Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 SÁBADO 3 6 2006 ABC Nacional Rajoy da por roto el Pacto Antiterrorista por el engaño de Zapatero a los españoles El presidente del PP desmonta la estrategia envolvente de Moncloa de la oposición acusa al presidente de deslealtad y le reprocha que exija al PP que no rompa mientras quiere sentarse al mismo tiempo con Batasuna MAYTE ALCARAZ MANUEL ERICE MADRID. Del blanco al negro y del negro al blanco. En sólo dos jornadas de debate sobre el estado de la Nación- -pendiente sólo de la tercera y última sesión que debatirá y votará el martes las propuestas de resolución- el presidente del PP, Mariano Rajoy, ha pasado de la derrota en la tribuna parlamentaria, que sondeos como el de Metroscopia para ABC atribuían al arrinconamiento en el debate de la polémica negociación con ETA, a la resurrección política, en detrimento de un Zapatero triunfador aunque por pocas horas. Ayudado por el precipitado visto bueno del líder socialista a la reunión del PSE con Batasuna para frenar el amago de plante al juez Grande- Marlaska, Rajoy ha acabado desmontando la estrategia envolvente del presidente de obligarle a mantener, pese a todo, su hilo de apoyo. El doble apaciguamiento al que aspiraba Zapatero, de los proetarras y del líder de la oposición, se ha desbordado por el lado de Rajoy, quien ayer en Tarragona dio por roto el Pacto Antiterrorista, por culpa del PSOE, y proclamó que el presidente del Gobierno ha cedido al chantaje de ETA, ha sido desleal con los españoles y los ha engañado b El líder Cruce las líneas rojas El líder del PP, sacando paradójico partido al formato del debate que había criticado, podrá presentarse el martes en el Congreso con una propuesta de resolución que, además de negar todo precio político a los contactos con ETA, formaliza por escrito el anuncio que hizo en ABC el pasado jueves: Si el PSE y Batasuna se reúnen, que Zapatero no cuente conmigo: rompo El PP, empujado por el que consideran flagrante cruce de una de las líneas rojas del consenso, vuelve a hacer de la polémica negociación con ETA el eje de su oposición. Fue la decisión de templar ánimos con el Gobierno en el asunto más espinoso la que le costó al propio líder popular quedarse prácticamente solo ante su núcleo duro, abiertamente contrario a tender puentes de entendimiento con Zapatero, dada la afrenta que podía representar para el electorado y para las víctimas un simple viraje de milímetros. Ejemplo del tira y afloja interno es la afirmación que hizo a este periódico uno de sus más destacados dirigentes, presente en la reunión de maitines que Rajoy celebra con sus más cercanos: Ha sido inflexible en su deseo de no dinamitar el apoyo al Gobierno a las primeras de cambio Después de algunas semanas de altibajos por la llamada verificación de la tregua, protagonizadas por los ataques de kale borroka de Barañáin (Navarra) y Guecho (Vizcaya) y los asaltos con pintura roja a sedes del PNV y el PSE, el inopinado anuncio del jefe del Ejecutivo en Baracaldo, el domingo 21 de mayo, de iniciar en junio el diálogo con la banda, previa comunicación a los partidos no sólo llevó a Rajoy a sentirse engañado por no haber recibido información previa pese a encontrarse ambos el día anterior en Moncloa. También aportó munición a los menos flexibles de su partido, que volvieron a cuestionarle su aval a Moncloa. Rajoy se vio impelido al día siguiente a mostrarle su alarma al presidente del Gobierno en una conversación telefónica de conciliación que partió de Zapatero. Pero la decisión del jefe del Gobierno de hacer ese anuncio tenía su motivación en Gara que, con una entrevista a ETA, echaba agua fría y desdibujaba la hoja de ruta de Moncloa. Que nadie piense que la izquierda abertzale va a aceptar mansamente el actual marco sin ningún cambio político remarcaban los dirigentes, cambiándole el paso al Gobierno. Tanto, que uno de sus miembros se sorprendía en declaraciones a ABC de la virulencia de la entrevista y no ocultaba el desconocimiento previo de Moncloa. Desde aquella primera traición según los populares, hasta el debate sobre el estado de la Nación de esta sema- El PP se plantea