Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional JUEVES 1 6 2006 ABC EL REFERÉNDUM SOBRE EL ESTATUTO CATALÁN Maragall arremete contra Zapatero en el arranque de la campaña del Estatuto Las instituciones tienen pocas esperanzas de que la participación en el referéndum supere el 50 que Zapatero pactó con CiU porque estaba atrapado por las encuestas y necesitaba distanciarse del nacionalismo radical de ERC Á. MARÍN M. J. CAÑIZARES BARCELONA. Veinticuatro horas antes de comenzar la campaña del referédum del Estatuto, Pasqual Maragall evidenció que está más solo que nunca durante su comparecencia en el Parlamento autonómico para dar cuenta de la remodelación de su gobierno tras el cese de los consejeros de ERC. El mandatario catalán se enrocó en su decisión de convocar las elecciones para finales de año y no antes, pese al clamor del resto de líderes políticos para que no alarge más la agonía de un ejecutivo catalán en minoría y la amenaza de CiU de presentar una moción de censura. El pacto entre el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente de CiU, Artur Mas, sobre el Estatuto centró las intervenciones de los líderes catalanes, ya que la mayoría le atribuye el principio del final del tripartito y el adelanto electoral. Tras calificar el acuerdo de positivo, pero intrascendente Maragall justificó que Zapatero pactara con Mas porque estaba atrapado por las encuestas y necesitaba distanciarse del nacionalismo radical (ERC) En Madrid confunden Cataluña con el nacionalismo moderado (CiU) reiteró tras apuntar que o cambiamos España un poco o no iremos bien En su turno de palabra, Mas acusó a Maragall de inventarse películas poliédricas sobre el acuerdo porque, según dijo, el presidente del Gobierno llamó a la federación nacionalista por ser la primera fuerza política en Cataluña e imprescindible políticamente en Madrid. El líder de CiU resaltó que el Gobierno se encuentra en la UCI por culpa de sus decisiones que perjudican a Cataluña. b Pasqual Maragall asegura dencia de la Generalitat y a la independencia de Cataluña El presidente del PP catalán, Josep Piqué, por su parte, le recordó el fracaso estrepitoso del tripartito y le consideró el máximo responsable, junto al PSC, de la fractura y división política en Cataluña. Antes de un Estatuto, lo que necesitamos es un nuevo gobierno sentenció. El riesgo de volver de Roma En este ambiente hostil contra su persona y sus decisiones de gobierno, el portavoz del PSC, Miquel Iceta, colmó de elogios a Maragall por echar a ERC de su ejecutivo más allá de los costes personales y políticos de su decisión y, en un discurso que sonó a despedida, le agradeció que asumiera el riesgo de volver de Roma para encabezar la candidatura socialista a la Generalitat en 1999. El propio Maragall recordó al PSC, con el fin de que tomara buena nota, que él ha sido el único líder socialista que ha derrotado a todos los candida- Maragall intervino ayer en el Parlamento catalán YOLANDA CARDO Iceta alaba al president en un discurso que sonó a despedida, y Maragall le recuerda sus éxitos electorales sobre CiU tos de CiU- -Ramon Trias Fargas, Josep Maria Cullell y Miquel Roca, en la alcaldía de Barcelona; y Jordi Pujol y Artur Mas, en la Generalitat- -con los que se ha enfrentado a lo largo de su carrera política. Valía la pena volver de Roma concluyó sin dar ni una pista sobre su decisión de optar o no a la reelección. Miedo a la abstención El futuro de Maragall depende en gran medida de los resultados del referéndum del 18 de junio. Entre las muchas peculiaridades de esta cita se encuentra el relevante papel que tendrá la abstención pues, tal como confirmó la Junta Electoral Central, en este caso se trata de una opción electoral más, por lo que la llamada a la participación que ha hecho el Gobierno catalán a través de su campaña institucional carece de la supuesta neutralidad que PSC, CiU e ICV, partidarios del sí defienden. Son precisamente estos defensores del nuevo Estatuto los que insisten en alentar el voto de los catalanes, que en anteriores consultas populares han sido poco dados a acudir a las urnas. Y es que estas formaciones son conscientes de que los ciudadanos juzgarán a sus líderes en función del porcentaje de participación, que se prevé bajo y que, por tanto, demostrará el escaso interés que el proyecto estatutario despierta a nivel social. Así lo reconocía ayer el presidente del Parlamento autonómico, Ernest Benach- -en su momento también lo hizo el propio Maragall- quien considera deseable que la participación en el referéndum oscile entre un 50 y un 60 porque, según advirtió, no se nos juzgará tanto por votar (Pasa a la página siguiente) Matar a quien lo resucitó El portavoz de ERC, Joan Ridao, aprovechó su intervención para acusar a Maragall de matar a quien lo resucitó al expulsar a su partido del ejecutivo catalán y le advirtió que con su decisión allanaba el camino a la sociovergencia en Cataluña. Usted y el PSC prefirieron salvar al PSOE que a ERC resaltó tras asegurar que el presidente catalán cayó en la trampa que le tendieron Mas y Zapatero. En su replica, Maragall acusó a algunos sectores de ERC de entrar en el tripartito para preparar su asalto a la presi-