Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Internacional MIÉRCOLES 31 5 2006 ABC El Ejército israelí vuelve a Gaza nueve meses después de la evacuación Un comando especial hebreo mata a cuatro milicianos palestinos del Yihad en Beit Lahia se sucedieron por la Franja mediterránea y los campos de refugiados de Cisjordania, donde murieron otros tres combatientes palestinos JUAN CIERCO. CORRESPONSAL KEREM SHALOM. Después de un embarazo cuatro muertes. Después de nueve meses alejados de Gaza, una operación terrestre especial contra las células terroristas palestinas, encargadas del lanzamiento sin solución de continuidad de los cohetes artesanales Qassam desde el norte de la Franja mediterránea hacia el sur de Israel. Ayer, nueve meses después de la evacuación israelí de Gaza, lo que dura en definitiva un embarazo, miembros de una unidad especial del Ejército hebreo, camuflados entre las ruinas de lo que fue el asentamiento de Duguit, junto a Beit Lahia, pisaron de nuevo esa tierra nunca liberada del todo y neutralizaron a varios grupos del Yihad Islámico dispuestos a disparar sus cohetes. La operación, de alto riesgo, más para unos que para otros, se saldó con la muerte de cuatro milicianos, un quinto se hallaba en estado de muerte clínica. Un helicóptero israelí apoyó la acción. Los soldados hebreos volvieron sanos y salvos a su base, en la triple frontera entre Gaza, Egipto e Israel. b Los incidentes armados Aquí, en Kerem Shalom, las bases militares israelíes se suceden por la estrecha carretera que conduce a las últimas aldeas y pueblos antes de toparse con territorio egipcio. Muchos de los soldados acuartelados, así como sus mandos, son beduinos árabes- israelíes, expertos en patrullar las arenas que separan Gaza de Egipto, conocedores de una zona en la que han crecido, conscientes del nuevo peligro que les acecha, no tanto las acciones armadas palestinas, menos frecuentes que durante la ocupación militar de la Franja, sino el contrabando de armas y explosivos por parte de traficantes árabes una vez la frontera ha dejado de estar bajo control israelí. El cadáver de Hani al- Saqa, de los Mártires de Al Aqsa, era velado ayer en Balata esta tierra desde hace tantas décadas. Aquí no valen las palabras sino las balas; no valen las buenas intenciones sino las precauciones; no vale el exceso de confianza sino la alerta generalizada explica el capitán D segundos antes de dirigirse a los soldados que, a lomos de un hummer nos abren paso por una senda nada recomendable. La operación, con los invitados empotrados a bordo, durará varias horas, en las que los móviles y cualquier otro mecanismo de comunicación con el mundo exterior quedarán silenciados. Silencio que no se produce, en cambio, al otro lado del muro ilegal, en la Cisjordania olvidada, donde también ha llevado a cabo el Tsahal distintas AP Chalecos antibalas y cascos La lucha contra ese contrabando y contra el lanzamiento de los cohetes Qassam es nuestra principal misión explica el capitán D (no permite que demos a conocer más que la inicial de su apellido) antes de adentrarnos vestidos con nuestros chalecos antibalas y tocados con un casco, que a unos nos queda mucho más grande que a otros, por arenas tan movedizas. Por estas dunas, a lomos de un caballo llamado jeep con mucha más potencia y peligro que una manada de purasangres, a uno le suena muy rara, muy lejana, muy mundana la batalla política y diplomática que se libra por operaciones contra milicianos árabes. Una en el campo de refugiados de Balata (Nablus) otra en el de Anabta (Tulkarem) la tercera en Qabatiyah... Cada una de ellas, con un muerto palestino, tres en total, y con un buen puñado de heridos a los que les espera el día después. Porque aquí, en estas dunas de la frontera con Egipto, o allí, en esos campos de refugiados tras el muro ilegal, dejados de la mano de Alá, siempre hay un día después, más peligroso que el anterior. Como muestra, el peor de sus días, el último, lo vivieron ayer dos jóvenes amantes, un hombre de 24 años y una mujer de 27, ajusticiados a tiros en el campo de Balata por colaboracionismo con Israel.