Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional EL DEBATE DE LA NEGOCIACIÓN CON ETA LUNES 29 5 2006 ABC Mañana se cumple el tercer aniversario del asesinato de dos policías nacionales que tramitaban los DNI. Sus viudas no irán al homenaje debido a la gran presencia de políticos que concita Sangüesa calla, pero no olvida el último atentado de ETA TEXTO: BEGOÑA LÓPEZ SANGÜESA (NAVARRA) El sol brilla sobre Sangüesa. La temperatura alcanza los 28 grados. El olor de la Papelera de la localidad se deja sentir nada más llegar. Todo prácticamente igual que aquel 30 de mayo de 2003 en el que ETA segó la vida de los policías nacionales Julián Embid y Bonifacio Martín e hirió a otro agente y a un empleado de Telefónica. Fue el último atentado mortal de la banda terrorista. La gente va por la calle a sus tareas diarias, los niños, a la salida del colegio juegan a la comba en la plaza del Ayuntamiento o patinan por la calle Mayor, ahora peatonal. Docenas de turistas pasean por esta localidad del Camino de Santiago, cámara y mochila en ristre, para observar en sus monumentos los vestigios del pasado. Sangüesa es un pueblo tranquilo. Siempre lo ha sido, confirman sus vecinos. Pero aquel 30 de mayo se sembró el miedo, la angustia, el caos y la muerte. En el lugar del atentado, la apacible plaza de Santo Domingo, queda un recuerdo de aquel sangriento día: un monolito de piedra rosada que representa unas manos que sueltan una paloma. El texto dice: Sangüesa, en recuerdo a Julián Embid y Bonifacio Martín y la fecha. En el suelo, un centro de flores blancas ya un poco ajadas. Los vecinos dicen que nunca faltan flores, que todas las semanas el Ayuntamiento pone un centro, y a veces también lo hacen particulares. Sin embargo, se quejan de que las madrugadas de los viernes algunos grupos de jóvenes, pasados de alcohol y droga, destrozan las flores. para la ansiedad y aún hay días que tiene taquicardias. Estaba en la tienda preparando un paquete para regalo. Aquí había una obra. Oí un ruido muy fuerte y pensé que se había caído un andamio y el escaparate En la calle, vio una masa de humo negro y percibió un olor como a rueda quemada Después salió por la trastienda. Allí hay una puerta que va a dar al monolito. No me atrevía a ir, porque tenía miedo de que le hubiera pasado algo a mi marido, que solía pasar sobre la hora en que ocurrió el atentado Finalmente salió al patio, lleno de plantas y flores, en el que hay una escalera que lleva a la casa. Allí vi restos de un cuerpo; pero no sólo ahí, sino también en el tercer piso, donde vivo, en el que aparecieron dos dedos. En el tejado había una antena de coche, la carcasa de un móvil y hasta hace poco, restos de goma. Fue horrible Daniel Plano, ex alcalde de Sangüesa, ante el monolito que recuerda a las víctimas dos, pero nunca he visto que hagan una misa manifestó. También en la plaza de Santo Domingo está el bar La Cepa, que regenta María, una brasileña. Allí, Tere, la carnicera de la calle Mayor, recuerda que en aquel momento estaba en una cámara frigorífica de su negocio, porque el repartidor le llevó carne. Oí un ruido y pensé que era un golpe al camión de reparto La chica de Pinturas Juanto también en la plaza, relata la carnicera, sacó al policía herido arrastrándolo de debajo del coche. Tenía las piernas rotas. Estuvo muy afectada y tuvo que ir al psicólogo Ciertamente no quiere volver a recordar ese día, porque en cuanto nos vio entrar en su tienda, dijo que no quería hablar de ello. Quienes vivieron ese día la tragedia de cerca recuerdan perfectamente todo lo ocurrido, como si acabara de pasar, y prácticamente todos coinciden en señalar que ven y oyen cosas que no quieren decir por miedo. Alguno apunta más: que el día del atentado, casualidad o no no había ningún empleado de los que trabajaban en la obra de al lado, salvo el encargado y otra persona más, qué raro Comentan que en un pueblo tan pe- Hay mucho miedo Aquella noche, Paquita se asomó al balcón, como otras muchas noches. Rezó por los muertos. Recuerda que el pueblo estaba en silencio. Hasta los pájaros se asustaron por el ruido y dejaron de cantar He visto muchas cosas de noche, pero no las voy a decir porque hay mucho miedo Paquita estuvo tres semanas sin salir al patio, aunque tuviera que rodear. El día del aniversario me voy siempre. Bajo la persiana y me voy, porque esto parece una comedia. El alcalde viene a hacer el paripé. Las viudas van a la Casa de Cultura y se pone un ramo de flores. Viene el presidente y otros políticos, todos muy bien vesti- He visto muchas cosas de noche, pero no las voy a decir porque hay mucho miedo asegura una vecina En un pueblo tan pequeño sorprende que no se sepa quién estropea las flores del monolito Flores en el lugar de la tragedia Mañana, fecha del aniversario, el consistorio colocará un ramo de flores en el lugar del atentado y a las 20: 30 horas habrá una misa en la Iglesia de Santiago. El alcalde, el socialista José Luis Lorenzo- -que gobierna con el apoyo nacionalista, entre ellos, la abertzale Herri Ekimena- -no sabe si asistirán policías compañeros de los asesinados. Sí confirmó que las viudas no acudirán porque el año pasado había demasiados políticos en el acto y ellas preferían algo más íntimo. Este año se desplazarán a las localidades en las que sus maridos están enterrados. En el edificio más cercano al monolito está modas Valbán propiedad de Paquita, una sangüesina a la que el horror de aquel día no dejó indiferente. Estuvo dos años tomando medicación Mientras se les enterraba, Zapatero negociaba con ETA Salvador Ulayar es el delegado en Navarra de la Asociación de Víctimas del Terrorismo en Navarra. La víspera de mantener esta conversación estuvo con las viudas del atentado de Sangüesa, Ana y Carmen. Llevan muy mal eso de ser las últimas- -afirma- Por eso, no quieren hablar con nadie. Les hace sufrir y no les deja olvidar. No tienen ganas de volver a Sangüesa y este año no irán Ulayar afirma que el PSOE lleva negociando con ETA desde dos años antes de llegar al Gobierno, como mínimo. En el comunicado de ETA hay una cara B que no sabemos entre Zapatero, un individuo desleal que ha engañado a la ciudadanía, y la banda El delegado de la AVT añade que mientras se enterraba a los policías asesinados en Sangüesa, a la niña de Santa Pola y a Joseba Pagazatundua, Zapatero estaba negociando con los emisarios de ETA. No entiendo el nihilismo que existe en algunos sectores de la población. Hablan de libertad, y la que hay es como la de Cuba, pero la paz debe estar rellena de libertad. Me pregunto si la paz que quieren es la de Azcoitia Respecto a Navarra, sostiene que las víctimas del terrorismo de la Comunidad tienen un sufrimiento añadido, porque mataron a nuestros familiares para formar parte de esa entelequia llamada Euskalherria Además, los socialistas navarros tienen orden de no hablar, me lo ha dicho una edil de ese partido. ¿Tan comprometidos están con ETA?