Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 3 6 2006 Opinión 7 TRIBUNA ABIERTA POR ANDRÉS DE LA OLIVA SANTOS LA INDISIMULABLE INANIDAD DEL PRESIDENTE Los resultados del escarnio del Estado de Derecho de que se extienda la idea de que las palabras no significan nada y de que la autoridad considere normal la negociación con terroristas son hipotecas que conducen a la ruina N O hace falta militar en el Partido Popular ni simpatizar con sus actuales dirigentes para comprender que algo anda rematadamente mal cuando, estando en curso un denominado proceso de paz relativo al terrorismo de ETA, llega el debate sobre el Estado de la Nación en el Congreso de los Diputados, que avaló ese proceso y el presidente del Gobierno apenas habla de los contactos y conversaciones encaminados al cese de la violencia de la banda terrorista y al futuro desarrollo de la política en el País Vasco. Este silencio en el Parlamento ha contrastado con una catarata de declaraciones sobre el mencionado asunto, fuera del Parlamento, nada más terminar el susodicho debate Y una de dos: o el presidente del Gobierno y parte de la bien llamada clase política han decidido, entre las posibles reformas en profundidad emprender la de una máxima devaluación de la democracia parlamentaria o, sencillamente, piensan que los ciudadanos carecen de un cerebro sustancialmente distinto del de las ovejas. Si se tratase de esto último- -llevo años diciéndolo públicamente: que los políticos tienden a tomar por tontos a los peatones democráticos- se explicarían perfectamente tanto los silencios parlamentarios como las verborreas extraparlamentarias, con sus patentes contradicciones en cuestión de horas. Las ovejas, habiendo pasto, estarán pastando y, a lo sumo, balando. Gusten más o menos la vigente Ley de Partidos y la sentencia firme del Tribunal Supremo, ilegalizadora de Herri Batasuna, han de respetarse y cumplirse por elemental exigencia del Estado social y democrático de Derecho. Eso se vino a decir, con acierto, por altos cargos del partido en el poder, al descartar futuras reuniones de dirigentes socialistas con otros de HB. Pero poco después han dicho lo contrario: que dirigentes del Partido Socialista se reunirán con los de HB, naturalmente, no en cuanto personas para tomar unas copas, sino en cuanto tales dirigentes políticos. El señor Rajoy, que, en sede parlamentaria, no quiso o no supo generar un debate y, antes que nada, reclamar una información precisa sobre el denominado proceso de paz ha puesto el grito en el cielo, anunciando una ruptura. Entonces, el presidente del Gobierno, como si esa ruptura le importase algo, se ha apresurado a aclarar lo siguiente: 1 Que si el máximo dirigente de los socialistas vascos se reúne con dirigentes de HB, eso no es diálogo ni negociación política sino una reunión para que la izquierda abertzale acepte la legalidad y rechace la violencia 2 Que todos debemos comportarnos con naturalidad meditación y sosiego ante esa reunión del señor Patxi López con los dirigentes de HB, porque así lo merece la hoja de servicios a la democracia del Partido Socialista de Euskadi. ÁNGEL CÓRDOBA 3 Que hemos de tener, todos, un poco de perspectiva 4 Que lo importante y lo que hay que juzgar son los hechos, no las palabras Desde el comienzo de su actuación parlamentaria, me he tomado en serio el pensamiento conocido del señor Zapatero, en vez de tratarle despectiva o desdeñosamente. He leído con sosiego sus palabras, que han sido objeto de mi meditación. Y he afrontado con naturalidad no entenderle a la primera y, por supuesto, no compartir bastante de lo que entendía. Desde estas bases, me parecen convenientes algunas consideraciones. 1 Una reunión encaminada a que un grupo político ilegal rechace la violencia y acepte la legalidad tiene un innegable contenido político. Si los reunidos no hablan, no dialogan, sino que unos instan a los otros, sin más, a no que no se aterrorice ni se incurra en ilegalidades, la reunión es innecesaria y sería suficiente un papel. 