Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 31 5 2006 Madrid 49 Antonio López retocaba ayer por la mañana su última obra en la Asamblea, para actualizar hasta el último momento la vista de un Madrid siempre cambiante La Asamblea está de estreno y de enhorabuena, con la última obra de Antonio López ya en su pasillo principal. Con Madrid desde Vallecas el recinto parlamentario se abre a una ciudad cambiante, en pleno desarrollo Una ventana al viejo y nuevo Madrid TEXTO: M. CALLEJA FOTO: JAIME GARCÍA MADRID. La última obra de Antonio López, Madrid desde Vallecas ya está en la Asamblea, donde el pintor comenzó a darle ayer los últimos retoques antes de la presentación oficial que tendrá lugar mañana jueves. El cuadro, de 2,50 x 4,06 metros, abarca un horizonte de 27 kilómetros de Madrid, desde las Torres Kio por la derecha hasta las cumbres de Gredos por la izquierda, todo desde la perspectiva privilegiada de la Torre de Bomberos de Vallecas, que le ha servido al artista de Tomelloso como estudio durante los últimos nueve años, desde que el Parlamento regional le encargara esta obra en 1997, cuando su presidente era Juan Van Halen. En Madrid desde Vallecas se ve al fondo el Madrid más antiguo, que contrasta con los nuevos desarrollos de un barrio como Vallecas, que ha crecido de manera espectacular en los últimos años, y que ha llevado al artista a modificar su obra en numerosas ocasiones. La actualización ha sido permanente, hasta el punto de que todavía ayer estaba quitando del óleo unos contenedores de obras que ya no están en la calle. El Windsor, con grúas En el eje del cuadro está el Faro de la Moncloa. Se ve perfectamente la Torre Picasso y también el Windsor, pero con grúas, porque el incendio del famoso edificio de Azca se produjo en pleno proceso de creación del pintor, que ha optado por inmortalizar el rascacielos en el momento de la demolición controlada. El realismo espectacular de la obra se ve en cada detalle, en los balcones de los edificios, en las calles, en las nuevas construcciones de Vallecas y en algunas obras por la zona sur. Inclu- so en la barandilla de la torre de bomberos desde donde ha mirado Madrid en la última década, y que se sitúa en un primer plano a la derecha, aparece escrito el nombre de algún bombero, como el de Manuel Gallego. Así es en realidad y así se ha reproducido. Edificios emblemáticos de Madrid como el Palacio Real, la iglesia de Atocha, las torres de Colón, el edificio España y muchos otros forman parte de este paisaje de la capital visto desde Vallecas. Antonio López ha suavizado esa brumilla oscura que algunos días cubre el cielo y el horizonte de la capital para que puedan verse con claridad las montañas de la sierra. El cuadro ha ido creciendo como la ciudad. En un principio, el pintor empezó a trabajar sobre un bastidor de 2 x 2 metros, pero se le quedó pequeño y tuvo que añadir otros dos bastidores laterales y otro superior, hasta alcanzar la dimensión definitiva. Madrid desde Vallecas se colocará sobre una peana de 30 centímetros, de tono gris, para que pueda contemplarse a la altura de la visión del horizonte que tendría una persona de altura media. El lugar elegido es el pasillo principal de la Asamblea, justo al lado de una obra de Juan Genovés, La hora que anuncian los diarios un acrílico sobre tela de 2,90 x 3,20 metros. Antonio López tendrá la última palabra sobre el lugar exacto para su cuadro. La presidenta de la Asamblea, Concepción Dancausa, y el presidente de Caja Madrid- -que ha cedido en depósito la obra al Parlamento madrileño- Miguel Blesa, presentarán mañana el cuadro, que podría combinarse en el futuro con una escultura. El pintor aseguró que no ha olvidado el encargo.