidar, de relativizarlo todo... Estima que lo sustancial de Porque tengo hijos es que nos recuerda lo que hicimos bien, como el Pacto por las Libertades y la Ley de Partidos, que impedía, por ejemplo, que se nos sentaran en los escaños de al lado individuos que por estar en el Parlamento tenían acceso a todos nuestros datos, a saber dónde vivíamos cuando éramos objetivos de ETA Otra cosa bien hecha: Los movimientos cívicos. Ahora que se dice que la reunión con Batasuna será sólo para mirarles a los ojos. Nosotros ya les hemos mirado a los ojos antes en las manifestaciones. Y ellos también miran a los ojos cuando asesinan. Lo hicieron con Joseba Pagaza Insistió también en dos rayas rojas La inocencia de las víctimas es intocable, pues en el País Vasco nos han pretendido explicar demasiadas veces por qué se había asesinado a una persona. Y la exigencia de justicia lo es igualmente. Quienes han cometido crímenes tienen que seguir siendo buscados y puestos a disposición de la Justicia. No queremos la paz de Azcoitia, donde el asesino es homenajeado por el Ayuntamiento y la víctima, que es concejal, tiene que vivir agazapada. No queremos esa paz ni esa sociedad Díez, junto a una reproducción de la portada de su obra Porque tengo hijos arropó el presidente del Foro de Ermua, Mikel Buesa. EFE Los tibios y los cobardes Tras la presentación de la obra, a cargo del escritor Jorge Martínez Reverte, reivindicó Díez un Partido Socialista por encima de la coyuntura de las ejecutivas pero no se ancló en el con- dicionamiento de su militancia, porque la cohesión de los demócratas sigue siendo el valor absoluto: Yo considero a María San Gil uno de los míos, y creo que también ella a mí Por eso recordó que en la situación de falta de libertad que cientos de miles de personas padecen en el País Vasco hay culpables y hay responsables. Los culpables son los terroristas, pero los responsables son los nacionalistas Además, enumeró, están los tibios los que dicen esta buena gente vasca, cómo puede ser que ocurra esto... y los JAIME GARCÍA Mercromina sobre el escaño de Zapatero MADRID. Alejandro Campoy, profesor de Secundaria y miembro de la plataforma Hazteoir. org protagonizó ayer un incidente en el Congreso al colocar en el escaño de Rodríguez Zapatero una fotografía de Miguel Ángel Blanco y unas rosas blancas sobre las que roció un bote de mercromina. Inmediatamente, fue detenido por la Policía. Campoy, de 42 años, aprovechó las jornadas de Puertas Abiertas que está celebrando la Cámara Baja para acceder al hemiciclo y mostrar así su protesta por la negociación con ETA.