2 La histórica hoja de servicios a la democracia del PSE no legitima un acto futuro que desprecie lo legislado y lo juzgado. Y, puesto que el señor Zapatero se ha referido a esa hoja de servicios añadiré que los más meritorios los han protagonizado, además de los socialistas vascos asesinados por ETA, personas como Nicolás Redondo Terreros o Rosa Díez, contrarios a la negociación con ETA y al diálogo con HB. 3 Acerca del pensamiento del señor Zapatero resulta decisiva su tajante contraposición entre los hechos y las palabras A riesgo de que se me considere injustamente enemigo del señor presidente, la conclusión a que obliga esa contraposición es que este presidente del Gobierno adolece de una inanidad intelectual indisimulable, casi espectacular. Porque cuando alguien habla para pedir que no se juzguen las palabras, no sólo parece no advertir que está aconsejando que nadie le haga caso y que nunca más se le escuche o lea, sino que desconoce que decir palabras es un hecho. Cuando el presidente del Gobierno dice palabras protagoniza un hecho político relevante, que se juzga y se valora según las palabras de que se compone. 4 Si lo que ha querido decir el Sr. Zapatero es júzguenme por los resultados hemos de pensar que el señor Zapatero sugiere que las actuaciones previas a los resultados (cuando los haya) están exentas de crítica. Pero eso es tan inaceptable como remitirse al juicio de la Historia y rechazar cualquier otro. La buena intención de lograr unos buenos resultados no hace necesariamente buenos todos los hechos y actuaciones intermedias. Entre otras razones, porque esos hechos y actuaciones intermedias también generan sus propios resultados Y los resultados del escarnio del Estado de Derecho, de que se extienda la idea de que las palabras no significan nada y de que la autoridad considere natural y normal la negociación con terroristas, son resultados indeseables, precios impagables, hipotecas que conducen a la ruina. Pero para ver esto hace falta, claro es, alguna perspectiva Catedrático REVISTA DE PRENSA POR JUAN PEDRO QUIÑONERO RUPTURAS, RIESGOS, FACTORÍAS Europa y América se preguntan cuál es el perímetro de unos problemas cuyo calado va mucho más allá de las fronteras nacionales. En Buenos Aires, La Nación titula: El diálogo con ETA amenaza con provocar una crisis política La Nación parece temer las consecuencias de tal crisis: Máximo desencuentro ruptura de difícil retorno En París, Le Monde describe una situación política nacional muy negra: Antes de comenzar, el diálogo con ETA tropieza con sus primeras dificultades proceso tortuoso decisiones poco populares no se puede descartar la eventualidad de un fracaso contratiempo para el Gobierno En Londres, el Times publica un largo y matizado informe, afirmando que las tensiones nacionalistas y ultranacionalistas, en España y otros puntos calientes de Europa (Balcanes, etcétera) convierten en un rompecabezas la arquitectura política de toda Europa. El recurso retórico de los contratiempos también es utilizado en otros frentes. En Burdeos, Sud Ouest titula: Zapatero, en apuros Y agrega: La decisión senegalesa, denunciando el comportamiento de Madrid en el terreno de la inmigración, es un fracaso diplomático para el Gobierno español Frankfurt Allgemeine Zeitung (FAZ) publica un editorial muy agridulce, comentando la falta de entendimiento y solidaridad entre Berlín y Madrid en materia de inmigración. ¿Quién comenzóantes? FAZcompara sin justificar las legalizaciones masivas sin consultar con los aliados europeos y la decisión alemana de no comprometerse activamente en la crisis subsahariana actual. La Deutsche Welle ha llegado a hablar de tensión entre los ministros de Interior. Mitteldeutsche Zeitung hablade la irritación de la Unión Europea contra España. En Londres, el Economist consagra una columna Charlemagne a esos problemas, afirmando que, en verdad y a su modo de ver, Europa no se está tomando muy en serio el problema de fondo En el terreno económico, dos advertencias. En Dusseldorf, Handelsblatt subraya unas declaraciones de Thomas Mayer, economista de la Deutsche Bank, afirmando que la economía española necesita medidas urgentes para frenar las tensiones que pesan contra el euro. En París, el Herald Tribune publica una crónica inquietante sobre el futuro de las factorías automovilísticas instaladas en España, afirmando: España y Portugal parecen los países más vulnerables a posibles cierres de factorías, que pudieran trasladarse al este de Europa