Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura MARTES 30 5 2006 ABC Un ensayo penetra entre los muros que impiden que vivan en paz israelíes y palestinos b El periodista Sylvain Cypel anali- za en su libro Entre muros cómo la construcción de una imagen demoniaca del contrario impide el entendimiento de los dos pueblos A. A. MADRID. Haim Guri es el último poeta nacional israelí. Cantor del amor por la tierra de Israel, incardinado a la memoria de los sufrimientos judíos, alcanzó fama por sus numerosas obras literarias y poéticas sobre la guerra de Independencia. En octubre de 2004, Guri publicó una antología que tituló Soy una guerra civil La frase declama los desgarros que le invaden y algunos de sus poemas albergan un aliento contradictorio con obras precedentes teñidas de heroísmo y glorificación de Israel. En La feria oriental dice: Que no cunda el pánico todo está guardado en los archivos en cajones polvorientos en graneros y escondites de armas secretos. Una vez la Ley lo permita cuando todos los culpables estén muertos los inocentes acudirán a abrir el cofre del tesoro. ¡Será divertido! Podéis creerme. El periodista francés Sylvain Cypel- -que ha cubierto desde hace tres décadas todos los desgarros de Oriente Próximo- -rescata los versos de Haim Guri en su ensayo Entre muros. La sociedad israelí en vía muerta (Galaxia GutenbergCírculo de Lectores) para denunciar cómo la ceguera y sordidez de israelíes y palestinos- que son incapaces de ejercer ninguna autocrítica y sólo demonizan al otro -no concede una oportunidad a la paz. Cypel, que tiene familia en Israel y a mis más preciados amigos, aunque entre ellos también hay muchos palestinos recordó que el Muro de Berlín tardó más de treinta años en ser destruido, por lo que es imposible pensar en una solución del conflicto israelo- palestino con el mantenimiento de la dictadura del muro. La vida de cientos de palestinos es imposible El analista observa que la política oficial israelí se llama hoy separación unilateral e incluye la negación del adversario. El muro fracasará, no sé cuándo ni cómo. Veo cómo sistemáticamente la negación se enfrenta a la realidad. Para los israelíes, Arafat era hasta hace unos años la reencarnación de Hitler y la OLP, una banda terrorista. Llegará un día en el que la negación se derrumbará y surgirá un acuerdo de reconocimiento mutuo. Durante mucho tiempo, para los palestinos, Israel es una formación colonial, que no tenía nada de identidad. Y estos dos puntos de vista han estructurado las mentalidades Instantánea de la serie Pinos firmada por Bae Bien- U El Museo Thyssen planta un frondoso bosque de pinos... en sus paredes El fotógrafo coreano Bae Bien- U, invitado accidental a la guerra de los árboles NATIVIDAD PULIDO MADRID. Ésta es una exposición de árboles. Y no digo más Ni falta. Con estas palabras- -que tanto dicen sin apenas decir nada- -el conservador jefe del Museo Thyssen, Guillermo Solana, alude por elipsis a la numantina defensa arbórea, abanderada por Carmen Thyssen, que tanto ha dado y dará que hablar. Aunque nunca llegara a subirse a un árbol, algo que sí hizo hace unos días Joan Baez- -escenificando su célebre No nos moverán la baronesa ecologista sigue en pie de guerra con el Ayuntamiento por su plan del eje Recoletos- Prado. Aún no se sabe si habrá negociación con Gallardón o será necesario recurrir a las alegaciones. De momento, el Thyssen ha plantado más árboles. Todo un bosque de pinos. Aunque no en el jardín, como sería previsible, sino en las paredes del museo. Como es una muestra improvisada, que no estaba en la programación del año y que se ha llevado a cabo en un tiempo muy breve, parece pregunta obligada cuándo empezó a gestarse, antes o después de la guerra de los árboles Respuesta igualmente obligada: no tiene nada que ver; fue en febrero, tras la presencia de este artista en ARCO. Concretamente, se exhiben catorce fotografías del coreano Bae Bien- U (Yosu, Corea del Sur, 1950) pertenecientes a dos de sus series- Pinos que comienza a principios de los noventa y sigue hasta hoy, y Viento de Tahití realizada durante su estancia entre 2002 y 2003 en la tierra por la que viajaron Matisse y Gauguin- Con esta exposición, el Thyssen regresa a PHotoEspaña, festival de fotografía que se inaugura el jueves y del que el Thyssen ha estado ausente en las últimas ediciones. La intención es que en el futuro se mantenga en el festival. Así lo confirma Solana, quien expresó su deseo de que el museo, cuya colección abarca del gótico al pop, se enganche al arte contemporáneo Tanto él como la comisaria de la muestra, Oliva María Rubio, subrayan la atmósfera de mis- terio que envuelve la serie de los pinos, impregnada por una fuerte carga lírica. Hay en Bae Bien- U distintas aproximaciones al tratamiento de la naturaleza, comenta la comisaria: en ocasiones, no está amenazada por el hombre; en otras, resulta inquietante. Sea como fuere, siempre este fotógrafo acentúa en sus elegantes instantáneas la belleza de cielos, montañas, marinas, árboles... Son meditaciones de vida y de muerte, en las que siempre reina el silencio.