Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 DOMINGO 28 5 2006 ABC Economía El código Conthe definitivo mejora el borrador, pero sigue sin convencer a las empresas Se elimina la imposición de un vicepresidente independiente en las compañías cotizadas que tengan un presidente ejecutivo b Las sociedades cotizadas ten- drán como referencia el nuevo código a partir de 2008, cuando presenten el informe de buen gobierno correspondiente a 2007 JORGE HOLGADO MADRID. Coincidiendo con el estreno de la película El Código Da Vinci un equipo especial de trabajo aprobaba otro código mucho menos críptico, pero que también ha levantado expectación y polémica entre los empresarios españoles. Se trata del Código de Buen Gobierno de las Empresas Cotizadas, más conocido como código Conthe aunque al propio Conthe, quizá por modestia, no le gusta esa denominación. Lógicamente, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) aprobaba ese texto definitivo sin poner la más mínima pega, pues tanto la CNMV como el equipo de trabajo que elaboró el código han compartido presidente. El texto definitivo ha recogido algunos de las numerosas criticas y sugerencias remitidas por empresas y organizaciones en la fase de consulta pública, pero también ha impuesto su criterio en puntos muy controvertidos. La primera consecuencia de este nuevo código es que será referencia para las cotizadas a partir de 2008, cuando las empresas tendrán que presentar el informe de buen gobierno correspondiente al ejercicio de 2007 y decir si lo aceptan o explicar por qué no lo hacen. Aunque, como señalaba Conthe pocos días antes, algunas empresas ya han expresado su intención de aplicarlo en 2007, con los datos del actual ejercicio. y ahora lo hace en subjuntivo en vez de en futuro, como figuraba al principio. Respecto al fondo, el nuevo código ya no califica como excepcional la cotización de filiales de sociedades cotizadas. También ha suprimido la recomendación de que, en caso de que se presumieran frecuentes las operaciones vinculadas entre la sociedad dominante y su filial cotizada, aquélla no tuviera mayoría en el consejo de ésta, por entender que es suficiente el régimen de control previsto en el código para las operaciones vinculadas. Conthe y su grupo de trabajo han eliminado uno de los puntos más polémicos y más intervencionistas del borrador, como era la referencia a un vicepresidente independiente como contrapeso al presidente ejecutivo. El texto definitivo recomienda que se atribuya a un consejero independiente la función de coordinación entre ellos. Sobre los secretarios de los consejos, se ha eliminado la recomendación de que no fueran consejeros de la sociedad y el nuevo texto no se pronuncia en ningún sentido. Donde se han producido más cambios es sobre los consejeros independientes. Los doce años que marcaba de límite el borrador se han suprimido como elemento que define la independencia de un consejero independiente, aunque sigue recomendando que los independientes no permanezcan en el cargo más de ese tiempo. Por otra parte, el código señala que puede ser consejero independiente quien posea un paquete accionarial que no sea significativo, que según la ley tiene que ser inferior al 5 del capital, con lo que admite expresamente que la percepción de dividendos no priva de independencia a los consejeros. Respecto a los consejeros dominicales, el texto definitivo no impone el límite del 50 que el borrador recomendaba para el peso en el consejo de los dominicales cuando su participación agregada en el capital de la sociedad no supere el 50 Concesiones menores El nuevo texto hace algunas concesiones menores, como que el informe de retribuciones no tenga que ser un documento separado, sino que pueda ir incluido en otros, como el informe anual de gobierno corporativo, la memoria anual o el informe de gestión, a gusto de cada empresa cotizadas. También ha previsto que el detalle de las retribuciones individuales de los consejeros se incluya en la memoria. Finalmente, el código definitivo ha flexibilizado las reglas sobre composición de las comisiones de auditoría y de retribuciones, de forma que no tengan que estar compuestas por una mayoría de independientes, pero sí integradas sólo por consejeros externos y presididas por un independiente. Junto a estas concesiones, Conthe y el equipo de expertos han mantenido, en otros muchos casos, erre que erre su postura frente a las muchas críticas adversas. Todo lo más, han matizado alguna cosa o han dado alguna explicación adicional. Entre estas última destaca la recomendación de que los estatutos de las sociedades no contengan limitaciones del derecho de voto, ni otras medidas antiopa, aunque explica que puede haber ocasiones que justifiquen estas medidas, como la salida a Bolsa o que hubieran sido adoptadas por razones de eficiencia por un porcentaje muy alto de votos. También mantiene el carácter imperativo o vinculante de las condiciones mínimas para calificar a un consejero como independiente conforme a la ley, para que no reciba esa calificación el consejero que no cumpla esas condiciones mínimas. En cuanto a los consejos de administración, el texto definitivo sigue reco- Los estatutos de las sociedades no deben contener limitaciones del derecho de voto, ni otras medidas antiopa Cumplir o explicar Este principio, que ha levantado muchas polémicas, de cumplir o explicar el informe del grupo de trabajo, recuerda que es una exigencia de la ley del Mercado de Valores, y no una innovación del propio código. Una de las primeras cosas que llaman la atención es la reducción de recomendaciones que contiene, al pasar de las 72 del borrador primitivo a 58 en el texto definitivo. Pero, en cambio, se han añadido comentarios explicativos a muchas de las recomendaciones, así como definiciones de las mismas. En cuanto a la forma, y respondiendo a muchas críticas, para evitar que las recomendaciones parezcan imperativas se ha cambiado el tiempo verbal, Además del código de buen gobierno, el grupo especial de trabajo presidido por Conthe ha elaborado unas recomendaciones al Gobierno que vienen a complementar dicho código. En primer lugar, sugiere una racionalización de las obligaciones de informar de las empresas, para evitar duplicidades innecesarias. Pide una ampliación del plazo máximo para desempeñar la presidencia en los comités de audi- Recomendaciones al Gobierno toría, que ahora es de cuatro años, por la dificultad que hay para encontrar sustitutos válidos. Además, recomienda que se estudien mecanismos para que se coordinen los pequeños accionistas y puedan así tener más voz en las juntas. A título indicativo señala la creación de un foro electrónico de accionistas y de un registro voluntario de agrupaciones de accionistas de sociedades cotizadas en la CNMV. También solicita al Gobierno que estudie las modificaciones legales para evitar un uso indebido, excesivo o abusivo de la facultad de impugnación de acuerdos de las juntas. Finalmente, solicita que haga más severo y eficaz el régimen de responsabilidad civil de los administradores desleales. Y apunta algunas medidas, como son la tipificación más precisa de los deberes de lealtad; la extensión de esos deberes y de su responsabilidad a los accionistas de control y a los administradores; la legitimación directa a los accionistas para ejercer la acción de responsabilidad por deslealtad; el establecimiento de un trámite de admisión de demandas, para que el juez pueda desestimar las que supongan un abuso de derecho y la elevación de las sanciones, de forma que incluyan la devolución del enriquecimiento injusto.