Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Nacional LA CRISIS DE LA INSEGURIDAD CIUDADANA MIÉRCOLES 31 5 2006 ABC Recién llegados de distintos puntos del resto de España, los más de 200 guardias civiles en prácticas destinados a Cataluña para contener la oleada de asaltos a viviendas han empezado a trabajar. La noche, se espera, dormirá más tranquila ¡A trabajar! TEXTO JANOT GUIL FOTOS: YOLANDA CARDO SITGES (BARCELONA) Y llegaron los hombres de verde Para cachear la noche en busca de asaltadores de sueños y viviendas, y propiciar sueños más tranquilos en los habitantes de urbanizaciones y pequeños pueblos de las provincias de Tarragona y Barcelona. Los 264 agentes, en su gran mayoría recién salidos de la academia de Baeza (Jaén) y en período de prácticas, empezaron a llegar la semana pasada a Cataluña desde varios puntos del resto de España para poner freno a la preocupante oleada de violentos asaltos a viviendas. Los novatos como Alexander, de 23 años, nacido en La Coruña y destinado al cuartel de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) comienzan a formarse estos días en experiencia sobre el terreno, patrullando al lado de compañeros expertos. A ojos de muchos de los habitantes de poblaciones que hasta ayer eran noticia por los asaltos, el verde de la Benemérita es lo más parecido al azul del Séptimo de Caballería; los refuerzos destinados para hacer frente a las bandas de rumanos, albano- kosovares o simplemente españoles que han sembrado el pánico en el vecindario. La noche del pasado lunes fue una de las primeras de servicio para todos los Alexanders venidos a Cataluña. A las 22 horas, en el cuartel de Vilanova i la Geltrú, el alférez Juan Carlos, jefe del puesto, cita en un corrillo a nueve de sus hombres -dos de ellas, mujeres- y les instruye para patrullar la noche. A eso le llaman el briefing un resumen de consejos y órdenes. Nos dividiremos por tres zonas: Sitges y sus urbanizaciones, Cubelles y Sant Pere de Ribes empieza Juan Carlos. Cuatro instrucciones más (el briefing es más briefing porque hay periodistas invitados de testigos) y el jefe remata con un ¡a trabajar! Los guardias civiles que están en Vilanova han visto muchos compañeros nuevos en pocos días. Eran 50 y con los refuerzos suman ya 75. Su zona de actuación comprende poblaciones como Sitges o Cubelles, unos 100.000 habitantes en total, aunque, por obra y gracia del particular reparto de competencias entre las policías que hay en Cataluña, donde la Benemérita tiene el cuartel, en Vilanova, no mandan ellos, sino la Policía Nacional. Dos guardias civiles, uno de ellos en período de prácticas (derecha) durante un control realizado el pasado lunes en Sitges El otro día paramos a un rumano y le encontramos en el coche una sierra radial... me explica Juan, otro guardia civil en prácticas recién llegado. Tiene 29 años y es de Madrid. Se comprobó que no estaba fichado- -prosigue- -y se le confiscó la sierra. Para recuperarla deberá demostrar de alguna manera que la utiliza para el trabajo u otros fines legales Mientras se distraía uno imaginándose a un rumano inocente buscando una factura salvadora, el alférez Juan Carlos manda a Juan y Ana, la guardia civil experta de esta pareja, que vayan con un coche patrulla para el centro de la población de Sitges, Tras varias vueltas por calles ya desoladas, se les presentan dos servicios. Primeramente, identifican a unos jóvenes borrachos que habían forzado una verja para intentar entrar en el recinto de un hotel. Quizás para tomarse un baño clandestino que aliviara su turca. De nuevo, se echa mano del manual. Identificación, comprobación de antecedentes y a la espera de que el propietario de la verja decida denunciarles o no por daños, vuelta a casa. Si se acuerdan de dónde está. El otro servicio encargado es más difícil, intentar localizar a un ciudadano de origen magrebí que ha protagonizadio varios atracos a mano armada y que podría estar merodeando por Sitges. Con una descripción física del presunto, los guardias civiles clavan sus ojos en todas las caras de la noche. No hubo suerte. ¿Qué quieres? Es lunes replica Ana a un periodista que lamen- Novatos y expertos atienden las órdenes del jefe de puesto antes de patrullar urbanización en la puerta de su chalé. Cuando la víctima llegó a su casa los asaltantes le golpearon y le robaron joyas, relojes y dinero en metálico. Total: 180.000 euros. En esa noche de lunes, en una de las entradas de Vall Pineda la Benemérita instala un punto de identificación preventiva Barroca manera de decir que a casi todo vehículo que pasa por allí se le para un segundo, se le somete al ojo escrutador de una linterna y, -claro está, si no hay nada sospechoso- se le ordena reanudar la marcha. Briefing en el cuartel Tras el briefing algunas de la patrullas se dirigen a Vall Pineda, una lujosa urbanización, con garitas de vigilancia privada en las entradas y situada a caballo entre Sitges y Sant Pere de Ribes (Barcelona) Tan sólo un mes atrás, este oasis de césped y materiales nobles fue víctima de las bandas de asaltadores. En la noche del pasado 30 de abril, cinco encapuchados esperaban a un empresario residente en esta En Vilanova i la Geltrú estaban destinados 50 guardias civiles. Ahora son 75 A ojos de muchos de los habitantes, el verde de la Benemérita es lo más parecido al azul del Séptimo de Caballería