Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 29 5 2006 Nacional 13 EL DEBATE DE LA NEGOCIACIÓN CON ETA El PNV perdería alcaldías frente a Batasuna- EA El PNV puede perder en las elecciones municipales de 2007 decenas de ayuntamientos en favor de una alianza entre EA y una Batasuna nuevamente legalizada. Miembros peneuvistas creen que la presencia de Batasuna en las urnas implicaría un cambio sustancial de la distribución del poder municipal en el País Vasco, según informa Servimedia. De este modo, el partido de Otegi podría recuperar, junto a EA, varias de las 44 alcaldías que ya controló antes de su ilegalización, entre ellas las de Mondragón, Hernani y Llodio. Batasuna viene reclamando desde las últimas elecciones municipales su vuelta a las instituciones locales, para lo cual ha exigido, en distintas localidades, la renuncia de ediles peneuvistas, elegidos al no poder concurrir a los comicios los candidatos del partido ilegalizado. Son cuatro los partidos- -PNV, EA, Aralar y Batasuna- -que se reparten el espacio nacionalista, que en las últimas elecciones autonómicas quedó limitado al 53 por ciento de los votos. Hace veinte años, el espacio nacionalista era del 68 ciento. Otegi y Barrena, en una reciente reunión con el lendakari Ibarretxe IGOR AIZPURU El alto el fuego de ETA impulsa la ruptura del frente nacionalista vasco EA se plantea la salida del tripartito y la separación definitiva del PNV b Eusko Alkartasuna decidirá en asamblea en los próximos meses si se aventura a buscar su propio espacio y con los mismos objetivos políticos que Batasuna M. LUISA G. FRANCO BILBAO. Al contrario de lo que ocurriera en 1998, cuando la tregua de ETA fue fruto de la unidad nacionalista, formalizada en el pacto de Estella, el actual alto el fuego de la banda impulsa la descomposición del frente nacionalista. Una alianza ya desestructurado previamente por el distanciamiento entre el PNV- -cuya dirección entiende que no es momento de frentes -y el resto de las formaciones nacionalistas, agrupadas en distintos foros promovidos por el entorno etarra. El pasado sábado, la presidenta de EA, Begoña Errazti, proponía que los partidos nacionalistas cerraran un acuerdo previo para defender la soberanía en la mesa de partidos, pero la dirección del PNV propugna una negociación en la que, desde el primer momento, participe el PSE. Errazti defiende ya públicamente concurrir en solitario a los próximos comicios municipales y forales, e incluso en la dirección de EA se baraja una estrategia a largo plazo de ruptura del tripartito previa a las elecciones autonómicas- -para las que todavía quedan tres años- -si con anterioridad se ha conseguido cerrar el proceso de paz y la negociación de un nuevo marco jurídico para el País Vasco. Cuando los partidos nacionalistas se sienten, como está previsto, en la mesa en la que se negociará ese nuevo marco jurídico, no tendrán una postura unitaria contrapuesta a la del PSE, el único partido no nacionalista que participará en esa negociación, como no la han tenido tras el alto el fuego de ETA. Se ha producido una simbiosis entre Eusko Alkartasuna y Batasuna que pudo apreciarse con claridad antes del anuncio de ETA, cuando Begoña Errazti se ofreció para realizar una convocatoria legal de un acto en el que pudiera celebrarse la asamblea que Batasuna tenía previsto realizar en el palacio de congresos BEC de Baracaldo. El PNV se desmarcó de aquella iniciativa de EA y tampoco acudió a la convocatoria del exterior del BEC que tenía como objetivo arropar, desde el resto de fuerzas nacionalistas, a Batasuna, ante la prohibición de su asamblea. Dificultades internas del PNV Después del alto el fuego, la manifestación del 1 de abril en Bilbao reflejó lo que está ocurriendo en el mundo nacionalista, donde el PNV pretende mantenerse al margen de una estrategia marcada por Batasuna, aunque esto provoque reticencias internas, como la presencia de las juventudes peneuvistas en aquella manifestación en la que se vendieron bonos para apoyar económicamente a ETA. Las dificultades internas del PNV quedan en evidencia cuando se producen coincidencias como las del lendakari Juan José Ibarretxe y el Foro de Firmantes de Acuerdo Democrático de Base- -que incluye a EA, Batasuna, Aralar, los sindicatos ELA y LAB y distintos colectivos sociales- que pidieron la constitución inmediata de una mesa para la resolución tras el anun- Aralar, escindida de Batasuna, podría recoger votos que fueron al PNV como opción más útil en las anteriores elecciones autonómicas cio del alto el fuego de ETA. Josu Jon Imaz tuvo que salir públicamente a puntualizar que primero era la paz y después la mesa de diálogo político, pero en foros como el Acuerdo Democrático de Base coinciden los dirigentes de Batasuna Arnaldo Otegi, Pernando Barrena y Joseba Permach, con el ex lendakari Carlos Garaikoetxea y otros dirigentes de su partido como Rafa Larreina y Unai Ziarreta. EA decidirá en asamblea en los próximos meses si vuelve a presentarse a las elecciones en coalición con el PNV, partido del que se escindió a mediados de los años ochenta, o se aventura a buscar su propio espacio en el nuevo escenario, con los mismos objetivos políticos que Batasuna, pero sin la contaminación del terrorismo etarra. En esa misma franja electoral, Aralar también intenta ampliar su representación política, reducida en estos momentos a un escaño en la Cámara vasca. La formación escindida de Batasuna por el rechazo a la utilización del terrorismo podría recoger votos que fueron al PNV como opción más útil en las anteriores elecciones autonómicas. Aunque en las cuestiones de fondo el PNV coincide con EA y con Aralar, las formas moderadas de Imaz contrastan con la participación de estos partidos en todo tipo de manifestaciones y actos de apoyo a los presos de ETA. Imaz quiere seguir su propio camino en la dirección de ayudar al mundo de la izquierda abertzale a transitar hacia la política como dijo en el último Aberri Eguna. La dirección del PNV se ha quedado también sola en la defensa de la transversalidad de los acuerdos que pudieran adoptarse en la futura mesa de partidos. El lendakari Ibarretxe y el resto de formaciones nacionalistas reclaman acuerdos por mayoría, rechazando la necesidad de integración del PSE que defiende Josu Jon Imaz. EDICTO DON JUAN FRANCISCO LÓPEZ SARABIA, juez de Primera Instancia Número 3 de los de Torrijos. HAGO SABER: Que en este Juzgado y con el número 148 2006 se sigue a instancia de Ángel Nuero Benayas expediente para la declaración de fallecimiento de Antonia Lorenzo Pérez, natural de Novés, vecino de Novés, de 121 años de edad, quien se ausentó de su último domicilio en calle Abogado, número 25, de Novés, no teniéndose de ella noticias desde 1936, ignorándose su paradero. Lo que se hace público para los que tengan noticias de su existencia puedan ponerlos en conocimiento del Juzgado y ser oídos. Dado en Torrijos, a 17 de marzo de 2006. El juez (ilegible) La secretaria (ilegible)