Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 1 6 2006 Madrid 39 La paciente del doctor Senderowicz murió intoxicada por la anestesia, dice el forense El perito que practicó la autopsia acusa al médico de ocultar datos b Las dosis excesivas afectaron al Teatro escolar Peral entrega los premios en castellano e inglés M. D. El consejero de Educación, Luis Peral, clausuró ayer en la Real Escuela Superior de Arte Dramático, la XIII edición del Certamen de Teatro Escolar con la entrega de los premios a los mejores montajes teatrales en lenguas castellana e inglesa, que han recaído, respectivamente, en el IES Clara Campoamor, de Móstoles, por La República de los sueños prohibidos y en el colegio Rufino Blanco, de Madrid, por The magic pot sistema nervioso de Déborah y pararon su corazón. Si la clínica hubiera tenido medios para asistirla estaría viva según los peritos SARAH ALLER MADRID. A Déborah Catalán no le mató una reacción alérgica, ni una supuesta desidia de los servicios de emergencia. Lo que le quitó la vida fue la elevadísima dosis de anestesia que le administró el doctor Gerardo Raúl Senderowicz, el médico argentino que iba a practicarle esa tarde una operación de estética y para el que se piden 4 años de cárcel y 6 de inhabilitación. Así lo expuso ayer el forense que realizó su autopsia y varios de los peritos que asistieron a la tercera jornada de juicio que se sigue contra el médico argentino y su ayudante, la médico María Victoria Bonné. Ni los toxicólogos, ni los anestesistas, ni el especialista en cirugía plástica que compareció encontraron justificación alguna a la actuación de Senderowicz. La anestesia que administró Déborah Catalán TELEMADRID fue una peligrosa mezcla de dos sustancias casi idénticas- -lidocaína y mepivacaína- -que intoxicaron el sistema nervioso central de Déborah, le hicieron convulsionar y pararon su corazón. Los peritos lo tienen claro. Con ese cuadro clínico, pero en un centro con medios adecuados, Déborah podría estar viva El doctor Senderowicz lo escuchó todo. Cinco horas largas mordiéndose las uñas en una esquina de la sala. Oyó hablar de burrada farmacológica -al preparar las soluciones de semana en semana- -de ocultación de datos -por aplicar anestésicos y no trasladárselo al forense- -y de desconocimiento total de los pilares médicos en los que se basa una anestesia. Los peritos que propuso su defensa trataron de convencer a la sala de que lo que se llevó a Déborah fue una reacción alérgica En su piel, sin embargo, no hay ni rastro de choque anafiláctico. Lo que sí quedó tatuado en sus muslos y en su vientre fueron las marcas que Senderowicz- -sin licencia ni título homologado- -trazó para intervenirla. Esos dibujos, dicen los peritos, son propios de una liposucción, igual que el tipo de anestesia empleada y que la máquina hallada en su clínica. La mesoterapia de la que habla el acusado no encaja- -dicen- -en el puzzle. Ese tratamiento menor, empleado para reducir grasa, no requiere de tatuajes, ni de anestesia, ni genera orificios en la piel. Para uno de los peritos, la cuestión es verde y con asas Prevención de riesgos El SUP critica los riesgos laborales de la Policía ABC. El Sindicato Unificado de Policía (SUP) celebra estos días en Madrid sus II Jornadas de Prevención de Riesgos Laborales, inauguradas por el secretario de Estado para la Seguridad, Antonio Camacho. La UE condenó a España por no incluir a los policías en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Por ello, el SUP exige que se acabe de una vez por todas con situaciones lamentables que se vive en las dependencias policiales de Madrid, como las propias comisarías, los fallos y la escasez de los vehículos y vestuario, y las largas jornadas.