Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 29 5 2006 Nacional 21 Afluentes no andaluces del Guadalquivir YEGUAS 127 hm 3 año EXTREMADURA BEMBÉZAR 241 hm 3 año Badajoz JÁNDULA 267 hm 3 año Ciudad Real RUMBLAR 109 hm 3 año GUADALIMAR y sus afluentes GUADALMENA y GUADALÉN 605 hm 3 año CASTILLALA MANCHA lm da en a Albacete Jándu la Ru mb lar VIAR 242 hm 3 año Gu ada l Gu r ima Gu ad al é n a as Yegu MURCIA Murcia ar éz mb Be Guad a r lquivi Viar Córdoba Jaén Huelva Sevilla ANDALUCÍA Granada Almería Castilla- La Mancha 4.100 km 2 7,13 Extremadura 1.411 km 2 2,45 Murcia 116 km 2 0,20 Andalucía 51.900 km 2 90,22 CC. AA. Superficie en la Cuenca Participación en la Cuenca Alfuente Cantidad aportada al Guadalquivir Cuenca del Guadalquivir Zonas de la Cuenca que pertenecen a otras comunidades Límite de Comunidad Autónoma Cádiz Málaga Ceuta ELENA SEGURA ABC porque su guerra está, más que en el Guadalquivir, en el mantenimiento del trasvase Tajo- Segura y en la reivindicación del trasvase del Ebro. En ambas batallas, los andaluces pueden ser buenos aliados en el futuro. Por eso, accede a compartir la gestión de una Confederación que maneja un presupuesto de 300 millones de euros al año y de su agua dependen tres millones de usuarios. Más evidentes son aún las razones del plácet de José María Barreda. No en vano, el presidente castellano- manchego viene defendiendo desde hace dos años un modelo de cogestión entre comunidades autónomas muy similar al planteado por Chaves, en el que la autonomía cedente o con mayor participación en la cuenca ostente un derecho preferente. Ello le permitiría impedir, uno tras otro, todos los trasvases del Tajo al Segura, cuya derogación es uno de los principales estandartes de su acción de gobierno. La Junta ya controla las antiguas cuencas del Sur y del Guadalete Si los ríos Viar, Bembézar, Yeguas, Jándula, Rumblar, Guadalén, Guadalmena y Guadalimar hubiesen nacido y discurrido por Andalucía, nada impediría que la cuenca del Guadalquivir fuera gestionada por esa Comunidad autónoma. De hecho, seis autonomías (Galicia, País Vasco, Cataluña, Baleares, Canarias y la propia Andalucía) ateniéndose al artículo 148 de la Constitución, ya cuentan con competencias exclusivas sobre cuencas circunscritas a sus respectivos territorios. La última de esas transferencias se produjo el 1 de enero. Ese día, la Junta andaluza asumió las competencias plenas en la gestión del agua y del dominio público hidráulico en la totalidad del litoral andaluz con la incorporación de las cuencas de los ríos Guadalete, Barbate, Tinto, Odiel, Piedras y Chanza a la Administración autonómica. Este traspaso de competencias se suma a la transferen- Asimismo de origen manchego es el río Jándula. Su cabecera está en la provincia de Ciudad Real, en la comarca de Puertollano, donde afluyen, entre otros, los ríos Montoro, Tablillas, Ventillas y Ojailén. Además, otros dos ríos, el Rumblar y el Yeguas, parten de tierras ciudadrealeñas, aunque pronto se adentran en Andalucía. La aportación extremeña Los ríos nacidos en Extremadura que vierten sus aguas en el Guadalquivir son el Bembézar y el Viar. El primero cuenta con el embalse del mismo nombre, el único de la zona y que alimenta a los canales de riego. El principal núcleo de población es Azuaga, situado en la provincia de Badajoz. Por su parte, el Viar nace en Extremadura, región que abandona a la altura del embalse del Pintado para proseguir por la provincia de Sevilla, desembocando en el Guadalquivir cerca de la población de Cantillana. Mucho más testimonial es la participación de Murcia en la cuenca de la discordia. Apenas 116 kilómetros cuadrados prácticamente despoblados ocupa una rambla perteneciente al municipio de Moratalla, en el noroeste de la Comunidad murciana. Para intentar salvar jurídicamente la creación de un órgano netamente andaluz los socialistas andaluces ya estudian la opción de intentar borrar del mapa del Guadalquivir la rambla de Moratalla, los dos ríos extremeños y los seis castellano- manchegos. La operación quirúrgica pasaría por aprobar una ley que permita desafectar de la Confederación todos los recursos hídricos ajenos a Andalucía. El problema es que la aportación anual de todos estos afluentes supera, de media, los 1.500 hectómetros cúbicos al año. La batalla de Castilla- La Mancha En otras circunstancias, Castilla- La Mancha debería haber plantado en buena lógica mayor batalla que Extremadura, pues su peso en la cuenca es mucho mayor. De hecho, algunos de los afluentes más importantes del Guadalquivir nacen en tierras castellanomanchegas. Es el caso del Guadalimar, cuyas aguas ven la luz en Albacete. Sus principales afluentes, también de origen castellano- manchego, son el Guadalén y el Guadalmena: el primero nace en Ciudad Real drenando parte de Sierra Morena, y cuenta con el embalse del mismo nombre dedicado a la regulación general. El Guadalmena, por su parte, nace en la provincia de Albacete y cuenta también otro embalse entre Castilla- La Mancha y Jaén. Ha habido colaboración hidráulica entre Chaves y Narbona cia de la antigua Confederación Hidrográfica del Sur, ahora denominada Dirección General de la Cuenca Mediterránea Andaluza, que se hizo efectivo el 1 de enero de 2005. Con ambos acuerdos entre la Junta y el Estado, la Comunidad andaluza ya gestiona el agua en un total de 31.741 kilómetros cuadrados desde la desembocadura del río Chanza en Huelva a la del Almanzora en Almería. En este territorio, que supone el 36,4 por ciento de la superficie total de Andalucía, se concentra el 45,9 por ciento de la población, así como el 39,2 por ciento del consumo de agua.