Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 Cultura MIÉRCOLES 31 5 2006 ABC Mucho ruido y poco picante en el estreno europeo de Red Hot Chili Peppers b La banda californiana abrió ano- Una ventana a la intimidad de Marilyn Se expone en Barcelona la colección más grande dedicada a la actriz b La muestra recoge objetos, trajes, intimidades y piezas que han ido reuniendo a lo largo de los años los coleccionistas catalanes Maite Mínguez y Lluís del Val che en el Palau Sant Jordi de Barcelona la gira europea de Stadium Arcadium con un concierto flojo, desangelado y decepcionante DAVID MORÁN BARCELONA. Lo anunció el babilónico Stadium Arcadium innecesario disco doble dominado por los temas menores, y lo confirmó anoche un concierto con el que los californianos Red Hot Chili Peppers volvieron a escorar su leyenda hacia un pasado que se antoja cada vez más lejano. Abrazados ciegamente a un presente creativo que hace aguas por doquier, los californianos llegaron al Palau Sant Jordi de Barcelona dispuestos a inaugurar su gira europea y el milagro del directo se desvaneció en cuanto sonaron las primeras notas de Can t Stop Salió el cuarteto al escenario y en seguida dio la sensación de que nada de aquello iba con ellos. Ni las 18.000 personas que habían agotada todas las entradas, ni la supuesta energía del directo, ni la razonable exigencia de un sonido inteligible... Nada. Fríos, desangelados y por momentos completamente descoordinados, los californianos desconcertaron al público con un volumen atronador que acabó por aniquilar las virtudes de Scar Tissue u Otherside Tampoco el repetorio, plagado de medios tiempos blandos y medianías como Charlie 21 st Century Snow (Hey Ho) ayudó a remontar el vuelo de un concierto que nació tocado y hundido por la desgana y la complacencia. Sólo al final, con unos bises lustrados por la presencia de Under The Bridge y Give It Away se apreció el reflejo de aquella banda que despachaba sabroso funk con carcasa metálica. Un pobre espejismo para una noche dominada por el piloto automático. Para olvidar. E. R. M. BARCELONA. Ya se tiene la certeza de que Marilyn Monroe posee algo inagotable y que no está sometido al roce ni a la perversión del tiempo. Cualquier cosa grande o menuda que tenga que ver con ella se convierte inevitablemente en el centro del universo... Y más centro aún si se trata de la exposición de la más grande colección privada que existe sobre ella, la rastreada y reunida por Maite Mínguez Ricart y Lluís de Val. Recuerdos, objetos, trajes, intimidades y piezas de un rompecabezas cuyo fin es el de componer una de las imágenes más hermosas, enigmáticas y dolorosas que ha dado Hollywood... Todo ello vertido en el magnífico recipiente del Palau Robert de Barcelona, junto a la imaginación del crítico cinematográfico Sergi Sánchez, que ha confeccionado un perfecto grumo de cinefilia, historia y sentido dramático para envolverlo. Rematado en un magnífico y lujoso libro que recorre esta Marilyn íntima escrito por el periodista Víctor Fernández y prologado por Paul Preston. Marilyn íntima es un perfecto reflejo de la muestra, y recoge visualmente la vida privada y pública de la actriz, con fotos de sus primeros años, muchas de ellas inéditas, de su infancia, adolescencia y sus primeros pasos antes de dejar de ser Norma Jean. Todo ello, aderezado con los textos de Víctor Fernández, en los que acerca al lector a cada una de las piezas, de los recuerdos, de los momentos, de las canciones y de las películas que forman el magnífico revoltillo de la exposición, y que el propio autor define en su introducción con una frase de Flaubert en la que considera que no son las perlas Una de las imágenes de Marilyn Monroe incluidas en la exposición ABC Tantos otros trajes, además del Chanel 5 La colección de Maite Mínguez Ricart y Lluís de Val consta de más de 200 piezas, entre vestidos, fotografías, objetos personales, desde los propios de tocador hasta diversas prendas íntimas. La colección empezó hace ya bastantes años, y con el vestido beige con que aparece en Cómo casarse con un millonario Pero fue en la gran subasta de Christie s en Nueva York, en 1999, cuando pudieron pujar y conseguir algunas de las piezas más valiosas las que hacen el collar, sino el hilo; y lo que siguen son las perlas que tienen a Marilyn como hilo Aunque ese maravilloso hilo quedó inmejorablemente atado por una vieja pero flamante definición de Truman Capote (recogida por Sergi Sánchez en su presentación de la muestra) en la que duda de que Marilyn sea actriz, al menos en la acepción tradicional: Lo que ella posee, esa presencia, luminosidad, esa inteligencia deslumbrante, se perdería en un escenario. Es tan frágil y delicada que sólo lo puede captar una cámara. Es como el vuelo de un colibrí: sólo una cámara puede expresar su poesía Es absurdo que lo diga, pero me da la impresión de que morirá joven Y dicho lo cual, todo quedaba dicho.