Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional LUNES 29 5 2006 ABC Piqué cree que el rechazo de CiU a pactar con el PP es sólo estratégico b Artur Mas, que sostiene que el Las bases de ERC reclaman cambios en la dirección y en la política de alianzas La federación de Carretero exige un congreso extraordinario antes de los comicios b El secretario general de ERC, pacto con Piqué es impensable rechaza también la posibilidad de una gran coalición entre CiU y el PSC, la llamada sociovergencia ABC BARCELONA. El presidente del PP de Cataluña, Josep Piqué, no descarta un pacto entre CiU y su partido tras las próximas elecciones autonómicas, una posibilidad no obstante que la federación nacionalista descarta de antemano. En el transcurso de una entrevista en la emisora Catalunya Informació Piqué recordó que el pacto entre ambas formaciones se mantuvo durante ocho años, y los resultados- -añadió- -no fueron malos para los intereses de la comunidad: Es un escenario- -el del pacto- -que tenemos la obligación de no descartar y sobre el cual nosotros podríamos trabajar perfectamente Ante la afirmación de CiU de que esta coalición sería impensable Piqué la atribuyó más a una estrategia electoral que a un posicionamiento inamovible en caso de que la aritmética parlamentaria lo hiciese posible. El presidente del PP catalán apuntó que CiU estima que anticipar un posible pacto con los populares perjudica electoralmente a los nacionalistas. Joan Puigcercós, convocó esta semana a los dirigentes territoriales para frenar la rebelión de las bases contra Carod- Rovira ÁNGEL MARÍN BARCELONA. La federación de ERC del Alto Pirineo, que controla el ex consejero de Gobernación Joan Carretero- -impulsor del no entre la militancia republicana- ha convocado una asamblea para el próximo día 17 de junio, jornada de reflexión del referéndum sobre el Estatuto. Se quiere debatir sobre la necesidad de celebrar un congreso extraordinario antes de las elecciones autonómicas de otoño con el fin de revisar la política de alianzas y realizar algunos cambios en la dirección del partido. Carretero, cesado por Maragall en su primera remodelación de gobierno e imputado por la Fiscalía por un presunto delito urbanístico cuando era alcalde de Puigcerdà (Gerona) lidera el descontento de las bases con la actual dirección del partido, especialmente con Josep Lluís Carod- Rovira, por su actuación en el proceso estatutario. La pugna entre Carod y Puicercós parece aparcada, de momento Las juventudes de ERC, uno de los primeros colectivos del partido en proponer el no al Estatuto, debaten si apoyan la celebración de un congreso extraordinario para revisar las alianzas del partido tanto en Cataluña como en Madrid y, de paso, reprobar la estrategia política de la actual dirección. En esta situación, el presidente de ERC, Josep Lluís Carod- Rovira, rechaza rotundamente la convocatoria de un cónclave extraordinario antes de los comicios de otoño porque, tal y como está el ánimo dentro del partido, podría pasar cualquier cosa. Algunos dirigentes y militantes radicales de ERC son partidarios de sustituir a CarodRovira por Joan Puigcercós, actual secretario general del partido y aliado de las bases en su último enfrentamiento con la dirección del partido. Con el objetivo de intentar ganar tiempo, Carod- Rovira propone a los sectores radicales de la formación republicana que la estrategia electoral y las posibles alianzas postelectorales se debatan en la próxima conferencia na- Y. CARDO No perdonan al sector institucional Los sectores más radicales del partido no perdonan al sector institucional- -encabezado por Carod- Rovira y entre los que figura el ex primer consejero de la Generalitat, Josep Bargalló- su interés por defender el voto nulo en el referéndum para seguir en el tripartito en contra del sentir mayoritario de la militancia y los simpatizantes a favor del no Tanto Carod como Bargalló asumieron el voto negativo a regañadientes después del clamor de las asambleas territoriales en contra del Estatuto. Estos sectores afirman que Maragall hubiera echado igual a los seis consejeros de ERC del gobierno de la Generalitat. cional de ERC, prevista para los próximos días 21 y 22 de octubre. Con el horizonte de que las elecciones autonómicas sean en noviembre, la mayoría de las asambleas territoriales de Esquerra instan a que se adelante la fecha de la conferencia nacional a finales de septiembre o a principios de octubre si antes no triunfan los promotores del congreso extraordinario para cambiar la actual dirección y la política de alianzas. Sin alternancia En paralelo, y pese a reconocer que, después de 23 años de CiU, él también creía que hacía falta la alternancia, después de las elecciones se dio cuenta de que el gobierno tripartito sería el ejecutivo de los disparates y de la inacción política PSC, ERC e ICV asumen que de aquí a otoño sólo se podrán aprobar media docena de las 22 leyes en tramitación en el Parlament. Piqué añadió sobre un posible acuerdo CiU y el PSC que si bien tendría la virtud de contar con una mayoría parlamentaria, eliminaría la posibilidad de la alternancia Mini- cónclave en casa de Vendrell Con el fin de cortar en seco cualquier atisbo de rebelión de las bases contra Carod- Rovira, el secretario general de ERC, Joan Puigcercós, se reunió esta semana con una treintena de altos dirigentes y responsables territoriales del partido para frenar las peticiones de un congreso extraordinario donde podría triunfar la demanda de un cambio en la presidencia de Esquerra. En este mini- cónclave republicano, que se celebró la noche del jueves en la casa del ex consejero de Gobernación Xavier Vendrell, hombre de confianza de Puigcercós, el secretario general de ERC lanzó un aviso claro y contundente al afirmar que antes de unas elecciones no es el momento más oportuno para abrir el debate sucesorio dentro del partido y, por tanto, habrá que aparcarlo para una mejor ocasión. Tras asegurar que Carod- Rovira, al que por cierto no convidaron a cenar, es la mejor baza electoral de ERC en los comicios de otoño, Puigcercós instó a los presentes a cerrar filas y emplearse a fondo en la contienda electoral donde los republicanos se juegan el ser o no ser en la política catalana. Ninguno de los dirigentes allí reunidos discrepó abiertamente de los planteamientos de su secretario general, aunque algunos expresaron el malestar de las bases contra la dirección de Esquerra por cómo ha llevado el proceso del Estatut y la ruptura del trirpatito. Un gobierno fuerte Precisamente, el presidente de CiU, Artur Mas, descartó ayer esta posibilidad asegurando que Cataluña necesita un gobierno fuerte, unido y con ideas, cohesión, liderazgo y proyecto y ése no es un gobierno sociovergente, sino un gobierno de CiU informa Ep. El líder de la federación nacionalista dijo que tocará hablar de elecciones tras el referéndum del Estatut, pero dejó claro que Cataluña no puede seguir tres o cuatro años más en manos de un tripartito, que casi la hunde Suerte que el país era fuerte, y las estructuras y la obra realizada eran sólidas dijo, porque el gobierno tripartito no lo habría hecho peor ni entrenándose