Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 30 5 2006 Cultura 59 65 FERIA DEL LIBRO DE MADRID La hoguera de las vanidades Zoé Valdés presentó ayer su novela Bailar con la vida La escritora nacida en La Habana mete la literatura dentro de la literatura. Y envía al fuego a los terroristas que juegan y destrozan la vida Y a una dictadura que lleva 47 años de horrores sucesivos en su Cuba natal... Mis héroes son los periodistas TEXTO: ANTONIO ASTORGA FOTO: NIEVES SANZ MADRID. Una escritora sin nombre está sumida en una profunda crisis de identidad literaria. Esta creadora de ficción es una mujer cínica, harta del mundo, que encarga hombres como si pidiera pizzas. Persigue desesperadamente una historia que contar. El lector quiere amor y sexo y ella relata el tráfago de Canela, una bailarina cubana en pleno éxito que forma pareja con Juan, hombre de raza gitana, de Sevilla. Los dos se lanzan a conquistar Londrés. Como Woody Allen en La rosa púrpura de El Cairo Zoé Valdés mete a la literatura en la literatura en Bailar con la vida (Planeta) La novela habla de pérdidas y desarraigo. Este es el bestiario de Zoé Valdés: La muerte: Hay una razón por la que la novela se divide en tres partes y es que tiene que ver con atentados terroristas en tres lugares diferentes. El 11- S comencé a escribirla. Cuando llevaba la mitad ocurrió el terrible 11- M en Madrid (ya estaba trabajando en otra novela) y la concluí en julio de 2005, el día de los atentados de Londres. Como llevo un diario, escribí que esta novela ha tenido una trayectoria terrible, pero me sobrecogió que el título fuera Bailar con la vida sin quererlo, porque lo que hacen los terroristas es jugar con la vida. Jugarla y destrozarla. Esta novela ha tenido como una respuesta pletórica de placer, vida y alegría frente a todo este horror que padecemos. Fueron impactos que no podía- Zoé Valdés traza en su novela un juego de espejos entre realidad y ficción mos creer. Y de este dolor íntimo y profundo surgió un sentimiento para vivirlo de una manera muy interior condenando esos atentados La vida: Es plenitud, amor, ternura, alegría, voces, placer, sexo, sensualidad... Yo creo que deberíamos estar mucho más cerca de la sensualidad y del placer que de todos estos horrores y tormentos cotidianos que padece el ser humano, bombardeado todos los días por noticias desastrosas y estupideces de políticos, que no hacen más que empobrecer la vida. El ser humano- -más que vivir- -malvive en unas condiciones de humillación permanente Cuba: Vivo la isla desde la distancia. Está muy mal. Cada vez peor. Tengo familiares que me cuentan que las cosas siguen allí siendo terribles. Y cada vez peor, con un nivel de miseria y humillación terrible. Lo típico de una dictadura: 47 años son muchos muchos y 47 años de horrores sucesivos son muchos horrores sucesivos. No es fácil La literatura de Zoé: Es misterio. Hay muchos escritores hoy en día que salen del procesador Word. Hágame caso. El escritor tiene que tener una gran fuerza de anécdotas y de historias dentro que bullan y que estén de una manera misteriosa frenándose algunas veces, pero liberándose otras en una danza permanente. Como dice el editor ficticio al final de mi novela- Esas palabras son pasos de baile que te llevan a una danza final que es el texto una vez terminado Tras Bailar con la vida pretendo hacer una serie para abordar la relación del escritor con el editor, con el traductor, con el encargado de Prensa y con el lector La guillotina del libro: Tengo ahora un proceso con un libro de poemas mío, que me causa dolores tremendos. Se trata de Breve beso de la espera del que se van a destruir 1.500 ejemplares. A mí me gustaría comprarlos todos. Imagino que habrá 1.500 personas que querrán leer poesía y sólo con regalar esos libros me daría por satisfecha Mi escritura: Escribo en cuadernos, a mano y después lo paso todo a la computadora. No me da miedo la página en blanco; lo que me da miedo es el proceso de trasladarlo a la computadora porque se pierde algo del límite sensual entre la escritura y el lápiz y el papel Mis héroes: Son los periodistas. Primero los que están presos en Cuba, a los que tengo un recuerdo especial, pero también los periodistas iraquíes, de los que apenas se habla, o los que han muerto en otros lugares del mundo. Los periodistas están en la realidad más inmediata. Son mis héroes La Generación del 56 historia de los alborotadores que posibilitaron la Transición ANTONIO VILLARREAL MADRID. Algunos de los protagonistas de aquellos sucesos estudiantiles de febrero de 1956 junto a distintos representantes de la política y la cultura, se reunieron ayer en uno de los salones del Congreso de los Diputados para festejar la reedición, 25 años después, de La generación del 56. La Universidad contra Franco Escrito por Pablo Lizcano, narra el desarrollo de los acontecimientos que llevaron a la primera crisis interna del régimen de Franco. Este libro, según el autor, está tejido como un relato, ya que está sustentado en las narraciones orales de las 50 personas a las que entrevisté durante la elaboración del texto La lista de los siete detenidos por los altercados ocurridos en aquellas fechas en la Facultad de Derecho de la Complu- tense (ubicada por entonces en la calle de San Bernardo) epataría hoy día a cualquier interesado en historia contemporánea. Como responsables del Manifiesto para la convocatoria de un Congreso de Estudiantes y los subsiguientes altercados, aquel 9 de febrero eran detenidos Enrique Múgica, Ramón Tamames, Javier Pradera, Miguel Sánchez- Mazas, Gabriel Elorriaga, José María Ruiz- Gallardón y Dionisio Ridruejo. Un par de días después, otros nombres como los de José Luis Abellán o Fernando Sánchez- Dragó pasaban a engrosar la lista de inquilinos de los sótanos del penal de Carabanchel. El mayor mérito, en palabras del actual Defensor del Pueblo Enrique Múgica (autor del prólogo) estuvo en la capacidad de síntesis sobre las posturas de los grupos políticos en aquella Alberto Ruiz- Gallardón charla con los protagonistas del libro época de balbuceos desdibujados en mitad de la niebla del franquismo Junto a Lizcano y Múgica, presentaron el volumen otros de los protagonistas de esta historia como Tamames, el ex ministro Rodolfo Martín- Villa o Sánchez- Dragó, que estos días recogía el premio Fernando Lara de novela por Muertes paralelas un libro que, paradójicamente, está también ambientado en las mismas revueltas universitarias. ERNESTO AGUDO Sánchez- Dragó recordaba ayer cómo el general Franco denominaba a este grupo de oposición universitaria- -en el que se reunieron personas de diverso perfil ideológico o intelectual, desde cristianos hasta comunistas- -como de jaraneros y alborotadores Años después, estos mismos actores, antaño alborotadores reciben, en el Parlamento, epicentro mismo de la democracia, un grato reconocimiento a su labor.