Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MIÉRCOLES 31 5 2006 ABC Nacional La ausencia de ETA en el debate de la Nación da el protagonismo a la política territorial y social Zapatero esgrime el pasado de Rajoy para descalificar sus críticas sobre inmigración y delincuencia de la oposición denuncia que se está desguazando la Constitución y el presidente del Gobierno, que anunció un decálogo de medidas para los jóvenes, le reprocha falta de alternativas GONZALO LÓPEZ ALBA MADRID. Por una vez- -sin que se sepa si servirá de precedente- el presidente del Gobierno y el líder de la oposición se atuvieron a lo pactado y, a la espera de la anunciada sesión monográfica, limitaron las referencias al terrorismo a las declaraciones de principios ya conocidas: en el caso del primero, para reiterar su determinación de hacer realidad el fin de la violencia que nos hemos ganado como sociedad; y, en el del segundo, para remarcar las líneas rojas del proceso, simbolizadas en el principio de que de la violencia terrorista no se extraerá, en ningún caso, ventaja o rédito político alguno como reza el Pacto Antiterrorista suscrito en 2000 por PSOE y PP. Así, la ausencia de ETA- -en una actitud que secundaron los otros dos grupos que intervinieron ayer, CiU y ERC- -derivó el protagonismo de la primera jornada del debate sobre el estado de la Nación hacia la política territorial y social. Arrancó José Luis Rodríguez Zapatero con un discurso aritmético y presidencial- -repleto de cifras y con anuncio de nuevos planes- de estilo británico en la forma- -frases cortas- -y reminiscencias clintonianas en el fondo- -la ciencia y la innovación como objetivos estratégicos para cambiar la piel y la musculatura del país y trufado con un salpicado de talante que puso el broche final a su discurso: Soy consciente de que hay cosas que pueden y deben mejorar b El líder La foto de tonos luminosos- un presente seguro y un futuro inmejorable -que el presidente del Gobierno hizo del estado de la Nación se veló de nubarrones cuando el objetivo pasó a manos del líder de la oposición- España se nos muestra perpleja y desconcertada Mariano Rajoy sólo apreció algunos detalles aislados de carácter positivo en el ámbito económico, y los atribuyó a la inercia de las políticas aplicadas por los gobiernos de José María Aznar. El presidente del PP, que resumió la gestión de Zapatero en complacencia, incertidumbres y discordia dejó entrever la orientación de su intervención al hacer sólo un par de anotaciones en su discurso mientras escuchaba el del presidente. Fue cuando abordaba la inmigración- una situación insostenible -y la delincuencia organizada- se cuelan de rondón Esta intervención acabó de embarrar la confrontación. Rajoy, con sus notas alborotadas, se quejó de que sólo disponía de diez minutos para contestar a una réplica de una hora- -el Gobierno, por disposición reglamentaria y costumbre inveterada, no tiene límite de tiempo, mientras que el de la oposición se acuerda por unanimidad de la Junta de Portavoces- La insuficiente flexibilidad del presidente de la Cámara, Manuel Marín, a quien la bancada popular somete a un pulso permanente, dio pie a Rajoy para declararse expulsado de la tribuna aunque regresaría para un tercer turno de dúplica. Pidió entonces Rajoy debates monográficos sobre inmigración, seguridad ciudadana y política exterior. Y el presidente del Gobierno, dueño de la última pala- bra, apuntilló: Pedir más debates indica la convicción que tiene sobre el resultado de éste. Haga el esfuerzo de tener algún acuerdo con este Gobierno CiU se ofrece, pero ERC no rompe Tras el cara a cara entre el jefe del Gobierno y el líder de la oposición, el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, se ofreció como aliado serio y sólido aunque con dos claras advertencias: Nuestro apoyo siempre ha tenido contrapartidas y no será la política en Madrid la que condicione nuestra política en Cataluña, sino al contrario A su vez, Joan Puigcercós, de ERC, se lamentó de la poca solidaridad de la izquierda española pero evitó romper y dejar hueco a sus competidores porque... la vida sigue Segunda parte embarrada Aunque también censuró las políticas en otras materias, como educación- -se comprometió a reformar la LOE- vivienda o política exterior- España ha desaparecido del mapa Rajoy subrayó que el genuino estado de la Nación es que el Gobierno de Zapatero lleva dos años intentando desbordar el dique de la Constitución, desguazarla disimuladamente, y desfigurar la Nación para concluir con una dura descalificación del jefe del Ejecutivo: Juega con las palabras, derriba valores convenidos, menosprecia las creencias, altera las reglas del juego y quebranta los consensos Hasta aquí lo que cada uno llevaba escrito. En la réplica, Zapatero afirmó que su modelo es la España constitucional de la descentralización real del poder político que contrapuso a la pretensión que atribuyó al PP de que algunos grupos que representan ciudadanos no quepan en esta Cámara por una visión centralista y excluyente de España. Pero el debate ya había cambiado a un registro más hosco y desabrido. Zapatero, que se consideró insultado por Rajoy, sacó a relucir el pasado del líder de la oposición, primero por su vieja militancia en Alianza Popular- -precursora del PP y que no apoyó el Título de la Constitución referido al Estado de las Autonomías- -y luego por su currículum como ministro del Interior- -con exhibición de gráficas y hemeroteca sobre los índices de inmigración ilegal y de delincuencia organizada en aquella época- para concluir que protagoniza una oposición fallida con profecías catastrofistas que no se cumplen y sin presentar una sola alternativa Seguros o perplejos Pero en su balance sólo hubo espacio para una cierta insatisfacción por el comportamiento de la inflación y de las exportaciones, y también ligeramente por el rebrote de la inseguridad ciudadana, mientras que de forma hábil envolvía las reformas de los estatutos de autonomía en su estandarte del socialismo de los ciudadanos -acercar el poder a los gobernados- -para despojarlas de la imagen de una subasta territorial. Como destinatario preferente para la segunda parte de la legislatura señaló a los jóvenes, un colectivo que fue decisivo en su triunfo electoral de 2004 y para el que anunció un catálogo de doce medidas orientadas a su discriminación positiva ante la sociedad de las oportunidades Zapatero conversa con el diputado de CiU Jordi Jané