Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 2 6 2006 99 Deportes Pernía se incorpora a España y Luis ensalza sus virtudes La FIFA aceptó la baja médica de Del Horno, que se marchó ayer JULIÁN ÁVILA VALENCIA. El sonido del teléfono rompió la tranquilidad de la madrugada en casa de los Pernía en Buenos Aires. El hispano- argentino saltó como un resorte de la cama y a ciegas logró descolgarlo. Esperaba la llamada, pero no controló el sobresalto. Una voz en nombre de la Federación le reclamaba para incorporarse de manera inmediata a la concentración de la selección. Despertó en un pis pas con la noticia soñada y se puso firme cuando el propio Luis Aragonés le justificó la convocatoria porque la FIFA había autorizado la baja de Asier del Horno y se podía incorporar otro jugador. La conversación fue breve porque no había nada más que hablar en ese momento. Sin perder tiempo, Pernía puso en marcha el plan de viaje que tenía diseñado y preparado desde hace varios días, cuando ABC le comunicó la posibilidad de acudir al Mundial porque un compañero se había lesionado. Su vida se aceleró. Una ducha, la maleta, el billete y al aeropuerto para coger el primer avión hacia Madrid. Después de diez horas de vuelo estaba previsto que aterrizase en Barajas la pasada madrugada y que después cogiese otro avión para Valencia. Se le esperaba en La Calderona a las nueve y media de la mañana de hoy, con el tiempo justo para subirse al autobús y viajar hasta Elche, donde la selección juega mañana frente a Egipto. Todos estos días prefirió mantenerse en el anonimato por si la marea que- Baldasano rechaza unirse con Calderón y tendrá en su Junta a un representante de las peñas del Madrid El seleccionador ha pedido al vestuario que lo reciban como se les recibió a ellos en su primera convocatoria daba en agua de borrajas. Ayer ya habló en Argentina: Lamentablemente, mi entrada en la selección ha sido por la lesión de un compañero. No es la mejor manera, pero el fútbol tiene estas cosas, unas veces te trata bien y otras, mal También tuvo que salir al ruedo Luis. Fue para lidiar su incorporación cuando antes había comentado que si había algún lesionado en el costado izquierdo de la defensa sería llamado Capdevila. Justificó este cambio con un discurso sosegado y concienzudo: Lo traigo porque considero que es lo mejor para la manera de jugar que tiene la selección. Antes nunca había estado con nosotros, pero tenemos amigos comunes. Lo que dije en su día se ha sacado de contexto. Nuestros laterales tienen que ser largos por el sistema de juego. Quizá Capdevila sea mejor defensor, pero Pernía encaja mejor en las necesidades del equipo, sobre todo en ataque. Tengo que ser justo con mi conciencia. Y creo que es lo mejor para la selección. Es listo, sube bien por sorpresa, tira faltas, hace goles y no le va a costar adaptarse Después de una semana de ecografías, consultas médicas, papeleo en la FIFA... el culebrón Pernía llega a su fin. Se le preguntó a Luis si se podrían haber acortado los plazos: Las prisas no me gustan. Se gana tiempo haciendo las cosas a su tiempo. Y creo que hemos ganado tiempo Ha dado explicaciones al capitán y al resto con un mensaje: Pernía respeta tremendamente los códigos del vestuario. Pediré al vestuario que lo acepte como se les aceptó a ellos la primera vez que vinieron Del Horno no está satisfecho con la decisión de Luis, a quien critica en privado AFP REACCIONES Míchel Salgado Nosotros no lo decidimos. No sólo debemos aceptarlo, sino apoyarlo. Jugamos para España. Es el momento en el que todos debemos unirnos Antonio López A Pernía lo recibiremos con los brazos abiertos. Es un compañero más que viene a pelear por un puesto Sergio Ramos No hay ningún problema con los nacionalizados. Aquí todo el mundo que defiende los colores de la selección española es bien recibido Adiós lánguido y mudo del lateral del Chelsea J. Á. VALENCIA. Desde que Del Horno se lesionó en Las Rozas el miércoles de la semana pasada, se encontró abandonado por la suerte y abocado a la marcha. Y la idea lo atormentaba. Mucho más cada día que pasaba y los médicos presentaban un cuadro negativo. La estancia en la concentración era irrespirable a pesar del apoyo que le ofrecían los compañeros. Los periodistas intentaron conocer sus reflexiones, pero no fue posible cazar más allá de un tópico. Estoy bien, estoy bien Se repitió hasta la saciedad el lateral en cada encuentro con la prensa. La imagen lo decía todo. Estaba hundido por su mala suerte, dolido por la urgencia del cuerpo técnico y cabreado por la impotencia de verse fuera de un Mundial en la antesala. Su calvario tomó forma hace unos días, cuando el seleccionador, después de la enésima prueba, le comunicó que solicitarían a la FIFA su baja para que se incorporase otro compañero. Había una pequeña puerta abierta. Un diagnóstico contrario del Comité Médico del Comité Organizador del Mundial. No fue así. Ayer se desayunó con la mala noticia e intentó digerirla leyendo un libro en la terraza de su habitación. Un fax había certificado su baja y el alta de Mariano Pernía. Se dejó ver por última vez camino del comedor, todavía con la ropa oficial de España en la concentración. Escoltado por la jefa de prensa, no dejó ningún tipo de valoración en público. Sí lo hizo en privado, con sus allegados, y no con buenas palabras para el seleccionador. Luis, por su parte, sí habló: Está bien dentro de lo que cabe. Hemos hablado suficientemente. Sabe que debe estar contento porque las cosas podrían haber sido peores Tercera adiós en la antesala A las cuatro de la tarde abandonó el cuartel general con destino a Bilbao. En vaqueros, con ropa informal y mudo. Dijo adiós con la mano con un gesto de derrota vestido de desánimo. Del Horno entraba a formar parte de la leyenda negra española en la antesala de los campeonatos: en el Mundial de Japón y Corea de 2002, Camacho tuvo que sustituir a Cañizares porque se seccionó un tendón del pie con un frasco de colonia, y en la Eurocopa de Portugal, Iñaki Sáez tuvo que prescindir de Míchel Salgado por un problema muscular. Del Horno se ha quejado en su entorno de la falta de sensibilidad del cuerpo técnico