Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid MARTES 30 5 2006 ABC La huelga de basura en la capital empezó anoche con mínimos del 50 por ciento Un día habrá servicio en la mitad de los distritos y el siguiente, en el resto b Residuos clínicos, animales MADRID AL DÍA POR LAS RAMAS RAMIRO BUENO muertos y residuos procedentes de mercados tendrán unos servicios mínimos del cien por cien, para preservar la salubridad SARA MEDIALDEA MADRID. Desde la medianoche, el servicio de recogida de basura de la capital ha iniciado una huelga indefinida. Los servicios mínimos decretados por el Ayuntamiento de la capital marcan la retirada de los residuos domiciliarios de las calles en días alternos: desde el inicio del paro y durante esta mañana, se recogerá en los distritos de Salamanca, Fuencarral, Usera, Latina, Moratalaz, Villa de Vallecas, Vicálvaro, Puente de Vallecas, Arganzuela, Tetuán y Chamberí. El resto de los distritos no tendrán recogida de basura hasta esta próxima madrugada y durante la mañana del miércoles 31: serán los de Carabanchel, Villaverde, Hortaleza, Barajas, Moncloa, Chamartín, Centro, Retiro, Ciudad Lineal y San Blas. De este modo, la recogida se producirá, hasta nueva orden, cada 48 horas, y no cada 24, como ocurría hasta ahora. Aunque sindicatos y representantes empresariales mantuvieron sus negociaciones hasta última hora de la tarde, el acuerdo- -que en algún momento pareció cercano- -no se concretó: la asamblea de trabajadores, celebrada durante la tarde en la sede del sindicato UGT, decidió no aceptar la propuesta que la empresa presentó como última hubo 333 votos a favor de la huelga y 170 en contra. Fuentes de los sindicatos UGT y CC. OO. precisaron que sus principales diferencias con la empresa FCC, que tiene adjudicado el servicio de recogida de basura en la capital, eran ayer dos: por un lado, el convenio que se pretendía cerrar tenía una duración de dos años, cuando los trabajadores preferían que fuera de un solo año. Además, la empresa ofrecía un incremento salarial del 1 por ciento sobre el IPC que a la asamblea le pareció insuficiente. El Ayuntamiento fijó, mediante un decreto del alcalde, los servicios mínimos que deberán cumplir los trabajadores de la recogida de basura durante la huelga que anoche iniciaron. Son del 50 por ciento para la recogida domiciliaria, y del cien por cien para residuos clínicos, animales muertos y mercados. Los responsables municipales hicieron un llamamiento a la población para que procure no bajar sus bolsas de basura a la calle hasta los días en que toca la retirada de las mismas, según el calendario fijado con estos servicios mínimos. De este modo, se intenta evitar la acumulación de desperdicios en la viá pública. Protesta de los bomberos en agosto de 2004. Las protestas vienen de lejos JAIME GARCÍA Dos nuevas dimisiones agravan la crisis en la cúpula de los bomberos de la capital ABC MADRID. El jefe de Coordinación y Servicios a la Comunidad, Eugenio Amores, y el jefe del departamento de Prevención, Rafael Vega, han presentado un escrito en el Ayuntamiento de Madrid en el que ponen sus cargos a disposición de sus superiores, Con estas son ya cuatro las renuncias que se producen en la última semana en la cúpula de los bomberos madrileños. Según fuentes del sindicato UGT, Amores y Vega han planteado sus quejas por diferencias con el proyecto político del director general de Emergencias, Alfonso del Alamo, y por coherencia con los ceses, la semana pasada, del jefe de Extinción de Incen- dios, Fernando Munilla, y el subdirector general Medardo Tudela. Desde el Gobierno local, sin embargo, consideran que las razones son de índole económica, y afectan a los 33 oficiales de la escala técnica del Cuerpo, cuyas condiciones salariales no se rigen por el convenio de este colectivo. Por ello, no descartan que se produzcan nuevas dimisiones los próximos días. El concejal de Seguridad, Pedro Calvo lanzó un mensaje de tranquilidad: Los bomberos de la capital siguen prestando servicio con normalidad; sus mandos estarán en su puesto hasta ser relevados. or cada árbol que arrancan se plantan diez grúas. Frutos no darán, pero qué cosecha de ladrillos, excavadoras y camiones volquetes tenemos. A falta de otras bóvedas vegetales filtrando el sol hay que conformarse con la penumbra de los nuevos túneles. Resulta que ciertos árboles son intocables, como el terrorífico que aparece en el relato del jinete de cabeza, de Washington Irving, y llevado al cine por Tim Burton. Si el Ayuntamiento planea talar plátanos o sóforas en el Paseo del Prado, aquello se convierte en esperpento reivindicativo, con baronesa vestida de seda. Junto a Tita (quien fue viuda del tarzán Lex Barker) toda la fauna del ecologismo vocinglero buscando salir del nido anónimo, hacerse la foto y socavar la raíces del alcalde en las próximas elecciones. Me parece muy bien proteger troncos sanos y exigir oxígeno. Sin embargo, aún se espera una pancarta sobre el incendio de Guadalajara. Ni una manifestación izquierdista en Madrid, ni una voz más alta que otra pidiendo responsabilidades. Si el Ministerio de Fomento cepilla flora, también silencio, se poda, porque son de los nuestros. Los árboles mueren de pie, según la obra de Casona, aunque aquí entre unos y otros el bosque siempre queda sin barrer, enredados con la hojarasca demagógica. La sociedad es arboricida por mucho que nos encante ponernos verdes. Verde que te quiero verde, hacemos leña incluso con el árbol del ahorcado o el de la ciencia. Aquí había un árbol, estropeaba el paisaje y lo tiramos le decía uno de un pueblo desértico al forastero en chiste de Mingote. Esa terrible exactitud refleja nuestro escaso amor hacia los enhiestos surtidores de sombra y sueño Talamos e incendiamos sin pausa, con causa o sin ella. Además, cada parque o jardín futuros serán pasto de las tribus del botellón, y cada alcorque es un cenicero improvisado. En está ciudad el barón rampante de Italo Calvino iba a tenerlo difícil, queriendo vivir subido a un árbol. Mejor será una sombra junto a las muchachas en flor. O tener derecho de mono, subirse por las ramas del Jardín Botánico, y pedir socorro a King Kong. P