Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 Economía MIÉRCOLES 31 5 2006 ABC Vodafone perdió 25.300 millones en su último ejercicio por la depreciación de sus activos M. P. MADRID. El gigante de telefonía móvil Vodafone registró en su último ejercicio, finalizado el pasado mes de marzo, unas pérdidas de 17.233 millones de libras (25.300 millones de euros) debido a la depreciación de sus activos comprados en los años 1999 y 2000 en cumplimiento de las nuevas normas contables. Esa cantidad supone la mayor pérdida de una empresa británica. Sin embargo, si se descartan las depreciaciones y se tiene en cuenta sólo el negocio operativo, el beneficio del grupo fue de 13.800 millones de euros, un 11,4 más que en el ejercicio precedente. Asimismo aumentó su clientela en 22 millones, hasta alcanzar los 170 millones en todo el mundo. En España, los ingresos por servicios ascendieron a 5.300 millones, con un 22 de incremento, y la cartera de clientes aumentó en más de dos millones, hasta los 13,52 millones, con una cuota de mercado del 30,5 mientras que por ingresos su cuota es del 32 según el consejero delegado de la operadora, Francisco Román. Respecto al recorte de empleos, Román señaló que lo único cierto es que se reducirán 400 en el Reino Unido, y que se acortarán los costes operativos externalizando áreas que no sean de servicios al cliente. No obstante, las personas de esas áreas tendrán que ser contratadas por las empresas externas que asuman ese trabajo. Fenosa recompra a la italiana Enel el 30 de su filial de renovables por 82 millones de euros J. G. N. MADRID. Unión Fenosa ejercitó ayer su opción de recompra del 30 de Unión Fenosa Renovables en manos de la italiana Enel, grupo que tenía el 80 de esa filial. Por lo tanto, ambas compañías tendrán a partir de ahora el 50 de Fenosa Renovables. La eléctrica madrileña desembolsará 81,8 millones de euros, de los que 66 millones corresponden a la compra, 5,8 millones a los intereses y 10 millones por la opción de compra. Esta operación estaba incluída en el acuerdo firmado a mediados de junio de 2003 entre Unión Fenosa y Enel, según el cual, el grupo italiano adquiría el 80 de la filial de renovables de la eléctrica española y el 50 del proyecto de la central de ciclo combinado de Palos de la Frontera (Huelva) Enel pagó entonces por todos estos activos 326,5 millones de euros. Ambas compañías han destacado las excelentes relaciones entre ambas y han afirmado que mantendrán la gestión conjunta y paritaria de Unión Fenosa Renovables. Esta filial ha ha incrementado en los tres últimos años un gran desarrollo, pasando de 381 MW instalados a 900 MW. La previsión es alcanzar los 1.600 MW en 2010. Enel, una de las compañías energéticas más importantes del mundo, cuenta con 17.000 MW renovables instalados en Italia, España e Hispanoamérica. Sede del grupo E. ON en la ciudad alemana de Dusseldorf EPA E. ON y RWE, inspeccionadas de nuevo por la CE por supuestas prácticas contra la competencia MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. Los dos gigantes energéticos alemanes, E. ON y RWE, recibieron el lunes y el martes la visita de los inspectores del Servicio de Competencia de la Comisión Europea. La razón de esta segunda visita (la primera se produjo a mediados de mayo) obedece, según el Ejecutivo comunitario, a las sospechas de que estas compañías podrían haber violado las reglas de competencia europeas mediante abusos de posición domintante o prácticas restrictivas para que otros operadores no puedan entrar en su mercado Esta nueva inspección, en la que los funcionarios comunitarios estuvieron acompañados de personal de los Servicios de Competencia alemanes, se produce, según Bruselas, como continua- ción de la realizada a mediados de mes, en la que además de estas dos empresas Bruselas inspeccionó a las principales compañías energéticas de Francia, Italia, Austria, y Hungría. No osbtante, el departamento que dirige la comisaria Neelie Kroes, explicó ayer que estas inspecciones sorpresa son un paso preliminar de cualquier investigación por sospechas de prácticas contrarias a la competencia, que no prejuzgan la culpabilidad de las compañías En cuanto al calendario previsto, la CE explicó ayer que no hay uno estricto, sino que la duración de las investigaciones depende de la complejidad de cada caso, la cooperación de los investigadores así como del ejercicio del derecho a la defensa.