Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 Economía LUNES 29 5 2006 ABC ENRIQUE DE ALDAMA Presidente de Seopan La financiación de los ayuntamientos es la clave para resolver la carestía del suelo MADRID. La patronal de las grandes constructoras cumple en estos días su 50 aniversario. Cinco décadas en las que las empresas que la componen han sido protagonistas de su propia transformación y de la de España. Su presidente, Enrique Aldama, es un histórico del sector y extraordinario conocedor de esta travesía. -Esta Seopan de hoy no tendrá nada que ver con la de hace 50 años... -Está claro que no. Para hacerse una idea del cambio basta decir que para integrarse en Seopan se pedía entonces a las empresas que tuvieran al menos 100 empleados y trabajaran en cuatro provincias. Así se creó el Subgrupo de Empresas de Obras Públicas de Ámbito Nacional- -que a eso obedecen las siglas- -dentro del sindicato vertical. ¿Es la construcción el sector económico que más ha cambiado en los últimos años? -Posiblemente sí, pero en otros aspectos no. Déjeme explicarlo. Las empresa de hoy no tienen nada que ver con aquellas. El primer empujón fueron las bases americanas, que trajeron tecnología que aquí no teníamos a causa de la autarquía; luego fue el empuje de la obra pública. Más tarde, las fusiones, con datos tan curiosos como que en la historia de Seopan hemos tenido 182 empresas; de ellas, la mitad han desaparecido y de la otra, la mitad a su vez se han fusionado con otras. Y ahora es la internacionalización y la diversificación. En este sentido, no tenemos nada que ver con entonces. Sin embargo, no deja de ser curioso que Seopan naciera para defendernos de las revisiones de precios y que a día de hoy siga siendo una de nuestras razones de ser. Ahí no hemos cambiado tanto. -Ya que ha mencionado las fusiones, ¿cree que ha concluido este proceso o hay margen para más concentraciones de empresas? -La verdad es que no veo que las grandes constructoras vayan a seguir fusionándose. Más bien han emprendido un camino distinto, que es el de comprar e integrar en sus grupos nuevas actividades, en servicios, en aguas, en medio ambiente y últimamente en energía. En donde sí cabe alguna posibilidad es entre las empresas medianas, siguiendo el modelo de lo que ya han hecho Isolux, Corsán y Corviam. -Se acaba de aprobar el anteproyecto de ley del suelo, ¿puede ser esta la ocasión definitiva para solucionar ese problema? -Es evidente que algo hay que hacer en materia de suelo, porque la mayor parte del aumento de precios de la vivienda tiene su origen en el suelo. Mi visión es que hay que poner más suelo a disposición y rebajar la intervención Creada hace ahora 50 años, Seopan ha vivido en primera línea la transformación de aquellas pequeñas constructoras españolas en grandes grupos multinacionales de servicios TEXTO: ÁNGEL LASO D LOM, MIGUEL LARRAÑAGA FOTO: SERRANO ARCE No veo que las grandes constructoras vayan a seguir fusionándose pública, aunque siempre garantizando la existencia de suficiente oferta de suelo destinado a VPO para aquellos que no pueden acceder a la vivienda de precio libre. Pero, si de verdad se quiere arreglar el problema, es necesario abordar otras reformas cruciales, fundamentalmente la financiación de los ayuntamientos. Ahí han fallado todas La administración local es la que peor paga -Parece obligado hablar de retrasos en los pagos con el responsable de Seopan... -Pues sí, es un asunto tradicional. Deloitte nos acaba de entregar un primer estudio de condiciones de pago de las administraciones que refleja que, en su conjunto, las administraciones tardan una media de 180 días en pagarnos. Ahora estamos en una segunda fase del trabajo, distinguiendo administración por administración. La que peor paga, desde luego, es la administración local y la que mejor la central. Por nuestra parte, a los proveedores les entregamos medios de pago descontables en 45 días como media. El Código Conthe era muy rígido en su primera versión, pero la redacción final me parece acertada La combinación de peajes explícitos y en sombra puede ser una buena solución para las infraestructuras las reformas y mientras no se resuelva no se resolverá tampoco el problema del encarecimiento del suelo. ¿Ve a la construcción con fuerza para mantenerse durante mucho tiempo como motor de la economía? -El sector ha demostrado una gran fortaleza y su salida al exterior y la diversificación garantizan que se mantendrá, pero prefiero ver la pregunta desde otra óptica y es la de la necesidad que tiene la economía española de dejar de depender para su crecimiento de la construcción y del consumo. ¿Ve un peligro real en ello? -La economía española está en un momento brillante, pero es excesivamente dependiente del consumo y de la actividad constructora. Lo que es claro es que no se van a construir todos los años 700.000 viviendas. Lo lógico es situarse en torno al medio millón y cuando eso ocurra habrá tensión sobre el empleo. Y más aún, si no hay una alternativa, se generará desempleo. Esa es mi preocupación, que no hay sectores de relevo. No se trata de que ya no se vayan a construir más viviendas, sino de que otros sectores tengan más protagonismo y más ahora que el turismo no crece como antes. -Sin embargo, el PEIT parece garantizar actividad en construcción durante muchos años... -El Plan Estratégico de Infraestructuras de Transporte es oportuno y está muy bien, pero deja un aspecto sin resolver, que es el de la financiación. Hemos ofrecido al Gobierno elevar la cuota de financiación privada en las infraestructuras incluso hasta el 40 del total. Economía, por su parte, tiene aún que resolver algunos aspectos derivados de la disminución de los fondos estructurales. Ahí hay camino por avanzar. Por ejemplo, estamos haciendo ahora mismo un estudio para la combinación de los peajes explícitos y los peajes en sombra que presentaremos a Fomento y que creemos que puede ser una buena solución para las infraestructuras a crear, no sólo en autovías. -Esta pregunta es obligada dado que usted presidió los trabajos que llevaron al denominado Informe Aldama sobre buen gobierno, ¿qué le parece el Código Conthe? -Lo primero que debo decir, por experiencia propia, es que es muy difícil hacer un código de buen gobierno y lo segundo es que el Código Conthe me parece muy bien. De hecho, la Comisión que presidí en su momento ya pidió que se hiciera un código unificado de buen gobierno. Ha unificado conceptos y ha avanzado en la introducción de recomendaciones de la UE. En su primera versión era muy rígido, pero la redacción final me parece acertada.