Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 2 6 2006 Sociedad 53 Ciencia La sonda Hayabusa revela que el Itokawa es del mismo tipo de asteroides que formaron la Tierra La misión japonesa regresará en 2010 transportando fragmentos de la roca espacial b Los primeros análisis muestran Un motor revolucionario Hayabusa está equipado con motores iónicos, que funcionan a partir de gas xenon ionizado y proveen a la nave de energía suficiente para largos viajes. Muchos piensan que el futuro de la exploración espacial depende del desarrollo de este tipo de propulsores. Otra importante novedad es el Sistema Autónomo de Navegación, que ha permitido a la sonda acercarse a pocos metros del asteroide Itokawa sin necesidad de ser guiado desde tierra. Sus instrumentos científicos más importantes son un espectrómetro de Infrarrojos y un telescopio guiado por cámaras y detectores de luz que es capaz de seleccionar de forma autónoma los objetivos de la nave en todo momento. La nave está equipada también con un pequeño robot, capaz de moverse por la superficie del asteroide. Cuando regrese a la Tierra, una cápsula se separará del asteroide llevando a tierra su preciada carga. ción de estos esquivos objetos. El Itokawa fue seleccionado como objetivo de esta delicada misión en parte porque se trata de uno de los tipos más corrientes de asteroide y cualquier conocimiento que se obtenga de él puede ser inmediatamente aplicado a muchas otras rocas similares. Algunas de las imágenes enviadas por la sonda, en las que se puede ver su propia imagen, demuestran lo cerca que estuvo Hayabusa de su objetivo. que el asteroide, que se encuentra a 500 millones de kilómetros, está principalmente compuesto por olivina y piroxeno JOSÉ MANUEL NIEVES MADRID. Es un fragmento de un planeta perdido y está hecho de los mismos materiales que los meteoritos que bombardearon la Tierra nada más formarse, hace casi cinco mil millones de años. O por lo menos eso es lo que creen los autores de uno de los cinco trabajos que la revista Science dedica hoy a los primeros análisis del asteroide Itokawa, una roca espacial de seiscientos metros que se mueve alrededor del Sol a poco más de quinientos millones de kilómetros de la Tierra y que es el principal objetivo de la sonda Hayabusa lanzada en 2003 por la agencia espacial de Japón. Los componentes del asteroide, principalmente olivina y piroxeno revelarán, según los científicos responsables de la misión, preciosos datos inéditos sobre los lejanos tiempos de la formación de nuestro Sistema Solar. La nave, que ha sufrido ya toda clase de complicaciones, entre ellas la pérdida de contacto por radio durante varios meses, se ha acercado ya en dos ocasiones al asteroide, rozándolo durante pocos segundos con el objeto de recoger muestras que después traerá a la Tierra para su análisis completo. El regreso de Hayabusa inicialmente previsto para 2007, ha tenido que ser retrasado hasta 2010. Cuando vuelva a casa, la sonda japonesa se desprenderá de un contenedor que, junto al valioso material que transporta, caerá en la región central de Australia. La sonda Hayabusa consiguió acercarse a pocos metros de su objetivo Jaxa El asteroide Itokawa, fotografiado a 7 km de altitud Science Una misión accidentada Los primeros problemas de la sonda Hayabusa se produjeron en 2003, poco después de su lanzamiento, cuando una tormenta solar dañó sus acumuladores y redujo drásticamente su capacidad para almacenar energía eléctrica. Este hecho, además, supuso una deficiencia en el funcionamiento de su revolucionario motor iónico, cuya prueba era, además, una de las principales tareas de la misión. Desde noviembre de 2005 a enero de 2006, el control de tierra perdió todo contacto con la nave. Durante los meses de abril y mayo, los técnicos han realizado una serie de comprobaciones y maniobras con el objeto de garantizar el buen funcionamiento y posición de la nave para la maniobra de regreso. Dos de sus cuatro motores parecen funcionar correctamente y un tercero se dejará en reserva por si se produjera algún imprevisto. Según los técnicos, Hayabusa debería ser capaz de realizar el viaje solo con dos. Imágenes y datos Mientras llega ese momento, los científicos se han dedicado, desde el pasado mes de enero, a estudiar las imágenes y los datos recogidos por sus instrumentos durante las dos incursiones al asteroide, que llevaron a Hayabusa (halcón en japonés) a pocos metros de su superficie. Los asteroides son reliquias de nuestro primitivo sistema solar y contienen información crítica sobre sus primeras fases de evolución se explica en Science Algunos de ellos son los ladrillos primitivos de los que está hecha la Tierra Los resultados facilitados hasta ahora por la misión japonesa abren las puertas, según los autores de los trabajos, a una nueva etapa en la investiga- Ilustración de la nave, durante su misión