Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad MARTES 30 5 2006 ABC Las compañías de teleasistencia se están convirtiendo en una necesidad básica para miles de las personas dependientes que hay en España Al servicio de la dependencia TEXTO: MARTA BARROSO MADRID. María es una de esas personas que forman parte de la llamada Cuarta Edad. María tiene 82 años y vive sola porque se encuentra bien. O porque- -aunque lo diga en voz bajita- -prefiere no estorbar Sabe, entiende, que la vida es muy complicada y que nadie tiene tiempo para nada. Sus hijos, sus nietos, viven a un ritmo frenético y todo menos molestarles. Ya saben, cosas de la sociedad. De esta bendita sociedad en la que el egoísmo se alza como uno de los grandes protagonistas. Pero a María no le importa. Lleva viviendo en su casa toda la vida desde que se casó hasta que se quedó viuda, hace apenas tres años, y lo único que no quiere es que la muevan de su entorno. Tiembla sólo al escuchar la palabra residencia. Ella se encuentra bien... aunque a veces le cueste levantarse, le de miedo caerse o... simplemente se encuentre muy sola. Pues bien, María- -junto a los casi dos millones de personas que en España han superado la frontera de los 80 años- -acaban de ser los protagonistas del I Encuentro Internacional sobre La Teleasistencia un Servicio de Prevención y Atención a la Dependencia inagurado en Zaragoza por el alcalde de la ciudad, Juan Alberto Belloch, y organizado por la empresa Servicios de Teleasistencia S. A en colaboración con el Ayuntamiento de Zaragoza. Durante el encuentro los ponentes hablaron de todo lo que tiene que ver con el universo de la teleasistencia, un servicio fundamental para las personas dependientes- -como es el caso de María- -y que tiene un potencial futuro. Lógico. No en vano la esperanza de vida aumenta cada año y se calcula que en el año 2050 los mayores de 65 años representarán el 35 por ciento de la población global española. empresa con más de once años de experiencia a sus espaldas y que ya lleva atendidos a más de 35.000 usuarios desde los distintos centros de atención que tienen en diferentes capitales españolas. En líneas generales, la teleasistencia funciona de manera tan compleja como sencilla. A través de la línea telefónica y con un equipamiento de comunicaciones e informático específico- -siempre se utiliza la tecnología más avanzada- ubicado en el centro de atención y en el domicilio de los usuarios, este servicio permite que la persona que lo tiene, con tan sólo activar el pulsador que siempre lleva consigo, entre en contacto verbal, manos libres durante las 24 horas del día y los 365 días del año con un centro atendido por personal específicamente cualificado para dar la respuesta adecuada a una situación de emergencia. Atención completa Caídas, crisis de angustia o soledad, emergencias sanitarias o de cualquier otro índole. Pase lo que pase, el usuario puede contactar de forma inmediata con el Centro de Atención y explicar lo que le sucede. Desde el momento que la persona se identifica, y mientras hablan, el operador (todos son diplomados en Trabajo Social) visualiza de forma inmediata la ficha del usuario que contiene sus datos personales, sanitarios, estado físico, contactos, etcétera. De esta manera puede llamar al usuario por su nombre, preguntarle cómo se encuentra de tal o cual cosa, cómo están sus hijos, etcétera. Un trato cálido, muy cálido, que tranquiliza a la persona mientras se descubre lo que le ha sucedido. El 97 por ciento de las emergencias que se reciben se resuelven desde el centro- -continúa Ildefonso Blázquez- Sólo el 3 por ciento reAP Operación quirúrgica para extirpar un tercer brazo a un bebé de Shangai Médicos del Hospital Infantil de Shangai se disponen a realizar una intervención quirúrgica a un bebé que nació con tres brazos hace 60 días en la provincia de Anhui. El pequeño tiene dos brazos que arrancan bajo el hombro izquierdo y que carecen de movilidad. Los clínicos del citado hospital estudian la mejor forma de extirpar el tercer miembro extra, en la imagen apoyado en el pecho, con una operación que carece de fecha porque los médicos necesitan saber si hay algún órgano interno afectado. La madre del niño relató que durante el embarazo se sometió a dos análisis prenatales, que no detectaron la deformidad. La tecnología más avanzada Un envejecimiento paulatino de la población, que se traduce en una mayor demanda de atención y cuidados por parte de los mayores. Problema al que va a hacer frente la Ley de Dependencia, que entrará en vigor el año que viene. La Teleasistencia domiciliaria es un servicio que nace y se crea para ayudar a mantener a las personas mayores y o con algún tipo de discapacidad en su domicilio, y que viviendo solas- -o incluso acompañadas- son susceptibles de sufrir accidentes domésticos, agresiones, enfermedades físicas o crisis de soledad explica Ildefonso Blázquez, presidente de Servicios de Teleasistencia S. A. Se calcula que para el año 2050 las personas mayores de 65 años representarán el 35 de la población española La teleasistencia intenta proporcionar tranquilidad, protección y seguridad a estas personas quiere otro tipo de actividad. Por ejemplo, si una persona se cae, se pone en marcha una de las unidades móviles de intervención. Como tenemos las llaves del domicilio del usuario- -siempre codificadas y guardadas en unos armarios tipo caja fuerte- el operador de la unidad móvil, se desplaza al hogar del usuario, abre y resuelve la crisis. La mayoría de las veces la intervención de la unidad móvil es suficiente para no movilizar más recursos. Se ha producido una caída, se le recupera, se hace un reconocimiento de primeros auxilios y se le ayuda en todos los sentidos. Físico y psíquico. Nunca se le abandona hasta que esté bien y se sigue su evolución. Más tarde le visitará la coordinadora de su zona Un servicio completo, desde luego. Visto lo visto, María, nuestra protagonista, no tendrá que ir a una residencia. Basta con que busque, allá donde vive, un servicio de teleasistencia. Si lo hace por la vía pública, tendrá que dirigirse al Ayuntamiento de su municipio, pedir este servicio y conseguir que se lo subvencionen. Necesidad de cariño También puede hacerlo, de forma privada, dirigiéndose directamente a una empresa, que le cobrará alrededor de 25 euros al mes y le ofrecerá también servicios de valor añadido que le facilitarán la vida en su casa. Sea como sea, desde el momento que se haga usuaria del servicio, recibirá la visita de una coordinadora, rellenará un formulario y formará parte de esta gran familia. Como indica Aránzazu Ramos, de Teleasistencia, es impresionante la necesidad que tienen las personas mayores de ser tratadas con cariño, de sentirse consideradas, queridas, necesitadas. Lo que nosotros hacemos, en definitiva, es proporcionarles tranquilidad, protección y seguridad