Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 1 6 2006 53 Sociedad La bandera azul ondeará este verano en una de cada siete playas españolas Sólo una de cada diez madres trabajadoras deja a su marido al cuidado de los hijos Por el contrario, uno de cada dos varones confía a su esposa la atención de los niños b Según el Instituto Nacional de Estadística, más de la mitad de los trabajadores tienen opción a variar el inicio o el final de la jornada laboral por razones familiares M. J. PÉREZ- BARCO R. BARROSO MADRID. Por mucho que se persiga la igualdad entre sexos, en España el cuidado de los hijos sigue siendo responsabilidad y tarea casi exclusiva de la mujer. Así lo revela el Instituto Nacional de Estadística (INE) a través del módulo de conciliación laboral y familiar de la Encuesta de Población Activa (EPA) Según esos datos, la mitad de los padres que trabajan confía la atención de sus pequeños a su esposa. Ocurre más en Extremadura, Castilla- La Mancha y Andalucía. Y menos en Navarra y el País Vasco. Por el contrario, sólo el 11,7 de las mujeres trabajadoras tienen a su marido para realizar esa tarea, es decir, una de cada diez madres ocupadas. Claro que a medida que la edad de los progenitores avanza, la pareja se encarga más de los niños. La desigualdad en siete horas y media A pesar de los esfuerzos y promesas por conciliar vida laboral y familiar, la realidad sigue haciendo honor a los tópicos: los hombres dedican más tiempo al trabajo remunerado y a la formación, mientras que las mujeres emplean más horas diarias al trabajo doméstico. Una situación que, a pesar de producirse en la mayoría de los países de la Unión Europea, en España alcanza las mayores cotas de desigualdad, según se desprende de los datos aportados por el informe España 2006. Una interpretación de su realidad social de la Fundación Encuentro. Así, en nuestro país la carga global de trabajo (remunerado más no remunerado) es de 49 horas y 7 minutos semanales para las mujeres y de 42 horas y 37 minutos para los hombres. Es decir, que, como promedio, las mujeres trabajan una hora más al día que los hombres. Entre los datos del INE destaca que muy pocos progenitores (11,5 piden días de permiso en el trabajo para cuidar de sus pequeños cuando llegan las vacaciones escolares, cierran las guarderías o la persona cuidadora de los niños se encuentra de vacaciones. Y de nuevo, son más las madres trabajadoras que los hombres las que se ven obligadas a ello para hacer frente a esas situaciones especiales. Sin embargo, existe otra opción al alcance de la mano para atender a la fa- ¿Quién se encarga de los hijos de padres trabajadores? 0 10 20 30 40 50 60 Porcentajes 20,74 34,86 17,92 25,78 TOTAL 16,56 50,13 12,54 20,10 VARONES 27,07 11,70 26,09 MUJERES 34,40 Servicios especializados El cónyuge Familiares No utiliza asistencia Ayuda ajena Pero en esa gran responsabilidad intervienen otros protagonistas. De hecho, cuatro de cada diez trabajadores (38,6 se ven obligados a acudir a personas ajenas para que los menores estén atendidos. Es la segunda opción a la que se acogen las parejas. Suelen ser servicios especializados (20 como las guarderías, y otras veces familiares, vecinos y amigos (17 En total, son 2,4 millones de españoles los que se encuentran en esa situación. No obstante, hay un tercer grupo de padres trabajadores que se enfrentan solos a esa tarea, ya que el 25,8 no usa asistencia alguna. Se incluyen también vecinos y amigos sin que exista una contraprestación económica por dicha atención. Se consideran los hijos propios o de la pareja de 14 o menos años que viven en el hogar. FUENTE: Instituto Nacional de Estadística milia: la flexibilidad de horarios. Más de la mitad de los trabajadores tienen la opción de variar el inicio o la finalización de su jornada laboral por esa razón. Aunque hay un 22 que no disfruta de esta posibilidad. Sobre ellas también recae el cuidado de las personas dependientes. Lo asumen casi un 10 de los trabajadores, es decir, 2,8 millones de españoles. De ellos, la mitad son mujeres. Muchos (18 se quejan de que la falta de servicios para atender a quienes no pueden valerse por sí mismos, o el encarecimiento de éstos, les impide trabajar en muchas ocasiones o dedicar más horas a una ocupación remunerada. Ante este panorama, la secretaria de Estado de Servicios Sociales, Familia y Discapacidad, Amparo Valcarce, advirtió que las medidas legales por sí solas no cambian los comportamientos sociales e insistió en que lo deseable es compartir el cuidado, crianza, educación y formación de los hijos entre hombres y mujeres.