Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MIÉRCOLES 31 5 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. LAS PROMESAS LAVAN MÁS BLANCO UIENES escucharon por radio en 1960 el debate entre Nixon y Kennedy, moderado por Walter Cronkite, creyeron que Nixon había ganado. Sin embargo, los que lo vieron por televisión tuvieron la impresión de que el vencedor fue Kennedy. Lo mismo ocurrió en Reino Unido con el de Margaret Thatcher y Neil Kinnock; en Francia, con el de Giscard D Estaing y Mitterrand; LUIS IGNACIO en Italia, con PARADA el de Berlusconi y D Alema; en Alemania con Schröder y Stoiber. En el debate sobre el Estado de la Nación de ayer, los que leyeran la trascripción de los discursos ofrecida por los diarios electrónicos tendrán pocas dudas de que el ganador fue Rajoy. Pero quienes vieran la retrasmisión televisada o los fragmentos que ofrecieron los telediarios asegurarán que el ganador fue Zapatero. No es sólo una cuestión de encanto personal, capacidad de comunicación, fiabilidad. Es que los receptores de los mensajes solemos ser más proclives a encandilarnos con las promesas, por etéreas que sean, que a refocilarnos con las críticas, por documentadas que estén. Zapatero hizo ayer un discurso lleno de promesas: exención de IRPF a la rentas inmobiliarias para alquileres a menores de 35 años; pisos de alquiler para jóvenes; bonificación a los contratos indefinidos; créditos a tipo cero para estudios de postgrado; ayudas para estudios de inglés; elevación del salario mínimo; reducción de la mortalidad en la carretera; modificación del Código Penal para luchar contra el crimen organizado. En cambio, Rajoy dijo verdades como puños (terrorismo, seguridad, inmigración, educación, estatutos, política exterior) que nadie quiere oír. Y las dijo con una crispación poco propicia para concitar adhesiones que no estuvieran ya previamente decantadas. No tuvo en cuenta que la audiencia no era el hemiciclo ni que, a finales del siglo XIX, Gustavo Le Bon ya nos advirtió que en las arengas destinadas a persuadir a una colectividad se pueden invocar razones, pero antes hay que hacer vibrar sentimientos Q Catalanes estudiando español Hace más de veinte años me fui a Bélgica a estudiar francés. En aquella época yo no tenía idea de la realidad territorial de ese país, y no entendía bien que algunos de mis compañeros de clase fueran belgas, pero de la parte flamenca. ¿Cómo podía ser que en un mismo país hubiera dos comunidades humanas que no se entendían entre sí en algo tan vital como la lengua? Ahora, viendo lo que sucede en Cataluña y el País Vasco, cada vez lo entiendo mejor. Cuando se educa con una visión nacionalista y desde la imposición de una lengua autóctona, pero limitada, sin importar las consecuencias negativas para las generaciones venideras, se produce este tipo de situaciones. No está lejos el día en que vendrán a Salamanca catalanes y vascos que han sido privados desde la más tierna infancia de la posibilidad de aprender castellano correctamente. Y quizás con el tiempo haya que abrir sedes del Instituto Cervantes en Tarragona o Lérida, de manera que todo el que quiera pueda mejorar su deficiente castellano. Hay muchos nacionalistas de buena fe que no se dan cuenta de que la multiplicidad de lenguas es una barrera a la comunicación y un obstáculo a la convivencia en este complejo mundo en que vivimos. No hagamos más dura la vida a esos miles de niños que tienen la gran suerte de poder ser bilingües y disfrutar de una comunicación sin barreras con más de seiscientos millones de personas. Pablo Galiana Madrid Seguridad ciudadana Me parece inaceptable la situación a la que se está llegando en seguridad ciudadana. Los robos con violencia en chalés crecen exponencialmente y el Gobierno no hace nada por evitarlos. Resulta curioso cómo los más perjudicados son, como en muchas ocasiones, las clases medias que tras años de esfuerzo han conseguido instalarse cómodamente en un chalé. Ahora, desprotegidos y desamparados, se están viendo obligados a mudarse, a abandonar su anterior vida, porque el Estado no pone los medios para evitar la delincuencia, y muchos no pueden costearse una seguridad privada. Me pregunto para qué exactamente pagamos