Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Madrid MIÉRCOLES 31 5 2006 ABC SE DICE SE COMENTA LOS COBISTAS EXISTEN La irrupción en el mapa municipal del quinteto de botellistas hizo pensar a algunos- mejor dicho, malpensar- que Manolo Cobo se había quedado sin gas. Todo lo contrario como pudo verse en la reciente visita de Rajoy. Para información general cabe decir que ya se puede hablar, incluso, de los cobistas Se trata de un grupo de ediles conjurados para que a nadie se le ocurra aplicar la vendetta del tormentoso congreso regional donde el todavía mano derecha de Gallardón, jugador de mus él, se ofreció a poner la cara para que se la partieran. Aunque no son antagónicos, es cierto que a los cobistas se les ha escapado algún botellista MADRID AL DÍA ATENTOS AL VERANO Esperanza Aguirre parece haber convertido agosto en un mes ideal para desbrozar sus intenciones futuras en el partido. Bien se acordará de ello Pío García Escudero, que vio cómo en cuatro semanas se quedaba el pasado año sin la presidencia del PP madrileño. Por eso, la estrategia entonces aplicada se ha escrutado por si se repite este año con motivo de incorporar algunos candidatos polémicos al Ayuntamiento. Todo empieza por una filtración, luego siguen tres reacciones y en apenas dos semanas se da vuelta a la tortilla. Habida cuenta de que nadie duda de que la lista popular se va a vender cara, atentos a agosto. Incluso, a partir de julio. LOS LOBOS MANUEL MARÍA MESEGUER os lobos han bajado del monte y husmean por los barrios. En Moratalaz, por ejemplo, pero también en otros vecindarios se detecta el miedo de sus víctimas. Debe de ser consecuencia de algún principio de la Física, el que advierte que todo vacío tiende a ser ocupado inmediatamente. Cuando una banda mafioso- terrorista decide el adiós a las armas otras bandas mafiosas se apresuran a llenar su hueco en la cadena del terror. No es que hayan estado inactivas, pero la ausencia de una subraya la presencia de las otras que gozan con el miedo del hombre civilizado a un pasamontañas o un trabucazo. Los delincuentes cuentan con ello y con la débil resistencia al dolor que caracteriza a las sociedades acomodadas. Pero la psicosis de inseguridad, sobre todo en las urbanizaciones del conurbano madrileño, no es para tomarla a la ligera, ni para despacharla con el exabrupto de que quien quiera seguridad, que la compre De los 425.000 robos anuales en hogares que se contabilizan en España, cerca de 52.000 casos se producen en Madrid, que se encuentra a la cabeza en este tipo de asaltos. Como ha informado este periódico, las 1.144 urbanizaciones de la Sierra Norte y Nordeste, con 150.000 vecinos, apenas son vigiladas por 150 guardias civiles de los 3.000 que se reparten por la región. A ellos deben añadirse las policías locales y las brigadas especiales, las Bescam, aunque éstas se limitan a 34 municipios de más de 25.000 habitantes. Parece que a finales de 2006 habrá 2.000 agentes involucrados en el Proyecto de Seguridad de la Comunidad, a los que se unirán otros 500 en el 2007. Pero los numerosos municipios que se lucran de unos rentables conciertos urbanísticos deben ir haciendo un apartijo más que importante para mejorar la seguridad de sus vecinos. En muchos de ellos la Policía Local la nutren funcionarios dedicados al papeleo y las multas de tráfico más que al patrullaje de seguridad como si solamente la Guardia Civil tuviera que ocuparse de este menester. Habrá que mejorar la coordinación y la asignación de los recursos. Y si los alcaldes deben recurrir temporalmente a la seguridad privada, que lo hagan y la paguen del erario municipal hasta que las fuerzas de seguridad se hayan desplegado convenientemente por el territorio y dejen de existir vecindarios enrejados como monjas de clausura por el temor a los lobos. L