Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional VIERNES 2 6 2006 ABC El nombramiento de la primera Fiscal General, Monika Harms, último broche de la feminización del sistema, tras el Ministerio de Justicia y la Cancillería Alemania hace justicia a la mujer TEXTO: RAMIRO VILLAPADIERNA, CORRESPONSAL Hillary Clinton durante su intervención en la convención demócrata de Buffalo REUTERS Hillary Clinton lanza la campaña para su reelección en el Senado Su discurso en la convención de Buffalo se asemejó al de un candidato a la Presidencia MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Nadie le disputa la candidatura dentro de su partido, e incluso en la oposición dos republicanos se enfrentarán en septiembre para ser su rival, lo que arruina las posibilidades de cualquiera de los dos. Aún así, Hillary Clinton lanzó el miércoles su campaña con la fabulosa suma de 41 millones de dólares y y un discurso más propio de un candidato a la Presidencia que de una reelección senatorial. Cuatrocientos delegados del Partido Demócrata la vitorearon mientras ella agarraba la mano de su sonriente esposo, el expresidente Bill Clinton, al que agradeció haber sido su inspiración, mentor y compañero Necesitamos una nueva dirección exhortó. No hablaba del Estado por el que se presenta a las elecciones senatoriales en noviembre próximo, sino de Estados Unidos. Como no se refirió a la depauperada situación de Buffalo, la ciudad elegida para la convención estatal, sino a la guerra de Irak, el huracán Katrina y los errores de un Gobierno desconectado de la realidad, que desestima todos los hechos que no le convienen y que está más preocupado en decir Misión Cumplida que en cumplir la misión. Para la senadora Clinton, garantizar su asiento por otro mandato será un paseo decía The New York Ti- mes, pero su reto es otro. La exprimera dama es una figura polarizadora que despierta suspicacias incluso en su partido. De hecho, el 57 por ciento de los demócratas del Estado que la reelige, Nueva York, ve difícil que pueda ganar unas elecciones presidenciales, y el 30 por ciento cree que ni siquiera debe intentarlo. Arrancar votos Su campaña en los próximos tendrá como objetivo no sólo superar el 55 por ciento de los votos obtenidos en el año 2000, sino arrancarlos de entre los votantes conservadores para demostrar a los suyos que puede obtener suficiente apoyo bipartidista como para ganar la Casa Blanca. O sea, probar que las encuestas se equivocan. Según éstas, los demócratas ganarían hoy las elecciones presidenciales por un 19 por ciento, pero cuando se le pone cara a los candidatos, Clinton pierde frente al senador republicano de Arizona John McCain por hasta 11 puntos. Por eso el vídeo de presentación de 18 minutos que proyectó el miércoles hace hincapié en cómo la abogada y exprimera dama llevó la contraria a todos sus enemigos alzándose con el sillón senatorial de Nueva York cuando éstos daban por ganador al hoy completamente olvidado Rick Lazio. BERLÍN. Directa y rigurosa hasta el descaro, conservadora y liberal, no se pierde en legalismos: sabe cuándo tomar partido la nueva y primera Fiscal General de Alemania, es apenas la última conquista de la mujer en la judicatura, tras el Ministerio de Justicia y la propia Cancillería. Las juristas siguen tomando la Justicia alemana y acaban de poner con Monika Harms su bandera más alta en la propia Fiscalía General Federal. La magistrada de 59 años parecía destinada al Tribunal Constitucional, que ya presidió Jutta Limbach de 1994 a 2002, pero Harms había dicho sin ambages que prefería la Fiscalía General, uno de los últimos reductos sin ninguna mujer entre los 25 juristas del equipo. Sustituye a un Kay Nehm marcado por las presiones del Gobierno rojo- verde tras el 11 de septiembre. Harms había dicho ya hace 19 años, al ser nombrada para la Corte Federal de Justicia (BGH) que creía ser un ejemplo de que las mujeres pueden llegar a las más altas instancias Hoy, además de la propia ministra de Justicia Brigitte Zypries, son 6 de los 17 tribunales superiores regionales los presididos por una mujer togada. Pero el pronóstico de Harms pareció confirmarlo Angela Merkel cuando se empeñó y, contra todo pronóstico, logró ser la primera mujer canciller de Alemania en el pasado otoño. La más célebre feminista local, Alice Schwarzer, quiso ver una señal de que las cosas cambiaban en un país de mujeres, si largo tiempo emancipadas, tendentes en cambio a refugiarse en la casa: su número en consejos de administración de empresas que cotizan es sólo de un 4 por ciento. Pese a las grandes ayudas a la mujer y a la familia (ahora de 1.800 euros al mes por niño) comprobadamente éstas no suelen ser bien dirigidas o utilizadas y, de hecho, un 43 por ciento de las mujeres con nivel académico terminan no teniendo nunca hijos- -máxime entre las que se dedican a la política y las artistas- -mientras más de la mitad de las que sí los tienen no retornan ya nunca a un trabajo. Son mujeres un tercio de las parlamentarias federales, frente a un 10 por ciento hace 25 años, pero la mujer en la empresa suele ganar un 23 por ciento menos que su colega varón, una tendencia en Monika Harms AFP El único pero que le han puesto es que, con casi 60 años de edad, sólo podrá estar cinco en el puesto aumento, al contrario que en la UE. No se esconde tras legalismos ni se anda con chiquitas y en Karlsruhe, sede de los principales órganos judiciales, saben que no se presta a los demasiado frecuentes arreglos extrajudiciales, son demoledores para la Justicia. Pese a su claridad de ideas no es, según sus colegas, una juez estrella y buena prueba ha dejado de su disposición a trabajar en equipo. Como berlinesa evacuada durante el bloqueo, ingresó en la CDU cuando Willy Brandt lanzó la Ostpolitik, considerándolo entreguista. En uno de sus primeros procesos en el supremo, Harms firmó la condena por homicidio contra Egon Krenz, el último jefe de la RDA y del partido socialista (SED, y recientemente ha revisado el proceso por el sangriento atentado libio contra la discoteca Labelle de Berlín. Pese a su adscripción política, tan no ha sido mujer de partido que fue propuesta para el supremo por un político del SPD; es experta en fiscalidad, ha estudiado a fondo el terrorismo y la extrema derecha, y ha criticado al Ministerio por escasez de recursos, al Constitucional por su torre de marfil y a la propia reunificación por no trasladar a Leipzig- -al antiguo Tribunal del Reich- -los altos tribunales civiles y penales de Karlsruhe. Sus colegas atestan de su capacidad para la dureza del nuevo empleo y de su disposición para levantar la voz cuando lo vea necesario: por ejemplo, no cree que guerra o cruzada sean conceptos jurídicos. El único pero ha venido porque, con casi 60 años, sólo podrá estar cinco- -frente a los 12 de su antecesor- -en el puesto, algo atípico aquí donde los nombramientos profesionales no cambian a resultas de cada elección.