Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 1 6 2006 59 Cultura y espectáculos PAUL AUSTER Escritor Doy lo mejor de mí cada vez que escribo una página y no me someto al entorno SINTRA. Paul Auster se encontraba ayer rodando en Azenhas do Mar (Sintra) su segundo trabajo cinematográfico, La vida interior de Martin Frost Cuando preparaba las primeras tomas del día, su productora, Diana Coelho, entró con una gran sonrisa en su rostro para darle la enhorabuena: había sido premiado con el premio Príncipe de Asturias de las Letras. Cinco minutos de celebraciones y vuelta al trabajo, los festejos se aplazaron para la noche, con una cena en la playa con todo el equipo de rodaje para conmemorar el premio y despedir a Michael, uno de los actores. Entre toma y toma, Paul Auster fue atendiendo a los medios de comunicación que se acercaron hasta el local. Ha sido un día duro, no por el premio, sino por el rodaje; el cine necesita mucha entrega Contento y satisfecho con la distinción, el autor de novelas como Trilogía de Nueva York o Brooklyn Follies tuvo una jornada de trabajo sin desatender sus compromisos profesionales. ¿Cuáles han sido las sensaciones al conocer la noticia del galardón? -He recibido la noticia por mi productora, Diana, que ha entrado en el plató cuando estábamos realizando las primeras tomas del día. Y lo ha hecho con una gran sonrisa y dándome la enhorabuena. Ha sido un momento muy bonito y emocionante. ¿Esperaba el premio? -En absoluto, ni sabía que estaba nominado, me he quedado muy sorprendido. Yo no esperaba este premio, porque cuando escribo, lo hago simplemente por placer y no para ganar premios. Y, si un día, ese reconocimiento nos llega, es algo por lo cual nos sentimos muy honrados. Sobre todo por tratarse de una distinción que reconoce toda tu trayectoria profesional y no sólo un libro. -El jurado ha premiado su trabajo por considerar que representa una renovación literaria lograda al unir lo mejor de las tradiciones norteamericana y europea. ¿Está de acuerdo? -Mi trabajo es simplemente humano. Que sea americano, europeo... para mí no dice mucho. Las cosas que cuento suceden en los EE. UU. porque es donde vivo, pero son historias de personas. ¿Cuál considera que es su mayor contribución a la literatura? -No lo sé, yo doy lo mejor de mí cada vez que escribo una página y no me someto al entorno. Habito en mí y no en los otros. -Es un escritor muy querido por El escritor norteamericano recibió la noticia del Príncipe de Asturias de las Letras en Portugal, donde se encuentra rodando su segunda película, La vida interior de Martin Frost TEXTO: BELÉN RODRIGO CORRESPONSAL EN LISBOA FOTO: EFE Auster, ayer durante un descanso en el rodaje de la película que filma en Portugal El jurado subraya su renovación literaria y haber logrado atraer a jóvenes lectores Un jurado, presidido por Víctor García de la Concha, premió ayer en Oviedo con el Príncipe de Asturias de las Letras a Paul Auster por la renovación literaria que ha llevado a cabo al unir lo mejor de las tradiciones norteamericana y europea, innovar el relato cinematográfico e incorporar a la literatura algunas de sus aportaciones. Con su exploración de nuevos ámbitos de la realidad, ha conseguido Auster atraer a jóvenes lectores, al dar un testimonio estéticamente muy valioso de los problemas individuales y colectivos de nuestro tiempo El Príncipe de Asturias, como presidente de Honor de la Fundación que otorga los premios que llevan su nombre, envió al escritor un telegrama de felicitación. En el telegrama Don Felipe expresa a Auster su más profunda felicitación y la de la Princesa de Asturias. los jóvenes. ¿Siente alguna responsabilidad por ello? -Tengo la responsabilidad con mi trabajo y debo intentar llegar a la honestidad en cada palabra que escribo, ésa es mi verdadera responsabilidad. ¿Cuál es la relación que existe entre usted y los lectores? -Yo no pienso nunca en ellos. Yo pienso en alguien, pero no sé quién es. ¿Cuándo tendremos su próximo trabajo? -Terminé Viajes por mi escritorio a finales de noviembre y creo que en los EE. UU. llegará en febrero de 2007. Es una novela diferente a la última, muy extraña y corta. Surgió de la nada, no como las otras, que rondan por mi cabeza. ¿Se ha olvidado de la poesía? -No, pero ya no escribo poemas, sólo para ocasiones especiales, en cumpleaños, bodas, muy divertidos, para hacer reír a mis amigos y la familia. ¿Puede elegir entre la literatura y el cine? -Antes que nada yo soy escritor, es mi actividad central, pero adoro también el cine. Tenía algunas historias que no podían ser novelas y por eso he decidido hacer esta película. Son dos formas totalmente diferentes de contar historias y en eso hay un desafío que me atrae mucho como creador. ¿Le divierte más escribir o ser director de cine? -Yo no puedo estar haciendo siempre cine, pero me viene muy bien salir de mi cuarto de vez en cuando y trabajar con personas, es un acto colectivo, y adoro todo lo que lo envuelve. ¿Cómo es la experiencia de trabajar con su hija? -Maravillosa, no es la primera vez que trabajo con ella en el cine. Confío plenamente en ella. ¿Va a seguir su trayectoria profesional en el cine? -No hago previsiones, ya se verá. La vida puede ser muy larga o muy corta. De momento, tengo mucho trabajo en la producción de esta película, por lo menos hasta finales de año. Queda encontrar la música, sonido, imágenes... Son muchas cosas para que la película esté lista a tiempo. ¿Le veremos alguna vez delante de las cámaras? -No, no (risas) soy muy malo. ¿Qué le parece la obra de los otros dos finalistas? -Son dos grandes escritores y ha sido sorprendente para mí recibir yo el premio. Es curioso, Philip y yo hemos nacido en la misma ciudad.