Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 29 5 2006 Economía 85 JUAN VELARDE FUERTES ECONOMÍA Y PERÚ n estos momentos todos los ojos están puestos en Perú, un país que ha sabido apostar, con mucha inteligencia para incorporarse a la prosperidad creciente que genera el área del Pacífico. En marzo de 2006 el incremento del PIB, en tasa anual y en términos reales era del descomunal 10,7 con una balanza comercial que en los doce meses que concluyen en marzo de 2006, ofrecía un superávit del 5,2 del PIB; un tipo de cambio estable en el año que concluye el 17 de mayo de 2006; una inflación del 3,6 anual, en febrero de 2006 y unos tipos de interés del 4,51 en operaciones a corto plazo. Pero esto, ¿se comunica con dificultad a la población más pobre? Según el Informe sobre el Desarrollo Humano 2005 (PNUD. Mundi Prensa) el Índice de Desarrollo Humano (IDH) de Perú es 0,762, por lo que es calificado de desarrollo humano medio El IDH recoge la esperanza de vida, tasa de alfabetización de adultos combinado con matriculaciones en los tres grandes grados de enseñanza, y PIB por habitante, en E paridad de poder de compra. El IDH español, calificado de desarrollo humano alto es 0,928. Todo esto constituye los mimbres que indicarán si los peruanos resuelven mal o bien su futuro el próximo 4 de junio. La opción presidencial no se juega exactamente entre Ollanta Humala y Alan García, sino entre partidos, de derecha e izquierda, de la democracia liberal, algo unido a la propia creación independiente de Perú, y un régimen que es definido así por Michael Shif- Apostar por Alan García, será, el 4 de junio, apostar por unas mejores condiciones de vida para los niveles de renta más bajos, y por un desarrollo económico más firme para todos ter en su brillante artículo In search of Hugo Chavez aparecido en Foreign Affairs mayo- junio 2006: Una mezcla ecléctica de populismo, nacionalismo, militarismo y, más recientemente, socialismo, combinada con un énfasis bolivariano sobre la unidad de América del Sur Alan García significa, ahora, lo primero, y Ollanta Humala, como Evo Morales, o el ecuatoriano Rafael Correa, lo segundo. Todos sabemos que esta propuesta chavista conduce al desastre, del que, por ahora se salva Chavez porque cuando alcanzó el poder, el crudo se cotizaba a 12 dólares barril y hoy ronda los 70. Pero estas subidas nunca son ilimitadas. Alan García, por otro lado, ofrece la ventaja de haber orientado al APRA hacia una izquierda moderada, parecida a lo que Gidden señaló cómo su evolución después de los descalabros sucesivos de su marxismo inicial y de su keynesianismo vulgar posterior. Por eso muestra una voluntad de mejorar los datos de distribución de la renta, los del desarrollo humano, y también de erradicar la corrupción. Inmediatamente, todo esto mejoraría el nivel de vida popular y liquidaría tentaciones chavistas. Apostar por Alan García, en resumen, será, el 4 de junio, apostar por unas mejores condiciones de vida para los niveles de renta más bajos, y por un desarrollo económico más firme para todos. La familia Benetton, invitada a asumir la vicepresidencia de la nueva Abertis EFE BARCELONA. La familia Benetton, una de las grandes fortunas de Italia, ha recibido indicaciones sobre la conveniencia de asumir la vicepresidencia vacante en lo que será la nueva Abertis, fruto de la fusión de la concesionaria española con Autostrade. Esas indicaciones provienen del nuevo Gobierno en Roma, que preside Romano Prodi, y de socios financieros italianos, que junto a los Benetton controlan el grupo Schemaventotto, accionista mayoritario de la concesionaria italiana. Gilberto Benetton ha sido designado como uno de los 11 consejeros por la parte italiana, pero la familia Benetton prefiere no asumir esa vicepresidencia y han propuesto que la ocupe Giuseppe Piaggio, director de RC Holding- -empresa que controlan los Benetton- o Alessandro Profumo, presidente del Banco Unicrédito, que es socio de Schemaventotto. Por otro lado, Abertis y Autostrade ofrecerán al Gobierno de Prodi garantías suplementarias de inversión en la red de autopistas de Italia para lograr luz verde a una operación que dará lugar a un gigante mundial con una capitalización de 25.000 millones.