Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional MARTES 30 5 2006 ABC Hamás, roto por la Reconciliación Nacional Los presos palestinos se desmarcan al instar al reconocimiento de Israel desde las fronteras de 1967 b Palestina afronta una lucha fratricida entre la línea dura de los líderes islámicos en el exilio e Ismail Haniyeh, dispuesto a ceder ante el ultimátum de Abbas JUAN CIERCO. CORRESPONSAL RAMALA. Son los héroes de la causa palestina. Están a los ojos de su opinión pública por encima del bien y del mal. No importa que sean de Hamás, Al Fatah, el FPLP o el Yihad Islámico. Saben que tienen la autoridad moral para dictar documentos que pueden pasar incluso a la historia. Así lo han hecho en las últimas semanas. Encabezados por Marwán Barghuti, secretario general de Al Fatah y jefe de la Segunda Intifada; por el dirigente de Hamás Jaled al- Natsheh, y por importantes líderes encarcelados del FPLP, FDLP y del Yihad Islámico, los presos palestinos sentaron su particular cátedra desde sus celdas israelíes con un documento, al que ha tenido acceso ABC, que ha cambiado la dirección del viento que soplaba en los últimos meses en Gaza y Cisjordania. Hasta ese momento, hasta la publicación de un texto que supone, entre otras cosas, pero ninguna más importante que ésta, el reconocimiento del Estado de Israel de acuerdo con las fronteras de 1967, Hamás movía los hilos en la guerra de guerrillas política que se ha desatado en esa Palestina que no existe, pero sufre día a día. Hasta ese momento, Mahmud Abbas, el presidente de la ANP, contra las cuerdas de la euforia de Hamás y de la presión de Israel, apenas tenía campo de maniobra. REUTERS Mujeres palestinas, con las fotografías de sus familiares presos en cárceles israelíes, en una reciente manifestación en Gaza Ahora, problemas familiares Israel detiene a la hija del primer ministro Haniyeh Son muchos los motivos que impiden dormir bien al primer ministro de Hamás, Ismail Haniyeh. Desde ayer, tiene uno más. Una de sus hijas, Jawla Haniyeh, de 17 años, fue detenida al penetrar con documentación falsa en la cárcel de Eshel para visitar a su primo y novio, Abdel Muati Haniyeh. Jawla acabó donde su nombre indica, en una celda de una comisaría, por hacerse pasar por hermana del preso. Sólo los familiares directos de los prisioneros pueden visitarles, los lunes, en las cárceles israelíes. Llama a un Gobierno de Unidad Nacional con Hamás y Al Fatah, considera a la OLP la única institución con autoridad suficiente para negociar con Israel, e insiste en el derecho al retorno de los refugiados y en la liberación de todos los prisioneros palestinos. El derecho a la resistencia En los puntos tercero y décimo se refiere igualmente al derecho legítimo a la resistencia contra la ocupación, a través de un nuevo cuerpo llamado el Frente de Resistencia Palestino que, sin embargo, no lanzaría operaciones armadas más allá de los territorios ocupados en 1967, no dentro de Israel. Hamás considera la posibilidad de Documento de 18 puntos Sin embargo, el Documento de Reconciliación Nacional ha abierto esa grieta por la que Abbas ha podido sacar la cabeza. Su ultimátum de diez días a Hamás expira este próximo domingo para que acepte sin modificación alguna este texto, su siguiente jugada maestra. ¿Por qué? Por lo siguiente: el documento, de 18 puntos, firmado en la cárcel de Hadarim, habla del derecho a un Estado palestino libre e independiente, con Jerusalén como capital, en los territorios ocupados en 1967. Esta es la clave: el hablar de los del 67 y no de los de 1948, año de la creación del Estado sionista, supone un reconocimiento más que implícito de Israel. Algo que Hamás nunca ha aceptado de manera oficial, puesto que en su carta fundacional aparece como punto esencial el no derecho de Israel a existir. Tel Aviv, por otra parte, mantiene su estrategia de rediseñar las fronteras de manera unilateral, fronteras que en nada se parecen a las de 1967, como ha dejado claro Ehud Olmert. Los presos palestinos apuestan asimismo en el segundo punto del documento por sumar a Hamás y al Yihad Islámico a la OLP, órgano representativo y legítimo del pueblo palestino llevar a cabo un referéndum sobre este documento, sobre el reconocimiento del Estado de Israel, una pérdida de tiempo y dinero. No obstante, dentro de la organización islámica hay diversas corrientes: la del exilio se opone al referéndum y al reconocimiento; la de casa no es tan reticente, sobre todo Ismail Haniyeh. El diálogo contra el reloj que mantiene el crecido Abbas con las diversas facciones palestinas en Ramala es la última esperanza. Si fracasa, vendrán después los hechos consumados. Entre ellos, la convocatoria del referéndum y el más que posible cese por parte del presidente de la ANP del Gobierno de Hamás. Los profesores británicos, contra los académicos israelíes que no condenen el apartheid palestino EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. La mayor asociación británica de profesores universitarios aprobó ayer vetar la presencia en el Reino Unido de académicos israelíes que no condenen públicamente las políticas de apartheid practicadas por Tel Aviv. La moción fue aprobada en el congreso anual de la Asociación Nacional de Profesores de Educación Superior (Nafthe, en sus siglas inglesas) que cuenta con 69.000 afiliados, a pesar de la fuerte campaña realizada por universidades y otras instituciones israelíes en contra del boicot. Ante la polémica levantada, el Ministerio de Exteriores británico se vio obligado a emitir un comunicado para lamentar la decisión. El Gobierno británico ha apoyado la libertad académica para académicos de todo el mundo. También reconocemos la independencia de la Natfhe. Creemos que tales boicots son contraproducentes y retrógados. Mucho más se puede obtener a través del diálogo y de la cooperación académicos indicó el Fo- reign Office en su nota pública. La Nafthe precisó que la moción sólo tiene un valor recomendatorio, cuya ejecución dependerá de los profesores implicados en contactos con instituciones académicas de Israel. La iniciativa, calificada de racista por el Equipo Consultor Internacional para la Libertad Académica, contó con el rechazo de miles de firmas recogidas a través de internet por esta entidad, lo que no evitó que la moción se aprobara. Ésta critica las políticas israelíes de apartheid, como la construcción de un muro de exclusión y las prácticas educativas discriminatorias al tiempo que invita a los miembros a considerar su responsabilidad de asegurar la igualdad y la no discriminación en los contactos con las instituciones o los individuos de Israel