Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad VIERNES 2 6 2006 ABC El Gobierno da marcha atrás y no amnistiará los pozos ilegales b Ésta era una petición de los Los ayuntamientos podrán prohibir el tráfico si se supera el límite de polución La ley de Calidad del Aire obliga a las autonomías a ejercer mayor control b Se recoge la posibilidad de crear un mercado de emisiones con las sustancias contaminantes, aunque el Gobierno no cree que haya que ponerlo en marcha a corto plazo ARACELI ACOSTA MADRID. El Gobierno está preparando una nueva ley de Calidad del Aire y Protección de la Atmósfera que obligará a las comunidades autónomas y a los ayuntamientos a tomar medidas que garanticen una buena calidad del aire. Estas medidas correctoras incluirán en caso de que se superen unos determinados límites de contaminación la supresión del tráfico automovilístico. Así se recoge en el anteproyecto de ley que la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, presentará hoy a los responsables de las comunidades autónomas en el marco de la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente, que hasta mañana se celebra en Tenerife. Y es que, según explicó el secretario general para la Prevención de la Contaminación y el Cambio Climático, Arturo Gonzalo Aizpiri, en casi todas las grandes ciudades españolas (las que superan los 500.000 habitantes) hay problemas para cumplir con los niveles de calidad del aire fijados en la directiva europea para óxidos de nitrógeno y partículas o compuestos volátiles. Y es más, los planes de calidad del aire hasta el momento aprobados por algunos municipios o autonomías son muy insatisfactorios según Gonzalo Aizpiri. Tanto es así que hoy en día no hay ningún Plan de calidad del aire que se merezca el nombre Así las cosas, el anteproyecto que ha elaborado el Ministerio de Medio Ambiente se articula en dos ejes. Por un lado, se ha elaborado un régimen de actividades potencialmente contaminantes, de las que dependiendo de lo que contaminen, serán objeto de autorización o sólo deberán notificarlo al órga- ecologistas, que veían en la reforma de la Ley de Aguas una vía para regularizar los 500.000 aprovechamientos ilegales que existen A. ACOSTA MADRID. Finalmente, las aguas han vuelto a su cauce y el Ministerio de Medio Ambiente no regularizará los más de 500.000 aprovechamientos o pozos ilegales que se calcula existen en nuestro país, tal y como se recogía en el borrador de ley de modificación del texto refundido de la Ley de Aguas en materia de aguas subterráneas. Así lo confirmó ayer el propio director general del Agua del Ministerio de Medio Ambiente, Jaime Palop, para quien no sirve de nada legalizar los pozos si la situación es de sobreexplotación Por tanto, lo que se hará, en caso de acuíferos sobrexplotados, será reducir las dotaciones, comprar derechos de uso de agua, expropiar o desenganchar al acuífero de determinados tipos de cultivos altamente consumidores de aguas. En algunos casos, dijo, habrá que hacerlo todo y puso como ejemplo el Alto Guadiana. Ésta era precisamente una de las reclamaciones de los grupos ecologistas, que veían en esta reforma de la Ley de Aguas una manera de regularizar los aprovechamientos ilegales en nuestro país. Otras peticiones ecologistas, que no han sido atendidas, se referían a las funciones que se otorgan a las Comunidades de Usuarios, como elaborar el informe para la concesión de agua y llevar a cabo el control de los contadores de los distintos usuarios, algo que los ecologistas consideraban que no ayudaba a superar el secretismo en torno a las aguas subterráneas. Sin embargo, Palop considera que es bueno que usuarios y organismos de cuenca compartan responsabilidades. El tráfico es una de las principales fuentes de contaminación del aire no ambiental competente para iniciar su actividad. Este listado de actividades permitirá elaborar un inventario nacional de emisiones para que en un año se fijen unos valores límites de emisión para esas actividades. Es decir, se trata de controlar la emisión en la fuente. Además, la ley faculta al Gobierno para limitar las emisiones de determinados equipos y maquinaria, por ejemplo, los vehículos podrían tener limitaciones en función de su cilindrada, según explicó Gonzalo Aizpiri. EFE Los desarrollos residenciales se ajustarán a los mapas de ruido El Real Decreto por el que se desarrolla parcialmente la Ley del Ruido- -aprobada por el anterior Gobierno, en 2003- -también será presentado por la ministra en la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente. Esta ley- -que divide el territorio humanizado en áreas acústicas en función del uso del suelo (residencial, industrial, sanitario, etc) -obliga a comunidades autónomas y ayuntamientos a planificar su urbanismo según estos mapas del ruido. Así, no se podrán planificar a partir de ahora nuevos desarrollos residenciales en una zona con elevado nivel de ruido, por ejemplo, una vía de alta densidad de tráfico. Sin embargo, el hecho de que los planes urbanísticos ya aprobados son a largo plazo, llevó al secretario general para la Prevención de la Contaminación y el Cambio Climático a reconocer que estos planes tendrán una utilidad limitada Asimismo, las viviendas deberán estar diseñadas para no superar determinados niveles de ruido en su interior, por lo que los criterios que fija este reglamento están siendo incorporados al Código Técnico de la Edificación que ultima el Ministerio de Vivienda. Zonificación por contaminación Por otro lado, se establece un sistema de garantía de la calidad del aire en el territorio que obliga a comunidades autónomas y municipios a medir eficazmente la concentración de contaminantes en el aire. Para ello, cada comunidad autónoma debe dividir su territorio en zonas según los diferentes niveles de contaminación, identificando las que superen los niveles permitidos, y además tener en cuenta esa zonificación en la elaboración y aprobación de los planes urbanísticos y de ordenación del territorio. Cuando esos niveles no se cumplan las comunidades autónomas y los ayuntamientos deberán elaborar un plan de mejora de calidad del aire, donde se fijarán las medidas de control o supresión de aquellas actividades que sean significativas en la situación de riesgo, incluyendo el tráfico automovilístico. Asimismo, el nuevo texto recoge la posibilidad de crear un sistema de derechos de emisión para algunos de los 14 contaminantes que controla esta ley, y que son distintos al CO 2. Sin embargo, Gonzalo Aizpiri indicó que al menos a corto plazo no es intención del Gobierno ponerlo en marcha.