impuestos. Esta política de tolerancia, de relajación policial, de legalizaciones masivas y favoritismos con inmigrantes, de inseguridad y problemas para los españoles al fin y al cabo, es un fraude. Pero además resulta doblemente grotesco proviniendo de un Gobierno socialista, pues debiendo luchar por las clases medias y bajas, no sólo no lo hace, sino que encima se ríe de éstas. Se ríen al tener todos ellos escolta y permitir que a los ciudadanos les roben, violen, maltraten y maten en sus casas; se mofan al destrozar la educación pública y llevar a sus hijos a colegios internacionales privados; se burlan al vivir a todo plan y hacer a los españoles la vida imposible. Esta política es un engaño, una tomadura de pelo que está llegando demasiado lejos. Los ciudadanos queremos garantías, derechos protegidos, seguridad y una forma de gobernar que favorezca más al ciudadano medio trabajador que a los delincuentes y las minorías problemáticas. Si el Gobierno no puede ofrecer esto, es preciso que se marche antes de que sea demasiado tarde. César Ortiz Sánchez- Cossío. Madrid mo un loro lo que otro ha escrito? Un mono puede ser un actor fabuloso, pero dudo que nadie lo llame intelectual Pero no, aquí resulta que cualquier imitador barato ya es un pensador. El colmo de la vergüenza es lo que pasó en la entrega de premios de la Unión de Actores. Estos individuos, que siempre se han escondido a la hora de dar la cara frente a la banda terrorista ETA, muestran ahora su verdadero rostro y premian a una integrante de la ilegalizada Batasuna, cuyo mayor mérito ha sido burlarse siempre de las víctimas y bailar sobre sus tumbas. Más o menos lo mismo que hicieron el otro día los actores españoles. Antes simplemente eran progres Ahora ya se definen como proetarras Javier Rodríguez Torrecilla Madrid Salir del armario (los mayores) El cuarto pilar del Estado del Bienestar hace referencia a la dependencia, y se pretende levantar con las recientes leyes aprobadas a nivel gubernamental. Está pensado para desmontar el Estado del Bienestar en las cuestiones que afectan a los mayores. Se quiere pasar de un sistema solidario de reparto a otro neoliberal de capitalización, sufragado por los propios usuarios mediante sistemas de copago. Afectará principalmente a las clases medias (la mayoría de la población) que habrán de capitalizar (vender) su patrimonio para afrontar los gastos de los servicios sociosanitarios. Ha llegado el momento de que los mayores salgan del armario para defender sus intereses. Los sindicatos y la patronal no son los interlocutores váli- dos para tratar temas de mayores con la administración. Esta competencia deben ejercerla los mayores, y para hacerla posible deben salir del armario, haciendo oír su voz. Se intenta afrontar el reto del envejecimiento desde una perspectiva neoliberal yanqui, que solamente conseguirá aumentar las grandes diferencias entre pobres y ricos. Josep Aracil i Xarrié, presidente del Consell Sènior de Premià de Mar ¿Alto el fuego permanente? El juez Grande- Marlaska está haciendo honor a su apellido con sólo cumplir con su deber, y así está en la punta de mira de Batasuna. Hasta el punto de que Gara correa de transmisión etarra, le señala como un obstáculo para la negociación ofrecida por Zapatero. Les fastidia que impute a los portavoces de los encapuchados, con Otegi a la cabeza, por un delito de amenazas terroristas. ¿Pero qué puede hacer el juez ante el ataque a dos empresas en Irún, las amenazas a un concejal de Guecho, las pintadas contra la prensa y la extorsión a los empresarios? El fiscal del Estado, Conde- Pumpido, que pide a los jueces una interpretación amplia de las leyes, debe de estar molesto con este valiente magistrado que hace su trabajo. Salvador López de Aguirre Madrid Lo bonito del cine español En los últimos veinticinco años, las películas buenas que se han producido en España se pueden contar con los dedos de una mano. El principal motivo de esto es el hecho de que prácticamente todas tienen un móvil político y, casualmente, siempre desde el mismo punto de vista ideológico. También me repugna el tratamiento de intelectuales que se da a los actores. ¿Qué tiene de intelectual imitar algo, repetir co-