Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 Espectáculos VIERNES 2 6 2006 ABC VIERNES DE ESTRENO Paul Auster, galardonado anteayer con el premio Príncipe de Asturias de las Letras, mantiene desde hace años un intenso idilio con el cine: como guionista primero, y más tarde como director. Estos días rueda en Portugal su nueva película El azar: la música de Paul Auster TEXTO: E. RODRÍGUEZ MARCHANTE Una vez que le puso música al azar, Paul Auster se permitió mantener durante años con el cine una relación basada en lo puramente fortuito. Más o menos hasta que de chiripa se mezclaron sus órbitas con las del cineasta Wayne Wang, y lo circunstancial se convirtió en esencial. Antes de eso, es cierto, en 1993, se dio la circunstancia de que el director Philip Haas, un raro, decidió hacer una adaptación de La música del azar pero eso se nos queda previo al choque de esos dos mundos. En fin, todo empezó cuando un director chino muy neoyorquino, Wayne Wang, leyó por suerte El cuento de Navidad de Auggie Wren Y allí encontró la semilla de una película que se titularía Smoke probablemente ya un título básico en la historia del cine independiente de todo, salvo del vicio de fumar... Pero Smoke necesitaba para arder convenientemente otro golpe más de los hados: que el propio Paul Auster se involucrara en el proyecto y firmara el guión, un magnífico bordado de casualidades protagonizadas por Harvey Keitel, William Hurt, Stockard Channing y ese actor deslumbrante llamado Forest Whitaker... Pues todavía debió de quedar algún hilo suelto (hilo o hebra, tratándose de tabaco) y Paul Auster encontró en el ambiente de esa película una voluta en la que enredarse: dirigió Blue in the face junto al propio Wayne Wang, íntimamente ligada a Smoke e igual que ésta todo un canto al interior perlado y aromático de un estanco... En realidad, Blue in the face es un apéndice de Smoke rodado en un estanco de Brooklyn... Aunque también es una película umbilicalmente unida a la modernidad más insolente a través de la presencia de tipos como Jim Jarmusch, Lou Reed, el propio Harvey Keitel (que interpreta al originario Auggie Wren del cuento navideño de Auster y croupier de la mesa de ese estanco por el que pasan tantas fortunas e infortunios) Bueno, a estas alturas, Paul Auster podría haber dado por hechas y concluidas sus relaciones íntimas con el cine a mediados de la década anterior (todo esto transcurre entre 1993 y 1996) pero la fortuna, el destino, la ventura o el albur intervienen poderosamente para que Paul Auster no deje pasar el fin de siglo sin ponerle otro remate a su nuevo traje de hombre de cine: escribe y dirige Lulu on the bridge Lulu on the bridge tiene unas diminutas pero férreas ligaduras con la habitual música del azar de Auster; se trata, naturalmente, de un cuento impregnado de casualidades y de almas perdedoras. El saxofonista Izzy Maurer Harvey Keitel y Billy Bob Thornton, en una escena de Blue in the face (siempre Harvey Keitel) se encuentra con una bala perdida; esta bala le atraviesa un pulmón, o lo que es lo mismo, el ventilador para que vuele su música. Es el azar quien le quita la música, pero ese mismo azar le trae el amor: se encuentra un número de teléfono en una servilleta perdida... y al otro lado del hilo está Mira Sorvino: un pulmón por Mira Sorvino tal vez no sea un precio excesivo. El éxito de Auster con Lulu on the ABC La vida interior de Martin Frost BELÉN RODRIGO CORRESPONSAL LISBOA. El 8 de mayo Paul Auster comenzó en Portugal el rodaje de La vida interior de Martin Frost una comedia inspirada en un episodio de su novela El libro de las ilusiones El escritor ha elegido una finca situada en Azenhas do Mar (alrededores de Sintra) como escenario principal de su trabajo. El rodaje estará concluido el día 9 de junio y Auster espera tener listo el filme a finales de año. El protagonista, Martin Frost, es el inglés David Thewlis, y completan el reparto Irene Jacob, Michael Imper y su hija Sophie Auster. A los cuatro actores hay que sumar un equipo técnico de una veintena de personas. El argumento: un Paul Auster exitoso escritor decide irse a descansar a una casa de campo tras publicar su última novela y la primera mañana descubre en su cama a una misteriosa mujer de la cual se enamora profundamente. Martin encuentra así a la musa que le permite escribir su mejor novela, pero le queda por descubrir si se trata de una musa verdadera o de un producto de su imaginación. bridge no le obligó, por fortuna, a abandonar la literatura. Aún le quedaron fuerzas para emprender otro proyecto junto a Wayne Wang, y colaboró en el guión de El centro del mundo junto a él y Miranda July... Y con todo este panorama cinematográfico, se llega al último clavo que sujeta a Paul Auster al cine. Un clavo completamente distinto, pero igual de azaroso. Se titula La vida interior de Martin Frost y existe gracias a varios golpes de viento. Una paradoja: el guión precedió a la novela El libro de las ilusiones en que se ha basado finalmente el guión. El primer borrador de la historia de Martin Frost fue un esbozo de guión para un mediometraje; de ahí arrancó El libro de las ilusiones y de él, posteriormente, la película que está a punto de terminar. Un doble misterio: la produce el portugués Paulo Branco, un pterodáctilo del cine independiente europeo, siempre detrás de las películas de, por ejemplo, Manoel de Oliveira y con el que, misteriosamente, acaba de romper Cómo han coincidido Auster y Branco: sin duda, por azar. Una conclusión: si el talento de Paul Auster resiste el cambio de aires (Brooklyn por Sintra, y lo indie por Paulo Branco) no será, seguro, fruto mero del azar.