que Rajoy defienda su resolución MADRID. El Partido Popular se plantea la posibilidad de que sea Mariano Rajoy en persona, en vez de su portavoz, Eduardo Zaplana, quien defienda el próximo martes en el Congreso la propuesta de resolución sobre la negociación con ETA, decisión que se tomará el lunes según se desarrollen los acontecimientos. Zaplana destacó ayer al presentar el texto de la resolución del PP que el presidente del Gobierno debe decidir si sigue las imposiciones de los terroristas o prefiere mantener la unidad de los demócratas, de los que queremos combatir el terrorismo El portavoz popular insistió en que la decisión del Gobierno de reconocer a Batasuna como interlocutor rompe con la decisión del PP de apoyar al Gobierno porque ese apoyo no podía ser para pagar precio político alguno cuando, además, la coalición etarra ni siquiera ha condenado la violencia na, el cruce de declaraciones entre populares y socialistas se fue endureciendo: los primeros, para exigir que no haya negociación política con ETA los segundos, para descartarlo de plano y seguir pidiendo a Rajoy el apoyo que a su juicio no mostraban los demás dirigentes del PP. En el Congreso, el pasado martes, el líder popular vino a ratificar lo que se había anunciado días antes. Su mínima alusión a la polémica sobre la nego- Patxi López conversa con Eguiguren, ayer en el pleno del Parlamento Vasco ciación con ETA fue más decepcionante para muchos de sus acólitos que el conjunto de su intervención. Sin embargo, la coincidencia de la segunda jornada del debate con la citación de Otegi y otros siete batasunos ante el juez Grande- Marlaska, y, sobre todo, la tremenda presión de Batasuna para superar el horizonte penal de sus dirigentes, se convirtieron en el asidero de un Rajoy con reflejos. La misma noche del debate, el secretario general La resolución del PP sobre la negociación con ETA El Congreso de los Diputados: 1. Declara que no se puede pagar ningún precio político por el cese de la actividad terrorista y: a) Declara que el derecho de autodeterminación no tiene cabida en nuestro Derecho constitucional, fue explícitamente rechazado en el debate constituyente y carece de cualquier apoyo en el marco jurídico internacional y en las declaraciones internacionales, que limitan estrictamente la eventualidad de su ejercicio a la cancelación de situaciones de inequívoco carácter colonial. b) Manifiesta que cualquier política relativa a la Comunidad Foral de Navarra debe estar basada en los siguientes principios: -La alteración del actual estatus de Navarra sólo puede hacerse respetando la libre decisión del pueblo navarro y de sus instituciones representativas, de acuerdo con la Constitución y el Amejoramiento del Fuero. -La facultad de formalizar convenios de colaboración y acuerdos de cooperación entre Navarra y el País Vasco no podrá utilizarse para establecer entre ambas Comunidades un sistema de coordinación universal de sus respectivas facultades autonómicas mediante la creación de órganos de naturaleza confederal, ni de instituciones similares a las que se atribuyan facultades de representación política y poder de decisión sobre ambas Comunidades. Y recuerda la vigencia del artículo 145.1 de la Constitución española, que prohíbe cualquier federación entre Comunidades Autónomas. 2. Afirma que el Estado de Derecho no puede estar en tregua, y que al Poder Judicial, al Ministerio Fiscal y a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, corresponde hacer valer la plena vigencia del mismo. Asimismo, recuerda que Batasuna es una organización ilegal y terrorista y declara que no cabe iniciar ningún diálogo político ni constituir Mesa alguna para dar respuesta política a las exigencias de los terroristas. 3. Expresa su reconocimiento a las víctimas del terrorismo, que son quienes más directamente han sufrido las consecuencias del fanatismo terrorista, y manifiesta la necesidad de que reciban el reconocimiento y la atención de la sociedad española. 4. Manifiesta que el cese definitivo de cualquier actividad delictiva y la desaparición de la banda terrorista ETA deben ser condiciones necesarias y previas a otra iniciativa