Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LUNES 29 5 2006 ABC Nacional José Luis Rodríguez Zapatero, en el acto de Baracaldo en el que anunció que el Gobierno iba a comenzar a dialogar con ETA Batasuna ejerce sobre Zapatero la máxima presión y le amenaza con colapsar el proceso Rechaza la hoja de ruta del presidente, según la cual primero es la paz, y luego la política b Los batasunos quieren que el diálogo con ETA sea simultáneo a la mesa política y su legalización inmediata, porque de lo contrario, según Barrena, el PSOE colapsaría el proceso JESÚS MOLINA MADRID. El presidente del Gobierno afronta el debate sobre el estado de la Nación bajo la fortísima presión de ETA y Batasuna, que amenazan, de manera explícita, con quebrar las expectativas de Rodríguez Zapatero en el denominado proceso de paz que en el entorno de la banda se consideran como su mejor y casi única baza electoral frente al PP De ahí que en el PSOE se haya diseñado un plan para aliviar la tensión que se percibe en La Moncloa. Los propósitos que el Gobierno maneja pasan por transferir al Partido Popular la responsabilidad de que el proceso se frustre, por su negativa a colaborar con el presidente. Tanto el secretario de organización del PSOE, José Blanco, como Alfredo Pérez Rubalcaba están tratando de discernir en sus discursos públicos y privados entre lo que dice Acebes y otros duros de los populares y lo que piensa Rajoy En el PP niegan la existencia de esa divergencia. Es más: acreditan que no existe tal discrepancia, aunque reconocen criterios diversos Las salidas públicas de Acebes han sido por indicación expresa de Mariano Rajoy Dadas estas especulaciones, el presidente del PP aludirá en el debate sobre el estado de la Nación- -y en términos contundentes, sin romper con el Gobierno, pero reiterando la limitación de su aval a la comprobación de que ETA deja las armas de modo definitivo- -a la posición de su partido en torno al anunciado diálogo que adelantó Zapatero en Baracaldo el domingo día 21. La jornada anterior, Rajoy ya advirtió al presidente, en una conversación en la que éste no le reveló el contenido de su intervención en la ciudad vizcaína, que si él no planteara en el debate político más importante en el Congreso el asunto de los contactos con los terroristas, parecería un marciano Es verdad que Rajoy no quiere romper con el Gobierno, pero no le va a conceder ni un centímetro más de terreno. Así se lo reiteró también el lunes día 22 a primera hora de la mañana, cuando el presidente llamó a Rajoy, alarmado por la reacción del PP a su anuncio en Baracaldo. El líder popular, además de reprocharle la falta de lealtad que suponía no haberle comunicado esa declaración con anterioridad, le reiteró las limitaciones de su apoyo. Cuando quieran y donde quieran; y la información que quieran dicen los socialistas sobre su disposición respecto al PP, al que consideran imprescin- dible en el proceso lo que en Génova se considera una enorme trampa Porque si nosotros tascamos el freno a Zapatero y el proceso fracasa, los socialistas harán lo que han hecho en Cataluña, es decir, echarnos la culpa de sus propias torpezas, sea con el lema del PSC, sea con las palabras mitineras de Rubalcaba que dijo el sábado que el PP practica la catalanofobia y la zapaterofobia De todo lo cual deducen socialistas y populares que la situación es delicada para ambos partidos. La presión del Gobierno y del PSOE sobre el PP y Rajoy- -compelido por las circunstancias a emplearse en el debate de mañana y pasado para dejar claras las posiciones de su partido- -es una forma de transferir la presión brutal que, según las fuentes consultadas por ABC, se registra en La Moncloa por parte de Batasuna y ETA, incrementada por la citación judicial a Otegi y otros dirigentes de la formación ilegal para el miércoles. El juez Grande- Marlaska podría enviar a prisión a uno o varios de ellos. Ante esta posibilidad, Pernando Barrena declaró ayer que esta comparecencia judicial no es un accidente, es una provocación a iniciativa de la Fiscalía y del Gobierno y añadió que más grave que la citación es su intencionalidad Derechos civiles y políticos Barrena hila fino porque en Batasuna se supone que la petición inicial de comparecencia, al haber sido iniciativa del fiscal, era la respuesta del Gobierno a la entrevista de dirigentes de ETA en Gara el domingo 14 de mayo. Barrena aprieta las tuercas al Gobierno al insistir que la paz duradera sólo vendrá del acuerdo entre partidos en la mesa y de su respeto exigiendo igualmente respeto a todos los derechos civiles y políticos de la izquierda abertzale Finalmente, el dirigente proetarra advierte de que el PSOE puede colapsar el proceso En declaraciones ayer a El Correo el secretario general de LAB, Rafael Díez Usabiaga, que pasa por ser el interlocutor interno más decisivo del conglomerado ETA- Batasuna, se preguntaba a ver si a Otegi le van a detener cuando esté reunido con el PSOE y lanzaba al vuelo una hipótesis que encaja con las que se han venido barajando como resultado último de esta primera fase del proceso al afirmar que cabría un pacto con el PSE si tene- El PP sospecha que el Gobierno quiere transferirle la presión que ETA y Batasuna están efectuando sobre el presidente para que le avale en su estrategia