Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional ELECCIONES PRESIDENCIALES EN COLOMBIA LUNES 29 5 2006 ABC El más odiado y el más generoso con la guerrilla M. M. C. BOGOTÁ. Álvaro Uribe insistía ante los medios internacionales en que está abierto a intentar una nueva negociación con la principal guerrilla del país, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) horas antes de resultar reelegido. Uribe reconoce ser el presidente más odiado por la guerrilla, el que más ha luchado contra ella pero también el que ha creado ofertas más generosas para su reinserción aunque no me bastaron cuatro años para terminar la tarea El candidato insistió en que si las FARC tienen un gesto de paz, el Gobierno tendrá cien gestos de paz. Pero, mientras sean sicarios contra la democracia sólo se les podrá considerar y combatir como a terroristas. Entretanto, confía en la facilitación que ejercen con prudencia España, Francia y Suiza Uribe subrayó que la guerrilla no participó en el proceso de paz ante la existencia de paramilitares, lo que ya no tiene sentido, pues se han desmovilizado más de 30.000 paramilitares, algo que ni yo hubiera podido asegurar hace cuatro años Una asistente electoral marca el dedo del presidente Uribe después de que éste depositara su voto ayer en Bogotá AP Álvaro Uribe, reelegido por otros cuatro años con más del 62 de los votos Carlos Gaviria consigue para la izquierda los mejores resultados de su historia conservador también vence en España, con casi el 78 por ciento de los votos de los cerca de cuarenta mil inmigrantes colombianos MANUEL M. CASCANTE ENVIADO ESPECIAL BOGOTÁ. Como estaba previsto, Álvaro Uribe ocupará durante cuatro años más la Presidencia de Colombia, después de obtener el 62,16 por ciento de los votos en las elecciones celebradas ayer en el país andino, 9 puntos más que en los comicios de 2002. Carlos Gaviria, candidato del Polo Alternativo Democrático, logró el 22,05 por ciento de los sufragios: los mejores resultados para la izquierda en toda su historia electoral. Horacio Serpa, del Partido Liberal, se conformaría con el 11,9 por ciento de las preferencias. Ninguno de los otros cuatro aspirantes (Antanas Mockus, Enrique Parejo, Carlos Rincón y el retirado Álvaro Leyva) superaba el 1,2 por ciento de las papeletas, una vez que se había procedido al escrutinio del 96 por ciento de las urnas. También en España, donde cerca de cuarenta mil inmigrantes colombianos podían ejercer su derecho al voto, el candidato de la coalición Primero Colombia obtuvo una ventaja intratable sobre sus competidores. El 77,77 por ciento de los poco más de once mil votos válidos fueron para Uribe, mienb El candidato tras que Gaviria se tenía que conformar con el 15,13 por ciento de las boletas. La jornada electoral- fresca y lluviosa- -discurrió sin incidentes de mención y con escasa presencia de votantes ante las urnas. La convicción de que Uribe sería muy probablemente reelegido como presidente del país pudo contribuir a frenar la participación de los electores, que en los comicios de 2002 sumaron el 46,5 por ciento del censo y esta vez se quedaron en el 45 por ciento de un total de 26.700.000 registros. Alta cifra de abstención De la alta cifra de abstención no se puede responsabilizar en esta ocasión a la guerrilla. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) habían exhortado a votar, aunque a cualquier candidato que no fuera el presidente Uribe, porque su reelección profundizará la violencia y la inequidad. El ministro de Interior y Justicia, Sabas Pretelt, declaró que algunos incidentes aislados no tienen que ver con el proceso electoral Durante la madrugada del sábado al domingo se habían producido hechos violentos que costaron la vida a seis guerrilleros y tres infantes de la Armada en distintos enfrentamientos al norte del país. En Bogotá la Policía encontró explosivos, gasolina y otras sustancias empleadas en la fabricación de bombas durante un registro en la Universidad Nacional. Por otro lado, Gavi- ria y Serpa denunciaron presiones sobre los electores para que apoyaran al presidente por parte de grupos paramilitares de extrema derecha. El reelecto mandatario madrugó para ejercer sus derechos civiles y animar a la ciudadanía a participar en la fiesta de la democracia. Uribe votó en uno de los colegios dispuestos en la céntrica Plaza Bolívar bogotana, acompañado por su esposa, Lina, y sus hijos Tomás y Jerónimo, así como por varios ministros y altos cargos de su gabinete. Quien le seguía en las encuestas, Carlos Gaviria, depositó su sufragio en el colegio salesiano de Medellín. Los ciudadanos podían elegir entre siete casillas con las imágenes de otros tantos pares de candidatos a la Presidencia y a la Vicepresidencia (a pesar de que Álvaro Leyva y su segundo, Luis Yarzagaray, se apartaran de la contienda días atrás) o bien marcar La convicción de que Uribe sería reelegido ha podido contribuir a frenar la participación de los electores El actual mandatario ha logrado el apoyo de los medios nacionales y de buena parte de los extranjeros un cuadro en blanco. Con su reelección, Uribe será el primero desde hace más de un siglo en ocupar por dos mandatos consecutivos la Casa de Nariño o el palacio presidencial, aunque para lograrlo tuviera que impulsar una polémica reforma constitucional. Pero el dirigente conservador ha logrado acumular no sólo el apoyo de la mayoría de los colombianos, sino también el de los medios de comunicación nacionales y buena parte de los extranjeros. Así, en su editorial de ayer, el diario El Tiempo aseguraba sin titubeos que Uribe es, de lejos, el candidato más calificado para gobernar a Colombia. Obvias razones así lo indican: la recuperación de la confianza, de la seguridad y de la economía y un evidente liderazgo. Si esto no fuera suficiente, bastaría con imaginar a cualquiera de los demás aspirantes en la tarea de manejar al país en el próximo cuatrienio En su artículo de opinión, el rotativo resaltaba los principales retos que tendrá que superar el reelegido presidente para responder a la refrendada confianza ciudadana, (como) repensar algunas piezas del proceso con los paramilitares y despojarlo de toda duda de cartas marcadas... (y) apuntalar cambios estructurales. La política social demanda atención, lo mismo que el crecimiento económico. La seguridad democrática enfrenta desafíos... (así como) el tránsito del Tratado de Libre Comercio (con EE. UU. (o) la reforma tributaria