Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 2 6 2006 Nacional 15 EL DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA La Fiscalía rebaja a 61 los 136 años de prisión que pedía para ocho etarras Recababan información sobre objetivos y guardaban armas y explosivos b Los procesados se conformaron con la nueva solicitud con la condición de que el fiscal pidiera la menor de las penas establecida en la horquilla de cada delito N. V. MADRID. La Fiscalía de la Audiencia Nacional rebajó ayer su inicial petición de 136 a 61 años de cárcel para ocho miembros o colaboradores de cinco comandos de ETA que se dedicaban a recabar información sobre posibles objetivos terroristas. El Ministerio Público modificó su escrito de calificación provisional de conformidad con los procesados, que acordaron reconocer los hechos a cambio de que la Fiscalía solicitara por cada delito la pena mínima. ETA y suministro de explosivos; Aizeti Fernández, 5 años por colaboración con la organización terrorista: Ekain Rodríguez Gochicoa, 5 años; Aritz Lasa Mendiaraz, 3 años y medio de cárcel; Jon Minteguiaga Oyarbide, 5 años; Arkaitz Melchor Hoces, 2 años, y Ohiana Lizaso, 5 años por colaboración con ETA. Además, la defensa de Aritz Lasa solicitó al tribunal la inmediata puesta en libertad de su cliente, en la cárcel desde su detención en septiembre de 2002. Lasa se enfrenta ahora a tres años y medio de cárcel, condena que ya habría cumplido (e incluso superado en tres meses) en prisión preventiva. Visita de Otegi Según el escrito elaborado por la Fiscalía, los acusados entregaron informaciones a la banda terrorista relativa a funcionarios de Policía, así como de miembros del PSOE y del PP, socios de la Fundación para la Libertad y de dos empresas. Además, algunos de los procesados habían ocultado armas y explosivos en sus respectivos domicilios. El juicio se celebró coincidiendo con las comparecencias de ocho dirigentes de Batasuna ante el juez Grande- Marlaska, entre ellos Arnaldo Otegi, que aprovechó su visita a la Audiencia Nacional para saludar a los familiares de los acusados antes del inicio del juicio. La principal, diez años menos En el caso de la principal procesada en esta causa, Oihana Baquedano, esta rebaja se ha traducido en una petición fiscal de 18 en vez de 28 años de cárcel. Los etarras estaban acusados en concreto de pertenencia o colaboración con banda armada, tenencia de armas y explosivos y falsificación de documento oficial. Los beneficiados por la generosidad de la Fiscalía (las conformidades no suelen ser habituales con penas tan altas) han sido Joaquín Errasti, para quien piden 17 años por pertenencia a Detenidos en Francia dos terroristas armados que la Policía vincula con el aparato de extorsión de ETA ABC MADRID. La Policía francesa detuvo ayer en Burdeos al etarra Zigor Merodio, antiguo colaborador del comando Vizcaya que tras huir a Francia en 1996 estuvo de enlace entre la dirección etarra y los taldes de reserva y del que sospecha que en la actualidad estaba encuadrado en el aparato de extorsión Gezi Incluso no se descarta que fuera el sustituto de Soledad Iparraguirre, Anboto en este cometido. Junto a él fue arrestada una mujer que podría ser Ana López Monge. reclamada por pertenencia banda armada. Se les intervino una pistola cargada que estaba dentro de una mochila y documentos de identidad falsos. Los dos criminales, a bordo de una furgoneta Renault Kangoo, fueron in- terceptados en un control de seguridad ciudadana. Hicieron caso omiso a las indicaciones y rebasaron el dispositivo, por lo que los policías salieron en su persecución. Tras recorrer algunas calles, la furgoneta chocó contra un camión, no obstante sus dos ocupantes continuaron la fuga hasta llegar a una calle sin salida. Primero fue detenido Merodio, que se identificó como etarra, y poco después fue capturada la mujer, que podría ser Ana López Monge, que en septiembre de 2002 huyó después de la muerte de Hodei Galarraga y Egoitz Gurrutxaga, al estallar la bomba que llevaban en un automóvil. En Moulinet (Francia) la Policía recuperó un coche calcinado que fue robado por ETA el 7 de noviembre de 2005.